La detención «intuitiva» de Puigdemont en Alemania



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Los dos 'mossos' que acompañaban a Puigdemont cuando fue detenido en Alemania abandonan, junto a su abogado (centro), la sede de la Audiencia Nacional donde son juzgados.
Los dos ‘mossos’ que acompañaban a Puigdemont cuando fue detenido en Alemania abandonan, junto a su abogado (centro), la sede de la Audiencia Nacional donde son juzgados.FERNANDO VILLAR / EFE

El mando de la Policía del Estado que lideró la investigación que condujo a la detención en Alemania del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, en marzo de 2018, aseguró este martes, durante el juicio contra los dos agentes de los Mossos d’Esquadra que acompañaban Ese día al político catalán, quienes se guiaron por «datos intuitivos» para alertar a las autoridades alemanas de su paso por este país y que pudieran detenerlo. Entrevistado por el abogado defensor de los dos policías catalanes, el agente desmintió que el Ministerio del Interior hubiera desplegado un equipo para seguir a Puigdemont en el norte de Europa e insistió en que la mayor parte de la información sobre su posición se obtenga «mediante el seguimiento» de las redes sociales. «[El expresidente de la Generalitat] en ellos dio a conocer sus disculpas de independencia ”, agregó el agente.

La declaración del mando policial tuvo lugar durante la segunda sesión del juicio contra el musgo Carlos de Pedro y Xavier Goicoechea, a los que el Fiscal pide tres años de prisión por el delito de encubrimiento por ayudar al expresidente de la Generalitat a llegar a Bélgica y «evitar su identificación en un lugar donde podrían haber llevado fuera del mandato de captura «. El policía, jefe de la unidad de la Comisión General de Información encargada de investigar el» radicalismo violento y contra el orden constitucional «, aseguró que, tras la fuga de Puigdemont en octubre de 2017, estaba informando al Fiscal del Tribunal Supremo del lugar de este. Lo hicieron meses después, en enero de 2018, cuando el ex presidente Fue a Dinamarca para dar una conferencia en la universidad en lo que fue su primera salida de Bélgica desde que había huido a este país tres meses antes.

El alto mando aclaró que, entonces, el Tribunal Supremo no reactivó la orden de detención europea que había emitido tras la fuga de Puigdemont, sino que lo hizo poco después, el 23 de marzo de ese año, cuando se conoció que el político catalán había viajado a Helsinki para asistir a otro evento público. El comando policial aseguró que obtuvo información sobre la presencia de Puigdemont en Finlandia de «fuentes abiertas» [en referencia a redes sociales y medios de comunicación] y quien, en ese momento, envió una comunicación a la Oficina Sirene (órgano de cooperación para la identificación de presuntos en la frontera) para informar que el ex presidente Apareció de nuevo como exige la justicia española. «En el momento en que se reactivó el Euroorder, Puigdemont desapareció», dijo el agente, y agregó que en ningún momento se conoció de antemano el camino que tomaría el político catalán.

Pese a ello, aseguró que había solicitado la cooperación de la Oficina Federal de Investigaciones Criminales de Alemania (BKA) solo considerando que «la forma razonable» para que el político regresara a su residencia en Waterloo (Bélgica), donde pretendía presentar él mismo a la Justicia de este país luego de enterarse de que la orden de aprehensión había sido reactivada, tuvo que pasar por ese país. En su declaración, el policía explicó que, por tal motivo, entregaron a las autoridades alemanas el modelo y la matrícula del vehículo en el que viajaría Puigdemont, aunque no sabían quién lo acompañaba. «Escuchamos por primera vez de él cuando tuvo lugar su arresto y la BKA nos dijo que había otros cuatro ocupantes», dijo. Los otros ocupantes del coche eran los dos musgo procesados, el historiador Luis Alay y el empresario Josep María Matamala, íntimo amigo del político. Los dos últimos también fueron procesados, aunque fueron absueltos durante la investigación del caso.

Para explicar que la policía alemana habría establecido un puesto de control cerca de la frontera poco antes del arresto si no hubieran seguido a Puigdemont, el policía dijo que había hecho «una aproximación» del tiempo en el que viajaba el vehículo. ex presidente podría superar ese punto de «datos intuitivos». «¿Quería que el arresto del señor Puigdemont tuviera lugar en Alemania?» El abogado defensor de la musgo. «No, solo estimamos que era el lugar más factible para el arresto», respondió el oficial. Sin embargo, tras la detención, diversos informes indicaron que un nutrido equipo del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) había mantenido a Puigdemont bajo vigilancia desde su llegada a Finlandia hasta su detención. El miércoles, el policía no aclaró la presunta implicación de los servicios secretos, que solo mencionó como recordatorio de que es el único organismo español que «tiene información y autoridad para investigar delitos que afecten a la seguridad nacional en otros países».