La dirección socialista cree que es imposible que una moción de censura tenga éxito en Castilla y León



El periódico digital de Alicantur Noticias

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y el vicepresidente Francisco Igea (Cs), en su comparecencia tras la moción de censura presentada por el PSOE en Castilla y León, el pasado martes.
El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y el vicepresidente Francisco Igea (Cs), en su comparecencia tras la moción de censura presentada por el PSOE en Castilla y León, el pasado martes.Fotogénico / Claudia Alba / Europa Press

Los dirigentes nacionales del PSOE tuvieron que tomar decisiones a toda velocidad en la intensa mañana del miércoles, tras la moción de censura en Murcia y el contraataque de la presidenta del Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en forma de avance electoral. No dudaron en autorizar la presentación de mociones de censura en la Comunidad de Madrid y en Castilla y León. “Los colegas dijeron que no se puede descartar [Alfonso Fernández] Manueco [presidente de Castilla y León] estar en la misma línea que Díaz Ayuso y realizar elecciones ”. Esta es la principal justificación que ofrece la dirección del PSOE a la segunda moción de censura presentada este miércoles. Aunque en ese momento parecía excluida cualquier posibilidad de avance electoral en Castilla y León, Ferraz les autoriza a seguir adelante con la moción. Eso sí, precisan que no estaba en sus planes ni lo habían discutido en absoluto con la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas. Solo hablaron de Murcia con ella, dicen.

El PSOE de Castilla y León, impulsor de las elecciones de abril de 2019, siempre ha pensado en presentar una moción de censura al Gobierno formado por PP y Cs. El líder socialista, Luis Tudanca, justifica esta acción, en la «degradación institucional» que observa en la junta, encabezada por los populares Mañueco y Francisco Igea, del CS, dos dirigentes en conflicto con sus respectivos partidos. El movimiento para intentar derrocar a este ejecutivo cuenta con 35 simpatizantes del PSOE, dos de Podemos y necesita al menos cuatro diputados del CS. En la sede federal del PSOE no tienen expectativas de que pueda seguir

Aun así, Tudanca, secretario general y candidato, no tira la toalla y asegura que hay contactos para atraer a la ciudadanía a la «regeneración» que prometieron en su día. Pero no hay movimientos en esa dirección, todo lo contrario. El deseo inicial del líder ciudadano, Francisco Igea, de llegar a un acuerdo de gobierno con los socialistas ganadores de las elecciones, fue prohibido por el entonces líder de la formación, Albert Rivera. Hoy el vicepresidente del consejo regional, Francisco Igea, respeta el acuerdo.

El clima político actual es muy diferente al que se generó en la primera fase de la pandemia. Hace diez meses se firmó casi por unanimidad un pacto para la reconstrucción de la comunidad. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, defiende que la «lealtad» mostrada entonces fue traicionada por la inacción de los dirigentes regionales, que acusaron de haber roto los consensos con su gestión y sus medidas.

Tudanca todavía cree que se puede recuperar el espíritu de las elecciones de mayo de 2019 y los días inmediatamente posteriores. El 23 de abril del mismo año, Día de la Comunidad, Igea lanzó un llamamiento a una «revolución liberal» para expulsar al PP del territorio. Ahora, para decir, de los socialistas Igea «es más del PP que de Mañueco» y se ha acercado a sus promesas electorales. Además, en el PP hay voces que critican a Mañueco que lo acusa de difundir la imagen de que Igea manda en la región.