La división sobre prostitución amenaza la ley de Irene Montero «solo si es si»



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Actualizado

El debate de la prohibición enfrenta a Colau, Errejn, ERC y PNV con PSOE y Podemos

Ada Colau e Irene Montero, con Ione Belarra de fondo, en un evento de United We Can en 2020.
Ada Colau e Irene Montero, con Ione Belarra de fondo, en un evento de United We Can en 2020.PRENSA EUROPEA

La reapertura del debate sobre la prostitución ha colocado a la llamada sólo que sí es ley sí. El proyecto insignia de Irene Montero ve amenazado su paso al Congreso luego de que se abrieron grietas y divergencias en la última semana entre los partidos que teóricamente habrían votado a favor de la regla. También surgieron algunas diferencias dentro de la propia coalición United We Can, donde el común Ada Colau presentó una enmienda al texto de sus compañeros debido a sus desacuerdos.

Todos estos problemas surgieron como resultado de dos artículos contenidos en Pproyecto de ley orgánico para la garantía global de la libertad sexual, conocido popularmente como el de solo si es si. son los? 187 Y 187 bis, que abordan el tema de la prostitución. En ellos, el Ministerio de Igualdad Propone que quienes alquilen edificios, departamentos o locales a personas que ejercen la prostitución, aunque sea una práctica totalmente permitida por estas personas, sean enjuiciados y sancionados con penas de varios años de prisión, por entender que se benefician económicamente de la explotación.

Se trata de recuperar lo que legalmente se llamó el tercer alquiler. Un delito que ha sido retirado del Código Penal en los 90 durante el último gobierno de Felipe González, considerando que era perjudicial para las prostitutas porque las empujaba a la clandestinidad y en condiciones más hostiles y vulnerables.

ERC, Junts y CUP presentaron este jueves una reforma a la ley para suprimir estos dos artículos, porque defienden el libre ejercicio de la prostitución cuando se trata de una actividad consensuada y sin ningún tipo de coacción o amenaza sobre la persona que se prostituye. Eso es lo que ya había hecho En Com Podem dos días antes, la confluencia catalana liderada por Ada Colau que forma parte de Unidos Podemos, o el partido que, con Irene Montero al frente, preside el Ministerio de Igualdad.

No son los únicos socios gubernamentales que se distancian de la ley debido al riesgo de empeorar aún más la vida de muchas prostitutas. Según se supo de este diario, el Pas presentará próximamente una enmienda para suprimir el 187 y 187 bis del proyecto de ley. Y eso también podría arrastrar a su socio hacia abajo.

El ministro quiere perseguir a quienes alquilan propiedades para la prostitución

La ley ha reavivado un debate no resuelto dentro del feminismo, que se remonta a muchas décadas, y donde los defensores de la abolición y la regulación de la prostitución se enfrentan entre sí. Irene Montero, que forma parte del primer grupo, está ahora en el centro de este choque de posiciones. La ley de solo si es si No busca explorar el tema de la prostitución en toda su complejidad, sino abordarlo como una nueva violencia sexual.

El debate ya está abierto. Por un lado, el PSOE formalizó su posición a favor de la prohibición de la prostitución hace tan solo una semana, durante su 40 Congreso Federal, y aprobado para recuperar el delito del tercer alquiler. Por tanto, aquí presiona a favor de mantener los dos artículos en discusión en la ley y no contempla otra opción que mantenerlos en la norma.

Por otro lado, están los socios del Gobierno, donde este asunto genera diferencias y proponen modificar esos aspectos de la ley. No es casualidad que los partidos catalanes estén defendiendo este frente, incluidos los municipios de Colau. Porque aunque el feminismo en toda España tiende a la vía abolicionista, en Cataluña hay una mayoría feminista con una visión más reguladora. Y es más común en Cataluña que las prostitutas se asocien o colaboren entre sí para, por ejemplo, alquilar apartamentos.

Sus socios critican abordar el problema en una ley sobre violencia sexual

Esta brecha de apoyo es complicada para el Ministerio de Igualdad porque la ERC es un socio esencial del gobierno en el juego mayoritario en el Congreso y el PSOE y Unidos Podemos no pueden prescindir de sus votos. Además, los republicanos han fortalecido su posición al ponerse del lado de los Junts y la CUP.

Hay mas. El PNV, otro de los principales socios del Ejecutivo, tampoco está satisfecho. Los nacionalistas vascos están en contra de un tema como la prostitución que se cuela en una regla como esta, destinada a la violación y otros delitos sexuales, y afirman separar los debates y abordarlos con diferentes leyes.

Pese a esta encrucijada, las fuentes de Igualdad confían en que la ley no corre peligro y que se resolverán debates abiertos. El ministro explicó el jueves en el Comisión de Igualdad Congreso que su objetivo no era resolver este debate histórico, pero sintió que ni siquiera podía mirar para otro lado. Lo que estamos proponiendo no son solo ideas, dijo, sino que está en consonancia con los mandatos internacionales.

A su juicio no se trata de un debate sobre la voluntad, sino sobre la precariedad, y adelantó que ya se encuentra trabajando en el primer plan de integración social y laboral de las víctimas de trata, explotación sexual y mujeres en contextos de prostitución, para dar desahogarse con las mujeres que dicen que lo hacen libremente. ¿Quién también quiere vincularlo a cambios en el Ley de extranjeros.

.