La doctrina del Tribunal Supremo de Valencia para investigar ‘obliga’ a Camps a imputar a Oltra en el caso de su exmarido



El periódico digital de Alicantur Noticias

La doctrina empleada por el Tribunal Superior de Justicia de Valencia TSJCV para investigar al ex presidente valenciano del PP, Francisco Camps, «obliga» a imputar al actual vicepresidente valenciano de Compromís, Monica Oltra, por el caso de abuso sexual de su exmarido.

El Tribunal Supremo de Valencia acogió una denuncia de la Fiscalía Anticorrupción contra Camps en febrero de 2015 por presunta malversación, prevaricación y delito corporativo en la compra de la empresa Valmor Sports para celebrar el Gran Premio de Europa de Fórmula 1 en Valencia. Fue llamado como «Caso Valmor» y finalmente fue archivado.

La Sala del TSJCV, integrada entre otros por el magistrado Antonio Ferrer, justificó en 2015 su decisión de investigar Camps como denuncia de la Fiscalía Anticorrupción Vicente Torres se cumplió con la «identificación de la conducta concreta que pudiera constituir delito respecto de la persona calificada» y «la presencia de cualquier indicio o principio de prueba que sustente tal acusación». De esta forma se estableció la jurisprudencia.

Ahora, la Sala del TSJCV compuesta por el mismo magistrado Antonio Ferrer que abrió la investigación en Camps Tiene que decidir en las próximas semanas si admite una denuncia interpuesta contra el actual vicepresidente valenciano. Además, se da la circunstancia de que el exfiscal Anticorrupción que interpuso la denuncia contra Camps, Vicente Torres, es ahora magistrado en esta Sala del TSJCV, tras haber sido propuesto por Compromís, el partido de Oltra.

Actualmente, Mónica Oltra enfrenta posibles delitos contra la integridad moral, encubrimiento, obstrucción a la justicia, abuso administrativo y apropiación indebida de fondos públicos. Todo derivado de su actuación en el caso de abuso sexual de una menor bajo tutela en el que su exmarido fue condenado a 5 años de prisión por la Audiencia Provincial de Valencia. La citada denuncia contra Oltra fue presentada por la asociación GOBIERNA-TE que preside el exdirector de Vox, Cristina siguió.

Fuentes legales consultadas por Libertad digital asegurar que la denuncia contra Oltra «Cumple con la jurisprudencia que ha establecido el TSJCV para iniciar las investigaciones de campo». “Hay indicios sólidos e irrefutables, que el mismo Oltra reconoció en su intervención en los juzgados valencianos el 21 de abril. En su propio comunicado reconoció los posibles delitos”, dicen.

Las mismas fuentes subrayan que es «innegable que Oltra tiene que ser investigada desde entonces ordenó que su ministerio hiciera un expediente para-judicial y una tasación a beneficio de su esposo, a pesar de que se había iniciado un proceso penal del que ella misma tenía conocimiento «.

«La vicepresidenta valenciana no protegió a la niña, ya que el gobierno valenciano era su tutor legal En lugar de nombrar a un abogado para que la defendiera de su marido, emitió una resolución para instruir a un expediente para desacreditar la denuncia. El expediente judicial y la tasación violan la normativa europea y la ley orgánica del poder judicial, ya que fueron utilizados como presunta prueba para la defensa de su exmarido en el segundo juicio ”, añaden.

Ximo Puig y Gabriela Bravo

En el actual escenario judicial valenciano, hay dos elementos clave en la posible admisión a tratamiento o no de la denuncia contra la vicepresidenta valenciana de Compromís, Mónica Oltra. Por un lado, el caso de la corrupción que golpea Francis Puig, hermano del presidente socialista valenciano Ximo Puig, después de haber constituido un letrero dedicado a la captación de subvenciones y contratos con las administraciones públicas.

Por otro lado, el papel que puede jugar el consejero de Justicia valenciano y amigo de Ximo Puig, Gabriela Bravo, ex miembro del Consejo General del Poder Judicial del CGPJ y con gran influencia en el sector judicial. El papel de Bravo podría ser determinante en los casos de corrupción política que afectan a Puig y Oltra. Tampoco se puede descartar que por intereses electorales del PSOE abandonara a Oltra, aunque en el caso del hermano de Puig ya está en juicio un alto cargo de Compromiso.

ximo-puig-monica-oltra250321.jpg
Ximo Puig y Mónica Oltra.

La denuncia contra Oltra

La denuncia contra Mónica Oltra describe cómo la propia vicepresidenta valenciana se «imputaba a sí misma» en su discurso del 21 de abril ante el parlamento valenciano. En su comparecencia reconoció que el 4 de agosto de 2017 tuvo conocimiento de la existencia de los hechos por los que finalmente se condenó a su exmarido, así como de la elaboración de la respectiva causa penal porque llegó a su domicilio una notificación judicial.

Además, entonces le dio «instrucciones en el sentido de recopilar información». En concreto, según la denuncia, dio una «instrucción extrajudicial» que da inicio a «un expediente de información o información confidencial» encargado directamente por el director territorial de su ministerio el 21 de agosto de 2017. La conclusión de la extrajudicial instrucción del tribunal fue que no existía «evidencia» que acredite «la perpetración del abuso sexual del menor por parte de la persona afectada, a pesar de las declaraciones realizadas por el menor». Es decir, este informe se refiere al delincuente como el «afectado persona «y omitió su identidad, a pesar de que se utilizó el nombre completo del niño abusado sexualmente.

Además, se contrató a un perito del Ministerio Oltra, firmado por el psicólogo del Servicio de Atención Psicológica a los menores víctimas de maltrato, también por dicho Ministerio. Las conclusiones del informe del perito fueron que el testimonio del niño fue «poco creíble» y «que el menor tiene problemas de adaptación psicológica y social».

Tanto la investigación parajudicial como la tasación fueron refutadas rotundamente por el informe del Instituto de Medicina Legal., fuera del Ayuntamiento de Oltra. En este sentido, la denuncia muestra que el objetivo de ambos «siempre ha sido desacreditar a la menor y socavar su credibilidad con el claro propósito de encubrir los despreciables actos cometidos por su pareja y entorpecer así la acción de la justicia».

La «prevaricación y malversación de Oltra»

Según la denuncia, Oltra ha cometido la prevaricación «dando instrucciones que conduzcan a la práctica de Información Confidencial, pendiente de proceso penal por abusos, a la espera de haber declarado tener conocimiento desde principios de agosto de 2017, y cuyo tratamiento penal es de absoluta preferencia por la vía administrativa. En efecto, el artículo 10.2 de la LOPJ obliga a suspender el proceso administrativo cuando se produzca un proceso penal por los mismos hechos. «Si existen cuestiones de hecho con relevancia penal, la Administración debe suspender el procedimiento administrativo, nunca investigar en paralelo», puntualizó. agrega.

«Explotación que termina utilizando la apropiación indebida de fondos públicos mediante un recurso ilegítimo e ilegal, en detrimento de las arcas comunes, a los Servicios Públicos para la investigación del expediente semijudicial en el que se han elaborado denuncias por organismos públicos vinculados y dependientes de la propia administración, como el Servicio de Atención a Menores Víctimas de Maltrato del Ministerio de la señora Oltra o el propio Servicios de asesoramiento psicológico. Prevalencia y malversación de fondos públicos cuya finalidad y objetivo era entorpecer el trabajo de la justicia desacreditando y ridiculizando a la víctima y encubriendo al autor, socio del consultor. Prevalencia, malversación y obstáculo a la justicia que han tenido y tienen un grave impacto en la dignidad e integridad moral del niño maltratado ”, concluye.

.