La empresa propietaria de Trasmediterránea intenta evitar la quiebra



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Naviera Armas, principal operador naviero español y empresa propietaria del Trasmediterraneo histórico, fundada por Juan March en 1917, trata de evitar su quiebra no poder pagar sus deudas como consecuencia de la crisis turística provocada por la pandemia. La empresa, que une Baleares y Canarias con la península, tiene un pasivo que supera los 800 millones de euros y ya ha anunciado a sus acreedores que no podrá cumplir con sus obligaciones, anticipó «El confidencial».

El grupo canario Naviera Armas ha adquirido recientemente la mayoría de las acciones de Trasmediterránea, en 2018, tras pagar 260 millones de euros a Acciona, perteneciente a la familia Entrecanales, que gestionaba la empresa desde 2002, año en el que fue privatizada. Pero desde entonces los problemas del grupo empresarial canario se han agravado considerablemente, especialmente con la expansión de Covid.19, comprometiendo el transporte marítimo regular desde las Islas Baleares a la península con su delicada situación financiera.

La primera naviera española

Para intentar salvarse, consiguió una línea de financiación del Instituto de Crédito Oficial (ICO) de 55 millones millones de euros y un préstamo de los fondos APS y Apolo por otros 75 millones. Sin embargo, sus graves problemas continuaron

Vinculada al puerto de Palma y a la historia de Mallorca desde su fundación, Trasmediterránea es la primera naviera española y uno de los más grandes de Europa. En 1978, tras su primera gran crisis, se convierte en sociedad anónima, ya que el Estado concentra el 93,15% del capital social, situación que se mantiene hasta 2002, con la adquisición de la sociedad por parte de Acciona, como parte del del proceso iniciado por el holding público SEPI para privatizar la empresa naviera.

En 2016, año de su centenario, Trasmediterránea se había convertido en una empresa de transporte intermodal, en la que se integraban varias empresas, aunque el negocio naviero seguía representando el 70% de su negocio, con 21 barcos atendiendo a 31 navieras. En ese momento facturaba 440 millones de euros y contaba con 1.200 empleados. El principal accionista de la empresa es Acciona, propiedad de la familia Entrecanales, que adquirió la empresa cuando fue privatizada en 2002, después de estar en manos públicas durante 25 años.

.