La epidemia del coronavirus del Sporting, de las vacaciones a la crisis sanitaria



El periódico digital de Alicantur Noticias

La epidemia del coronavirus del Sporting de las vacaciones a

Lo que parecía un problema más en tiempos de coronavirus, el positivo para el covid-19 de nueve jugadores y un asistente del primer equipo del Sporting, está a punto de convertirse en una crisis de salud para el gobierno del Principado de Asturias. Según los últimos datos oficiales, el brote vinculado al club de Gijón ya afecta a más de 150 personas entre positividad y contactos cercanos, con el agravante de que dos de los casos podrían estar vinculados a la nueva cepa británica del virus, mucho más contagiosa.

El Sporting ha sido uno de los pocos clubes de la liga de fútbol profesional que no ha sufrido ningún caso de covid-19 desde que se reanudó el negocio bajo un estricto protocolo empresarial hace ocho meses. Lo más cercano al virus en la Escuela de Fútbol Dizziness se debió a los aspectos positivos de dos jugadores que en ese momento no estaban bajo la disciplina del club: Álvaro Traver, tras un viaje desde Valencia para incorporarse a la pretemporada, y Bogdan, durante una concentración con el Equipo ucraniano U21.

Pero el regreso de la semana de las fiestas navideñas se saldó con un secuestro en Mareo, cuando las pruebas de PCR del lunes pasado detectaron los positivos de seis jugadores con cartulina profesional, tres del filial de dinámica del primer equipo y un asistente. El club se limitó a ofrecer el número de infectados y, en virtud de la ley de protección de datos, no reveló los nombres de los afectados.

Hasta que, tras el último entrenamiento previo al partido del lunes en Lugo, el técnico David Gallego anunció una convocatoria en la que faltan cinco titulares titulares (Mariño, Guille Rosas, Pedro Díaz, Manu García y Gragera), además de otros cuatro. jugadores fijos en las plantillas (Pelayo Suárez, Nacho Méndez, Pablo Pérez y Gaspar Campos). Gallego no respondió preguntas sobre la crisis de salud y el club emitió un comunicado en el que explicaba su actuación durante la semana y señalaba que «el equipo se va de vacaciones el día 21 sin ninguna enfermedad».

Ante la difusión de rumores sobre conductas inapropiadas, acompañadas de fotos y videos, el Sporting investiga una cena, con after party, en la casa de un jugador la noche del lunes 21, tras el partido ante el Leganés en El Molinón. El miércoles 24, en el restaurante Bellavista, también se celebra el club de Gijón, en el que varios jugadores han estado acompañados de numerosas personas, en violación de las recomendaciones de salud. Curiosamente, uno de los dueños del Bellavista es Javier Martínez, vicepresidente de Sporting y Asociación Asturiana de Hostelería. El restaurante negó que fuera una fiesta privada.

Si bien fue evidente el malestar de los dirigentes del Sporting, por lo que se había percibido como irresponsabilidad de algunos de los afectados, el problema entró en otra dimensión cuando el diario Nueva españa Informó que la epidemia de covid ha afectado, entre positividad y contactos cercanos, a más de 130 personas. Y es que, según datos recogidos por rastreadores del Ministerio de Sanidad, la mayoría de los afectados eran jóvenes que se mantuvieron en contacto durante la semana de Navidad en hoteles y domicilios particulares.

El brote ha puesto en alerta a los servicios sanitarios asturianos en medio de una campaña para prevenir una tercera ola, levantando recientemente fuertes restricciones para reducir y controlar la segunda. El Principado llevaba varios días bajo cien contagios diarios cuando se detectó el caso del Sporting, que provocó el malestar de los técnicos sanitarios por la falta de información de algunos implicados sobre el origen del contagio y sus contactos cercanos.

El caso Sporting también ha reabierto la guerra de los hoteleros contra el gobierno del Principado, que ha decretado el cierre de los establecimientos durante seis semanas en el peor momento de la segunda ola. El presidente de la Asociación de Hostelería, José Luis Álvarez Almeida, acusó al ejecutivo asturiano de «criminalizar» al sector y respondió que «las epidemias son de personas, no de bares».

El sábado el Ministerio de Sanidad ordenó un amplio cribado, con 400 pruebas de PCR para jugadores de todas las categorías del Sporting y para la gente de su entorno. Las pruebas positivas se enviarán al Hospital Central de Asturias para saber si alguna corresponde a la denominada cepa británica, que se caracteriza por su alta capacidad contagiosa. En su comunicado, Sporting apunta que las pruebas del primer equipo descartan cualquier caso relacionado con esta variante.

Mientras tanto, los dirigentes del Sporting y LaLiga también intentan descubrir el origen de la crisis. El club protege la identidad de los jugadores, aunque con la convicción de que todo se debe a un comportamiento irresponsable en un período de descanso. El protocolo de la asociación de empresarios y el reglamento interno del Sporting aconsejan limitar al máximo la interacción social. La plantilla del deportista tiene una media de edad muy baja tras la incorporación esta temporada de varios jugadores del filial por la imposibilidad de realizar compras por la reducción del límite salarial.