La espalda de Nadal responde



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

La espalda de Nadal responde

Notificado el jueves Rafael Nadal que, más allá del obstáculo que representaba Cameron Norrie, el duelo contra los británicos habría sido fundamental para saber si su maltrecha espalda había elegido un camino u otro. Es decir, si su suerte en el gran australiano hubiera ido en una dirección u otra. Preocupado de que su espalda baja no respondiera a los estímulos que sentía hasta el choque de la segunda vuelta, el gran campeón 20 decidió jugar una última carta y él y su equipo, con el Dr. Ángel Ruiz Cotorro a distancia, han acordado una plan de contingencia que consistía en detenerse en su camino, intentar un último tratamiento y cruzar los dedos. El resultado fue positivo: después de tres semanas de dolor de cabeza, la espalda finalmente respondió. A partir de ahí, cargó contra Norrie, un hueso duro de roer pero sin malicia competitiva: 7-5, 6-2 y 7-5, en 2h 14m.

“Hoy me ha ido bien la espalda, es la primera vez que la noto bien, con menos dolor”, comentó tras una correcta actuación en la última sesión de la sesión nocturna, sin luces ni sombras; Eso sí, acompañado de la optimista noticia de que su espalda ha reaccionado y está emitiendo señales esperanzadoras al entrar en la segunda semana y se avecina una peligrosa ronda de ocho con el italiano Fabio Fognini, que ha dejado caer al último representante australiano en la selección masculina, Alex de Miñaur. (6-4, 6-3 y 6-4).

“Jugué con casi libertad de movimiento. El tratamiento que hice ayer [por el viernes] funcionó y la evolución de la espalda es buena; Esto me da confianza para recuperar mi cuerpo y mi tenis ”, dijo el hombre de Manacor, que un día antes dejó su bolsa a un lado y en lugar de entrenar concentró las horas en la aplicación del tratamiento que ahora le aporta luminosidad. Según confirmó Alicantur, Nadal acudió a una clínica para someterse a una infiltración y estuvo tres horas con los médicos.

Aunque todavía le falta ganar brillo en las piernas y naturalidad en sus movimientos, Nadal finalmente ha logrado recuperar su habitual fórmula de servicio y el punto de partida de los puntos fue muy diferente al de las dos rondas anteriores.

Aunque no fue del todo libre, la maniobra ha recuperado la mecánica de los últimos años y las medias de velocidad han aumentado respecto a los duelos con Djere y Mmoh; lejos, sin embargo, de los registrados el año pasado en Melbourne en este momento. El pico fue de 197 km / h, cuando en las dos estaciones anteriores fue de 195 y 194 respectivamente; el promedio con los primeros llegó a 179, de 176 a 178; y la mejora se reflejó más con el segundo, a 152km / h, frente a 151 y 147 ante el serbio y el estadounidense en los dos primeros partidos del torneo.

Sin renunciar a ningún conjunto

«Ayer [por el viernes] No pude entrenar, pero hoy calenté con mi servicio habitual y volví a hacerlo durante el partido. Puede mejorar, pero no ha ido mal ”, agradeció el español, que a pesar del accidente físico sufrido en los entrenamientos en Adelaida, al aterrizar en Australia, cerró la primera semana sin renunciar a ningún set y con un generoso margen de evolución. desde el principio, desde el punto de vista físico y de juego. «Es el primer partido que juego en condiciones normales y contra un rival que tiene más entidades», añadió, sabiendo que está luchando contrarreloj y que a partir de ahora necesitará un salto cualitativo en su actuación.

“Es hora de hacer un esfuerzo. Mañana [por este domingo] Es un día para entrenar un poco más de lo que lo haría en una situación normal, con más carga y mucho más cansancio de lo que suelo hacer entre partidos de Grand Slam ”, preguntó, sabiendo en ese momento que el equipo se enfrenta a un enfrentamiento con Fognini. , un viejo conocido contra el que se midió 16 veces, con un saldo de 12-4 a su favor; Ahora el italiano ya sabe lo que es derribarlo en un gran escenario y en una superficie rápida, todo al mismo tiempo: US Open en 2015. Otras veces. Otro Nadal.

“He jugado contra él muchas veces. Viene de una lesión y va a tener hambre ”, advirtió el mallorquín de 34 años; «Le ganó a De Miñaur en tres, así que llegará con mucha confianza y en la segunda vuelta nunca hay un pase fácil, así que tendré que mejorar».