La Fiscalía atribuye un presunto delito de injusta administración al expresidente de BBVA



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

La continuación Anti corrupcion atribuido a Francisco González un presunto delito de administración injusta «por usar recursos» de BBVA «solo para su uso personal«, en referencia a un relevamiento encargado para la adquisición de una propiedad privada.

En un comunicado presentado el 8 de julio, los fiscales Miguel Serrano y Alejandro Cabaleiro solicitaron al juez citar al exdirector de la entidad financiera a declarar en el marco de la pieza número 9 delCaso tándem‘, en el que se investigan los contratos de BBVA con el comisario jubilado José Manuel Villarejo.

Asimismo, representantes de la Fiscalía solicitaron al titular del Juzgado Central de Educación número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, extender la investigación del caso por un período de seis meses para continuar con la investigación.

Anticorrupción se refiere en su acusación al uso de los recursos del banco para evaluar la adquisición de un inmueble privado, cuestión que ya ha surgido durante el interrogatorio del exdirector de riesgos de BBVA. Antonio Bejar, también investigado.

Instrucciones precisas

Según Béjar, el exdirector del gabinete presidencial de la institución, ahora jefe de control interno, Joaquín Gortari, le habría dado «instrucciones precisas» para investigar la situación jurídica del dueño de una finca que Francisco González quería comprar en El Escorial (Madrid).

Según su versión, Gortari le dijo que González había pedido hablar con «esos detectives» que trabajaban para el banco para indagar, en referencia a Cenyt, empresa vinculada a Villarejo.

Fuentes judiciales indican a Efe que podría tratarse de un error de la Fiscalía porque Francisco González ya se ha declarado sobre este tema y, además, se explica en el expediente disciplinario de Joaquín Gortari.

Relación cercana

En su informe, Anticorrupción también propone que se cite como sospechoso al responsable de comunicaciones de BBVA, Pablo García Tobin, como «estrechamente relacionado con los hechos investigados» en este artículo separado sobre los asuntos del ex comisionado.

Además, su testimonio «no está amparado por ningún secreto profesional» y serviría para esclarecer las pruebas porque «dada su posición, hay un trato cercano al expresidente de la institución», en alusión a FG (Francisco González).

Los fiscales se refieren al interrogatorio de la encargada de seguridad física, Inés Díaz Ochagavía, quien informó haber creado una carpeta en la nube para «recolectar información» que pudiera existir en la entidad sobre contratos con Cenyt, a pedido de García Tobin.

Carpeta

Anticorrupción afirma que en la información disponible PwC a la hora de elaborar sus «forenses» más en la documentación a la que hace referencia BBVA «no existe» ni esa carpeta «ni la relación específica de metadatos» que permita rastrear el archivo desde su creación hasta la actualidad.

Esto «mostraría a qué personas se les ha permitido acceder y si se ha eliminado un archivo, especialmente cuando hay correos electrónicos con archivos sin mostrar archivos adjuntos».

Para la Fiscalía, todo esto se debe a que la contratación de los servicios de Cenyt fue «fuera del procedimiento de selección de los proveedores de la entidad « y «permaneció opaco para muchas de las personas que deberían haberlo sabido».

El Ministerio Público cuestiona también la «presunta colaboración» de BBVA, al tiempo que admite que la condición de persona jurídica investigada «impide a esta última estar obligada a remitir los datos por estar protegidos por su derecho de defensa».

Noticias relacionadas

La «Operación Trampa», novena pieza aparte en el caso Villarejo, gira en torno a la presuntos servicios de espionaje a políticos, empresarios y periodistas encargado por el banco al ex comisionado desde 2004, cuando la constructora Sacyr inició un movimiento para tratar de tomar el control de la entidad que finalmente fracasó.

El juez considera que la obra presuntamente encargada por BBVA a la empresa Villarejo entre 2004 y 2017 supuso una «injerencia reiterada» en los derechos de las personas «a través del acceso a sus comunicaciones, seguimiento personal o acceso a sus registros bancarios». El juez estuvo de acuerdo acusación de Francisco González en noviembre de 2019 por presuntos delitos de corrupcióndivulgación de secretos en relación con los contratos con el ex alto mando de la Jefatura de Policía investigados en la Audiencia Nacional.

.