La frustración de Morata: «Vamos no importa, pon tres y cierra la boca a todos»



La actualidad en Alicantur Noticias

Actualizado

El atacante perdona dos ocasiones claras y, como sucedió en el Metropolitano, gana los abucheos desde la grada. La selección nacional ha terminado hasta 17 veces.

Jordi Alba intenta animar a Morata.
Jordi Alba intenta animar a Morata.Kiko HuescaEFE

Cuando Luis Enrique decidió que tenía que buscar otra forma de derribar al portero sueco, la cabeza de Álvaro Morata ya había pensado (muchos) minutos en el asunto. Habían pasado por sus botas las dos mejores oportunidades del partido para España. En ninguno de ellos pudo encontrar siquiera al portero. La audiencia murmuró en la primera parte, cuando se quedó solo frente a Olsen después de un regalo de Danielson. La grada pitó en el segundo acto, cuando su garra se fue inocentemente a un pie de la portería sueca. Bajó la cabeza, mientras su amigo Koke le pedía cariño, el capitán, Jordi Alba, lo consoló y Luis Enrique intentó darle un empujoncito con un impetuoso aplauso de la pandilla. Pero habían pasado unos minutos desde que Ivaro no estaba mentalmente.

Así que cuando el letrero luminoso anotó su número 7, después de jugar, aceleró y se perdió en la banda. El ruido acompañó su marcha. Los gritos de apoyo intentaron mezclarse los pitos hacia el delantero de la Juventus, cuya última imagen fue la del balón en el travesaño del Metropolitano, durante el amistoso contra Portugal, que resultó en una pelea incómoda. No es la primera vez y no cabe duda de un delantero como Álvaro, que ha demostrado mucho. Hoy no acertó, pero el próximo no importa, pone tres y cierra la boca a todos, advierte el central Laporte, en la noche de su primero en un partido oficial con la selección española.

Cadena Morata en La Cartuja su cuarto partido con España sin ver puerta. Desde aquel gol ante Grecia (1-1), en la fase de clasificación para el Mundial, el destino ha trastornado su gesto. Desde ese partido, en marzo, ha perseguido a su número 20, que ha estado tan cerca y tan lejos en estos juegos. Vi dos reacciones del público con Morata. Ha habido críticas, pero otros también han coreado su nombre. Me quedo con eso. Intento proteger al máximo a mis jugadores y estoy más contento con la reacción de la afición cuando corean su nombre, explicó Luis Enrique desde la sala de prensa del estadio andaluz. Álvaro hizo un excelente partido, solo que no se dio cuenta de sus posibilidades. Está acostumbrado a este tipo de situaciones, pero no es agradable, decidió el técnico, convencido de que su racha cambiará.

Todos cerraron filas alrededor del ariete nuevamente. Ya había ocurrido hace unos días tras el duelo contra Portugal. Para nosotros es importante, él sabe mucho. No tuvo suerte de cara a la portería, pero lo tendrá. Los silbidos no me parecen correctos. Cualquiera que esté adentro quisiera ser apoyado y animado. Marcador de posición de Marco Llorente, que lo conoce bien tanto en sus estadios del Real Madrid como del Atlico. Ayer debutaron en la Eurocopa como lateral derecho.

Todos podemos fallar, todos lo hacemos. Trabaja mucho para el equipo y eso se ve en el campo, le restó importancia Pedri, el novato más joven con España en una etapa final. A los 18 años, seis meses y 18 días, batió el récord de precocidad impuesto por Miguel Tendillo en los Campeonatos de Europa de 1980: 19 años, cuatro meses y 11 días.

«Tendrán que animarnos»

Desde los cantos del metropolitano hasta el murmullo silbante de La Cartuja. Algunos corearon su nombre para animarlo, otros silbaron. Es lo que tiene la calidez de las gradas. Los sentimientos olvidados por la pandemia han vuelto. No entiendo porque silban. Morata es un gran jugador, la afición debería animarnos más en este momento porque jugamos para nosotros y para ellos, en un momento como este, añadió Dani Olmo, que vio salir a su compañero desde el césped. Luchó, como España, con el gol.

Solo Olmo, unos minutos después, habría sido planteado por Gerard Moreno, quien entró al campo aclamado por la afición. Los pitos en el punto de salida se convirtieron en una ovación a ese suplente, que llevaba el 9 a hombros. El mismo que parecía brillar de esperanza frente a un muro de granito. Ni siquiera Gerard, máximo goleador español de la temporada con 30 goles, ha marcado, aunque ha tenido sus ocasiones. Hubo 17 disparos desde España toda la noche. Pero simplemente no era el día y La Cartuja, a pesar de sus mejores esfuerzos, se quedó sin gritar un gol. El sábado, ante Polonia (21.00 horas), tendrá una nueva oportunidad.

.