La Generalitat abandona el bono basura una década después y podrá emitir deuda



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

  • Giró defiende que «la mejora de rating es una muestra de confianza en las políticas gubernamentales para enderezar la economía»

La Generalitat deja el grado especulativo, coloquialmente llamado «bono basura», y vuelve, una década después, al grado de inversión después de la agencia calificadora de riesgo Fitch la calificación se elevó en dos niveles, de BB a BBB-, con perspectiva estable. Este es uno de los requisitos para poder volver a emitir deuda en los mercados, «uno de los objetivos que la Generalitat se ha marcado para esta legislatura», ha destacado el consejero de Economía y Hacienda, Jaume Giro.

El jefe económico del gobierno indicó que este modificación al alza de la deuda catalana Supone «un importante paso adelante en la mejora de la confianza y la normalización de las finanzas de la Generalitat», recuperando así los niveles de 2012.

En su informe, Fitch evalúa la capacidad de la Generalitat para avanzar en reequilibra sus cuentas y destaca la diversificación de la economía catalana, con la industria como uno de los sectores punteros y con un papel importante, también, de las pymes y las empresas familiares.

Más allá de las fuerzas económicas de Cataluña y la gestión económica de la Generalitat, la agencia también destaca la existencia de un escenario político más favorable a la negociación entre los gobiernos español y catalán, según el ministerio.

Giró recordó que la calificación refleja «la capacidad de un gobierno o de una empresa para cumplir con sus pagos, es decir, su solvencia frente a la deuda», y por eso destacó que «la mejora de la calificación es un signo de confianza en el gobierno». políticas para enderezar la economía ”.

Noticias relacionadas

El ministerio destaca que la mejora en la calificación de la deuda catalana se produce tras las reuniones que ejecutivos y técnicos de Fitch mantuvieron a finales de junio con el nuevo ministro Giró y su equipo.

La generalitat acumuló hasta septiembre de 2020 una deuda de 78.279 millones de euros, de los cuales 62.376 correspondieron a los distintos mecanismos de liquidez habilitados en los últimos años por el Estado, que es con mucho su principal acreedor.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *