La Generalitat busca formas de ignorar la sentencia sobre el catalán



El periódico digital de Alicantur Noticias

El 'consejero' de Educación, Josep Gonzàlez-Cambray, y la 'consejera' de Cultura, Natàlia Garriga, en rueda de prensa en el Palau de la Generalitat este martes.
El ‘consejero’ de Educación, Josep Gonzàlez-Cambray, y la ‘consejera’ de Cultura, Natàlia Garriga, en rueda de prensa en el Palau de la Generalitat este martes.DAVID ZORRAKINO – EUROPA PRESS (Europa Press)

Justo cuando el Gobierno y la ERC firmaron el Pacto de Presupuestos que consolida la legislatura y refuerza el acuerdo, los tribunales han vuelto a abrir una brecha que podría tensar la cuerda entre ellos, incluso si los dos sectores creen que pueden encontrar la manera de resolverlo. . La oposición aumenta la presión sobre el Ejecutivo para exigir el cumplimiento de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de diciembre de 2020 que obliga a la Generalitat a implementar un modelo con el 25% de horas en español en Cataluña. Esta sentencia quedó firme este martes después de que la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo desestimara el recurso de la Generalitat contra esta sentencia mediante resolución procesal en la que no entraba en el fondo. El Gobierno y en especial el Ministerio de Educación, de la mano de ERC, aseguran que no se va a acatar esta sentencia del tribunal autonómico y piden apoyo al Gobierno para evitarlo. Pero el ejecutivo afirma que no tiene ningún papel legal o político en este asunto.

La Moncloa y el Ministerio de Educación han optado por agotar todo el margen que otorga la justicia antes de la ejecución de la sentencia -unos dos meses que se pueden prorrogar incluso casi hasta el final del curso escolar, según los cálculos del Ejecutivo- y espera a ver si se encuentra una solución. En realidad, según fuentes gubernamentales, no sería tan traumático respetar la sentencia: bastaría con poner un tema central más en español, ahora hay uno, con cuatro horas semanales.

Sin embargo, la Generalitat envió un claro mensaje de total rechazo al cumplimiento de la sentencia del tribunal autonómico, que cuestiona el modelo educativo de inmersión lingüística en catalán implantado en 1983, y que desde entonces ha sido objeto de numerosas sentencias tanto contra el Poder Judicial y Tribunal Constitucional. El gobierno que preside Pere Aragonès pide al ejecutivo de Pedro Sánchez que lo apoye en esta batalla. Políticamente, la coalición gobernante PSOE-UP apoya al ERC y su política lingüística. De hecho, los presupuestos de 2021 se aprobaron porque ERC logró insertar la defensa del catalán como lengua vehicular en Cataluña en el último momento en la actual ley de educación, la llamada ley Celáa.

El gobierno no ha cambiado de posición y defiende lo que dice la ley Celaa, es decir, lo único importante es que los alumnos terminen el curso sabiendo catalán y castellano, sin tasas mínimas del 25% como establece el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. De hecho, el recurso de la Generalitat contra esta sentencia, inadmisible este martes por la Casación, se basó en la ley educativa del PP, la denominada Wert lee, de facto derogado por la coalición.

Sin embargo, el apoyo político es una cosa y otra muy distinta es apoyar el incumplimiento de una sentencia judicial. Allí el gobierno no acompaña a ERC. los asesor de Educación, Josep González Cambray, y la ministra, Pilar Alegría, hablaron para ver cómo afrontar la situación. los asesor Asegura que el ministro le ha dado «garantías» de que el gobierno no exigirá la ejecución de la sentencia del TSJC. Fuentes del Ministerio de Educación aseguran que la conversación no fue en esos términos y que cuando habló con González Cambray el ministro no conocía los detalles de la resolución del Tribunal Supremo que declaró inadmisible el recurso de la Generalitat contra la sentencia de 2020 y, por lo tanto, no podía involucrarse en algo como esto.

En algún momento, el gobierno, que forma parte del litigio iniciado por la Fiscalía del Estado en 2015 cuando falló el PP, tendrá que tomar esa decisión: pedir ejecución o no. La ministra de Justicia, Pilar Llop, aseguró que «la sentencia debe cumplirse porque es firme», pero ha insistido en que corresponde a los tribunales hacerla cumplir, y no al Ejecutivo. El gobierno, por tanto, intenta por todos los medios deshacerse del problema y espera que la Generalitat o las propias escuelas encuentren la solución.

En cualquier caso, lo más probable, dadas las fechas, es que el asunto se resuelva para el próximo curso escolar, y en el Ejecutivo insisten en que puede haber varias fórmulas para evitar el peor escenario, esto es una continuación de los responsables de la Instrucción de la Generalitat por incumplimiento de sentencia, que no se había producido desde la crisis de tu elaboras en 2017.

Mientras tanto, ERC presiona al ejecutivo para que lo acompañe en su intento de no hacer cumplir el fallo. los presidentePere Aragonès pidió este miércoles al Gobierno que «actúe en consecuencia», teniendo en cuenta que el sistema educativo que defiende la sentencia del TSJC de diciembre de 2020, dijo, no es el suyo. El gobierno ha anunciado que asumirá la responsabilidad resultante y no la delegará en los directores de los centros educativos. «Esperamos, por tanto, que el Gobierno también lo haga», dijo Aragonès en Palma, donde realizó una visita oficial, insinuando que el ministerio no debe pedir la ejecución de la sentencia. Marta Vilalta, portavoz de ERC, fue exhaustiva en el Parlamento: “No se aplicará la sentencia. Es muy simple».

La cuestión de la inmersión es absolutamente imprescindible para ERC y para todos los partidos soberanos, incluida Catalunya en Comú, campeona del modelo. ERC recordó este miércoles que había impuesto la derogación de la Wert lee y lo que provocó el Ley celaa que volvió a colocar al catalán como vehículo. “Deben respetar su propia ley y no la que aspiraba a españolizar a los niños”, dijo Vilalta en referencia a la regla del PP.

El PSC, sin embargo, estuvo de acuerdo con el resultado de que el fallo indica, según la interpretación del gobierno, que, en lugar de uno, se proporcionan dos argumentos centrales en español. Los socialistas no participaron en una reunión del Parlamento convocada por la concejala González-Cambray. Y Salvador Illa, su líder, dijo que no parece incorrecto enseñar dos materias en español.

Mientras tanto, la concejala envió una carta a los directores de la escuela pidiéndoles que sigan aplicando el modelo de lenguaje actual. “No tienes que hacer ningún cambio en tus proyectos de idiomas debido al fallo. El Departamento de Educación siempre estará a su lado «, se lee en la carta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *