La Generalitat, para todos en Madrid: quiere aeropuerto, puerto y ‘fora les force d’ocupació’



La actualidad en Alicantur Noticias

La delegación de la Generalitat que viaja a Madrid esta tarde para reunirse con la consejera de Políticas Territoriales y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, tiene una agenda de máximos y pretende iniciar 56 traspasos del Ejecutivo más el traspaso del Aeropuerto y puerto de Barcelona así como un plan para expulsar a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado de Cataluña.

En la reunión de la mesa bilateral entre el Gobierno y Mandar Al partido separatista asisten el vicepresidente Jordi Puigneró (JxCat), la ministra de la presidencia, Laura Vilagrà (ERC) y el consejero de Economía, Jaume Giró, independiente de la participación de Puigdemont. Y en la carpeta llevan archivos de todo tipo, desde temas como transferencia de becas universitarias y renta mínima ciudadana solicitudes de techos, como control de infraestructuras clave o que el estado dote a la Generalitat de más presupuesto para contratar a los mossos mientras es expulsado policía nacionalguardias civiles.

El Mandar pretende que la reunión no sea un mero proceso preparatorio para la mesa de diálogo que se realizará en septiembre Pedro sanchezPere Aragonès. ERC quiere convencer a sus miembros de Junts for Catalunya de que el gobierno puede hacer grandes concesiones sentando las bases para un nuevo asalto separatista. Para ello Vilagrà, el brazo derecho de Aragonès en el Mandar, «tiene la intención de imponer una agenda ocupada» y «completar las 56 transferencias pendientes». «No queremos gastar ni un solo”, ha dicho la concejala en unas declaraciones en la radio de la Generalitat justo antes de partir hacia la capital de España, donde está prevista la reunión para las cuatro de la tarde.

Según Vilagrà, existe el riesgo de que se lleguen a acuerdos políticos que luego se adentren en la maquinaria estatal. Por tanto, advierte que será meticuloso y exigente en el traspaso de 56 carreras que no los ha concretado en su totalidad pero que asegura que están pactados y pendientes desde hace años.

Los «policías malos»

Por su parte, Puigneró y Giró llegan a Madrid con el papel de «policías malos». Puigneró es el hombre de confianza de Puigdemont en Mandar y uno de los elementos más radicales del separatismo, conocido por sus mensajes de odio a España en las redes sociales. Giró, ex director de un banco, se ha declarado separatista ortodoxo. A ellos les tocará abrir las carpetas más espinosas, como el transfer del aeropuerto de El Prat y el puerto de Barcelona, ​​así como un aumento de personal para contratar mossos d’Esquadra en sustitución de los escasos guardias civiles y policías nacionales que aún permanecen en Cataluña.

JxCat también está interesado en confundir el campo y en los últimos días se han producido declaraciones a favor de no sentarse a dialogar con el Gobierno a menos que exista un pronunciamiento explícito del Ejecutivo a favor de negociar una amnistía y sosteniendo un referéndum de autodeterminación-.

.