La Generalitat planta al Rey, Pedro Sánchez y a los administradores de Seat en su visita a Martorell



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Viernes 5 de marzo de 2021-19: 57 h

Felipe VI impulsa a España y refuerza su compromiso con la empresa ante la ausencia del Gobierno: «Nuestro apoyo es absoluto»

Felipe VI visita la fábrica de Seat en Martorell acompañado de Sánchez

// Foto: EFE

Felipe VI presumió del potencial de España en el sector de la automoción en un evento en el 70 aniversario de Seat. El monarca acudió ayer a Martorell para visitar la planta de instalación de baterías eléctricas que la empresa tiene en las afueras de Barcelona. Aunque fue una ceremonia de aniversario en un momento clave, con el sector muy afectado por la crisis de covid que lo provocó una caída en las inscripciones y con la caída de la producción de Seat en España, ningún miembro del gobierno de la Generalitat acompañó a Don Felipe. También plantaron a los máximos representantes del grupo Volkswagen, que lo hicieron se mudó a Catalua estar presentes en el evento y que son los mayores inversores industriales europeos.

El rey llegó a las fábricas de Martorell sobre las once de la mañana. Acompañados del presidente del gobierno, Pedro Sánchez y el ministro de Industria, Reyes Maroto, los tres fueron recibidos por el Mayor Trapero, titular de los mossos d’Esquadra. El policía estuvo a cargo del importante despliegue de seguridad que protege al Rey de posibles disturbios que finalmente han quedado en nada. La ANC solo logró reunir a una treintena de personas a varios kilómetros de la fábrica, informa Germn González.

Hacia la una de la tarde, luego de visitar las instalaciones, Don Felipe subió al escenario para dar un discurso en el que reforzó su apoyo al sector en un momento muy necesario, ya que está a punto de aprobarse un paquete de ayudas de la UE para la producción de coches eléctricos. Monarch ha asumido que la planta de Martorell se encargará de la producción de componentes y baterías para coches eléctricos. El mensaje fue claro:apoyar uno de los principales sectores de la economía catalana y obtener buenas condiciones.

Ningún otro sector refleja esto con mayor claridad la profundidad de las transformaciones que nos corresponde a nosotros vivir este momento histórico. Y todos los presentes en este evento compartimos el mismo objetivo: que el coche del futuro, el de 20 años, También se produce aquí, en Martorell y en otras partes de España, el rey quiso más tarde pulir parte del progreso de la fábrica.

Hablemos de un empresa insignia para nuestro país. Única que diseña, desarrolla, fabrica y comercializa vehículos en España, a través de las marcas Seat y Cupra. Una empresa que tiene sus raíces en la historia de nuestra industria, pero definitivamente mira hacia el futuro, siendo nuestro primer inversor industrial en investigación y desarrollo.

El P. Felipe insistió en que España debe posicionarse en un lugar destacado en el liderazgo de este sector y mostró su apoyo para que esto suceda. España y todas sus instituciones estaremos allí. Tenemos condiciones únicas para impulsar la transición a la fabricación de vehículos limpios, y no solo ensamblándolos, sino fabricando todos los componentes de la cadena de valor, agregó luego: Nuestro apoyo es y debe ser absoluto.

Por último, el Rey quiso subrayar los 40 años de unión entre el grupo Volkswagen y España y subrayar que el país está preparado para afrontar la producción de coches eléctricos que exige Europa, que quiere alcanzar la neutralidad climática en 2050.

Nadie puede negar el éxito de este enlace, que está a punto de abrir un capítulo nuevo y emocionante. Sé que estamos listos. También soy consciente de que esta alianza de empresas e instituciones para la transición ecológica e para el desarrollo sostenible Cuenta con el indudable apoyo de la sociedad española. Somos un país que sabe combinar la pasión por el cambio con el respeto por una calidad de vida universalmente reconocida como ningún otro, dijo.

La visita del Rey y la instauración del Gobierno de la Generalitat se ha convertido en la dinámica cada vez que el Monarca pisotea la comunidad autónoma. Sin embargo, esta vez hay un ambiente de mayor tensión si cabe. Por un lado, grupos radicales antisistema llevan tres semanas organizando manifestaciones que se traducen en actos vandálicos, algo por lo que los empresarios más importantes de Cataluña se reunieron el pasado miércoles para protestar. Por otro lado, los partidos políticos separatistas están en plena negociación formar el gobierno después de las elecciones del 14 de febrero. Salvador Illa, candidato del PSOE, se alzó como ganador, sin embargo el bloque independentista suma la mayoría al gobierno.

.