La izquierda independentista abre una nueva etapa



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

La izquierda independentista abre una nueva etapa

La izquierda de Abertzale impulsó este lunes, con la declaración de Arnaldo Otegi en Aiete (San Sebastián), un camino hacia la «convivencia normalizada» y la «reconciliación». Será un proceso sin plazos previos, cuyo primer compromiso es tratar de evitar que se repita la recepción pública de los presos de ETA liberados –Todos y cada día– para no dañar a las víctimas del terrorismo. Así lo confirman los diputados de Bildu Jon Iñarritu y Oskar Matute y así lo confirman fuentes de Sortu, partido fundador de la coalición. Los partidos demócratas, las asociaciones de víctimas y los expresos de la ETA de la autovía de Nanclares se han marcado un objetivo para este nuevo proceso: el reconocimiento de que ETA no debería haber intentado imponer su ideología con armas. «Seguirán actuando, pero serán lentos», responde Matute.

La clave de la declaración de Otegi, además de su contenido – «el sufrimiento de las víctimas de ETA no debería haberse producido» – reside en su solemnidad, en su carácter oficial, en su puesta en escena en Aiete, donde hace diez años personalidades extranjeras dieron la señal de que ETA anunciaría el fin de la violencia tres días después, dice Iñarritu.

El acto de Aiete del lunes fue preparado con antelación por la dirección de la izquierda independentista. “No queríamos que el décimo aniversario del fin de la violencia de ETA pasara desapercibido. La declaración de 2011 marcó una nueva etapa y ahora queríamos marcar otra. Sabíamos que con motivo del aniversario habría un debate y pensamos en hacer una propuesta positiva, que recogiera nuestras últimas reflexiones ”, dice Matute.

“En el comunicado de Otegi hay un componente de autocrítica, empatía hacia las víctimas y un compromiso de mitigar en la medida de lo posible el daño que se les ha causado”, dice Iñarritu. Existe un consenso mayoritario en la izquierda independentista, admiten Iñarritu y Matute, en hacer todo lo posible para que la Todos y cada día público y no agreguen más daño a las víctimas. Matute especifica que solo dos de los 25 detenidos liberados en 2021 tuvieron recepción pública. En el caso de Santutxu (Bizkaia), el pasado verano, la recepción se celebró al margen de la izquierda independentista. «La izquierda nacionalista no se organiza Todos y cada día«, Dice Iñarritu.

La izquierda separatista admite que ha sido sensible a las presiones, especialmente de las víctimas del terrorismo, para abrir esta nueva etapa. Otegi, pocas horas después de su intervención en Aiete, reconoció la receptividad de su discurso a los «mensajes enviados con honestidad». En concreto citó las demandas de autocrítica a la izquierda independentista formuladas por María Jáuregui, hija de Juan Mari Jáuregui, socialista y exgobernador civil de Gipuzkoa asesinado por ETA en 2000, y por Rosa María Lluch, hija de Ernest Lluch, exgobernador de Gipuzkoa. Ministro socialista también asesinado en el mismo año. Asimismo, Otegi anunció recientemente, tras calificar a Maixabel Lasa de «constructiva y respetuosa», que vendría a ver la película. Maixabel, que narra el refrescante encuentro entre la viuda de Juan Mari Jáuregui y el arrepentido preso de ETA Ibon Etxezarreta, miembro del comando que lo mató.

La izquierda independentista no admite públicamente su receptividad a las presiones de otros partidos, como el PNV y el PSOE, que reclaman la autocrítica por su pasada complicidad con el terrorismo para una posible futura participación en el gobierno autonómico. Pero es otro motor que impulsa su evolución porque también quiere gobernar las fuentes socialistas y penileuvistas.

Pero Otegi y la dirección de la izquierda independentista también tienen presiones del lado opuesto, el de los opositores a su evolución hacia la normalidad democrática. El lunes por la tarde, tras su intervención de Aiete, Otegi acudió por la tarde a Eibar (Gipuzkoa) para un encuentro al que asistieron militantes reacios a su declaración matutina. Es en este contexto que dijo estar dispuesto a apoyar los presupuestos del gobierno de Sánchez para liberar a los 200 presos de ETA que siguen en prisión.

Tras el ataque de PP y Vox al gobierno para intercambiar presupuestos con los detenidos, Otegi dejó claro que era falso que pretendiera condicionar el apoyo a uno para obtener el otro. “Las declaraciones de Otegi iban dirigidas a militantes reacios a dar los pasos que anunciamos. Hay pequeños grupos críticos, en su mayoría jóvenes, que creen que Otegi está traicionando principios. Para convencerlos, quiso decir que, mientras negociaba presupuestos con el gobierno, no se olvidó de los presos. Pero no dijo que condicionara una cosa a la otra. También dijo que prefería que Sánchez gobernara porque la alternativa de PP y Vox sería un retroceso. Estas declaraciones han sido sacadas de contexto y manipuladas por el PP para erosionar el gobierno de Sánchez ante nuestro posible apoyo a los presupuestos ”, señalan fuentes de la izquierda separatista.

Las presiones en sentido evolutivo, frenadas por las de la inmovilidad, explican la lentitud de los procesos emprendidos por la izquierda nacionalista. Matute admite que esta vez también será «lento». Una lentitud que en la izquierda independentista se explica por la decisión de sus dirigentes de evitar rachas que produzcan rupturas. En octubre de 2011, ETA declaró el cese definitivo del terrorismo y su disolución no se produjo hasta mayo de 2018, casi ocho años después. También han pasado cinco años entre la decisión de Otegi y el liderazgo de la izquierda independentista para cesar el terrorismo de ETA en 2006 y materializarse en 2011.

Otro aspecto de la declaración de Otegi para las víctimas de ETA es su efecto sobre los presos de la organización terrorista en un momento crucial. Actualmente hay 200 presos de ETA en las cárceles españolas y otros 20 en las francesas. De acuerdo con la ley penitenciaria, las comisiones de tratamiento otorgan permisos y tercer grado que son frecuentemente impugnados por la fiscalía y confirmados por los jueces del tribunal nacional que tienen la última palabra. “Muchos presos de ETA escriben cartas en las que rechazan la violencia y reconocen el daño causado a las víctimas. El pronunciamiento de Otegi puede estimularlos a mostrar una mayor empatía, un compromiso para mitigar el daño que se les ha causado y facilitar su situación ”, dicen fuentes de la izquierda independentista.

Las mismas fuentes indican que existen contactos entre las Instituciones Penitenciarias, el Gobierno Vasco y las asociaciones de víctimas así como con las que apoyan a los detenidos de ETA. “Las buenas relaciones entre el gobierno y Bildu las facilitan en otros niveles. Se puede decir que existen vasos comunicantes. Pero los presupuestos y la situación de los presos, que tiene su propia dinámica, no se pueden mezclar ”, dicen fuentes de la izquierda separatista.