La junta militar birmana declara al grupo terrorista «gobierno democrático»



La actualidad en Alicantur Noticias

Actualizado

Tropas uniformadas lideradas por el general golpista Min Aung Hlaing continúan sus esfuerzos por controlar el país en medio de protestas diarias.

Birmania
Protestas contra la junta militar birmana en Myanmar.EFE

La junta militar birmana ha declarado a los grupos terroristas Gobierno de unidad nacional y otros órganos creados por representantes y activistas prodemocracia contrario al golpe de estado del pasado 1 de febrero, informó el medio Myanmar ahora.

Los militares también declararon a las organizaciones terroristas «Parlamento democrático», llamado Comité de Representantes de la Asamblea de la Unión (CRPH) y la milicia anti-conjunta Fuerza de Defensa Popular.

Los hombres de uniforme liderados por el golpe general Min aung hlaing Continúan sus esfuerzos por controlar el país en medio de protestas diarias y un movimiento de desobediencia civil seguido por trabajadores de la salud, maestros y trabajadores, entre otros.

La CRPH se formó poco después del golpe que derrotó al líder del gobierno electo, Aung San Suu Kyi, y el 16 de marzo anunció el llamado gobierno de unidad nacional, integrado por políticos vecinos Suu Kyi, activistas y representantes de minorías étnicas. Después de meses de represión por parte de la golpe militar, el «Gobierno Democrático» anunció el miércoles la creación de la Fuerza de Defensa Popular, una milicia civil diseñada para defender a sus seguidores.

Precisamente, hoy se cumple un mes desde una de las peores masacres desde el golpe en la ciudad de Bago, donde el uniforme atacaron a los manifestantes con armas militares, causando al menos 83 muertes en un solo día.

Representantes prodemocracia, que trabajan en la clandestinidad, indicaron que el Fuerza de Defensa Popular Es el paso previo a la creación de un ejército federal que espera poder formarse con la ayuda de guerrillas de minorías étnicas.

Los soldados de la junta militar y los oficiales de policía han matado hasta ahora a 775 civiles, incluidos al menos 43 menores, y retienen a más de 3.700 personas, incluidos Suu Kyi y el presidente depuesto, Win Myint, según el recuento. Asociación para la asistencia a los presos políticos (AAPP).

Aunque la mayoría de las protestas son pacíficas, algunos manifestantes se unieron a milicias armadas contra la junta militar o guerrillas de minorías étnicas, algunos de los cuales expresaron su apoyo al movimiento de desobediencia civil.

La Tatmadaw (Ejército de Birmania) justifica el golpe con presunto fraude electoral en las elecciones de noviembre pasado, en las que el partido de Suu Kyi fue arrasado, como en 2015, y que cuentan con el apoyo de observadores internacionales.

.