La junta militar birmana declara amnistía para más de 23.000 presos



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

El gobierno militar de Birmania retenido más de 260 personas tras el golpe de Estado perpetrado el 1 de febrero, mientras que están programados para este viernes nuevas manifestaciones masivas en rechazo a la junta militar, según EFE.

Políticos, activistas, abogados y miembros del movimiento de desobediencia civil, entre otros, se encuentran entre los detenidos por las autoridades tras el golpe.

La Asociación de Asistencia a Presos Políticos (AAPP) denunció que «desde el jueves está aumentando el número de detenciones» en un comunicado que eleva 262 el número de personas detenidas por las autoridades, de las cuales 21 ya han sido liberadas.

Anoche, la policía arrestó a un popular adivino de Rangún, la antigua capital del país y la ciudad más poblada, que tropezó con el resistencia de decenas de vecinos quien acudió a la comisaría donde se encontraba preso para pedir su liberación.

Este viernes son convocados grandes movilizaciones en todo el país, como ha sucedido de manera ininterrumpida desde el sábado pasado, para mostrar la negativa birmana a gobernar el Ejército, que ya gobernó duramente el país desde 1962 hasta 2011.

Para celebrar el Día de la Unión, que conmemora un importante acuerdo entre varios líderes étnicos y que posteriormente condujo a la independencia del país, el nuevo gobierno militar anunció una amnistía y una reducción de las penas para 23.000 presos comunes.

Te puede interesar

El gobierno militar, encabezado por el general Min Aung Hlaing, justifica la toma del poder por presunto fraude electoral en las elecciones del pasado mes de noviembre en las que la Liga Nacional para la Democracia, partido liderado por el premio Nobel de la Paz y líder demócrata depuesto Aung San Suu Kyi, asombrado, como en 2015.

Suu Kyi, de quien no se ha denunciado desde hace varios días, se encuentra bajo arresto domiciliario en Naipyidó, la capital fundada en 2005 por los militares, y enfrentará un cargo de importación ilegal de equipos telefónicos, punible con un máximo de 3 años. en la cárcel.

.