La Justicia concluye que Torra fue partidista con la pancarta a favor de los presos de Palau



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

Las pancartas en el edificio de la Generalitat que Quim Torra tuvo que retirar tras la decisión del Consejo Electoral.
Las pancartas en el edificio de la Generalitat que Quim Torra tuvo que retirar tras la decisión del Consejo Electoral.Alberto garcia

La Justicia ha condenado al expresidente de la Generalitat, Quim Torra, por negarse a retirar una pancarta a favor de los políticos detenidos presos desde el balcón de la fachada del Palau de la Generalitat. Esa creencia de desobediencia lo obligó a dejar la presidencia. Ahora, la justicia se ha pronunciado sobre el acto de colocar símbolos a favor de la independencia. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) concluyó que Torra actuó «ilegalmente» y con fines «partidistas» al colocar una pancarta exigiendo la libertad de los líderes independentistas condenados por sedición por el proceso. La pancarta los llamó «presos políticos».

Más información

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior coincide así con la entidad Impulso Ciudadano, que interpuso demanda contra Torra por el posicionamiento de la pancarta luego del período electoral de las elecciones generales del 28 de abril de 2019. En el caso, el tribunal indicó que el lema de la pancarta – «Llibertat, política de presos» junto con una cinta amarilla – es contrario a la «neutralidad institucional» que se debe exigir a los edificios oficiales.

Los magistrados concluyen, al resolver este caso administrativo, que la antigua identidad inhabilitada actuó «con fines partidistas». Los «símbolos ideológicos utilizados son compartidos sólo por una parte de los ciudadanos», dice el tribunal, repitiendo así en parte los argumentos ya utilizados para condenar a Torra por un delito de desobediencia. “Los ciudadanos que no se alinean con la opción ideológica que representa la pancarta y la cinta amarilla pueden considerarse legítimamente interesados ​​en esta acción, contrario al principio de objetividad y neutralidad institucional”, abundan ahora.

Torra repitió la acción en mayo de 2019, cuando colgó la misma pancarta, en esa ocasión antes de la convocatoria a las elecciones del Congreso de los Diputados. El tribunal rechaza la acusación de Torra, que se basó en la libertad de expresión. El juzgado responde que podría gozar de este derecho en un «gran formato» (televisiones, redes sociales, Parlamento, etc.), pero no en la fachada de un edificio institucional y emblemático.