La Justicia condena a 131 controladores aéreos en Madrid por el caos aéreo de 2010 y absuelve a César Cabo



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

La Justicia condena a 131 controladores aereos en Madrid por

El caos aéreo de diciembre de 2010 ya ha sido condenado. El Juzgado de lo Penal número 18 de Madrid condenó a 131 controladores aéreos de los aeropuertos de Madrid-Barajas y Torrejón por una huelga secreta, que llevó al gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero a declarar el estado de alarma por primera vez en España por 43 días. Así lo confirmó la sentencia, hecha pública el pasado jueves, en la que la jueza Margarita Valcarce condena a los imputados como responsables de los autores de un delito de abandono del servicio público. Contra la resolución se puede recurrir ante el Tribunal de Madrid.

Los hechos ocurrieron los días 3 y 4 de diciembre de 2010, que fueron unos días de infarto. El plan colectivo de los controladores para protestar contra la reducción de sus condiciones laborales dictada por el Ejecutivo ha provocado la cancelación de 5.000 vuelos, de los cuales 700.000 fueron impactados en el centro del puente. El conflicto se resolvió con estado de alarma y sometiendo las torres y centros de control a protección militar.

Durante el juicio, 119 acusados ​​coincidieron con el fiscal, reconociendo que habían dejado sus trabajos. Tras el acuerdo, seis de los acusados ​​fueron condenados a una multa de siete meses con una tarifa diaria de 150 euros; otros seis, con una multa de siete meses, a razón de 100 euros, y otros seis, con una multa de diez meses, con una tarifa diaria de 100 euros. El resto de los imputados fueron condenados a cinco meses de multa de 100 euros. Dos de los acusados, incluido el exportador sindical mayoritario de la USCA César Cabo, quien era el rostro visible y la voz del grupo en esos días, fueron absueltos. En concreto, Cabo fue absuelto por falta de pruebas en su contra.

Además, el magistrado condenó al imputado a pagar a los perjudicados, solidariamente, junto con el organismo público Enaire (antes Aena) como responsabilidad civil subsidiaria, la cantidad de 13.076.981,62 euros. La sentencia contempla la circunstancia atenuante de dilación indebida. Durante el juicio, el actual portavoz de la USCA, Daniel Zamit, dijo que no se realizó huelga y culpó al entonces gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de «crear un lío» para justificar la militarización del aeropuerto.

Informe de los hechos

A lo largo del pleno, el magistrado concluyó que, en el puente de diciembre de 2010, los controladores aéreos imputados en este proceso, adoptaron un mecanismo de presión laboral: «Consiste en dejar el trabajo en masa, paralizando así el tráfico avión y esto bajo la dirección de los miembros de la junta directiva y delegados sindicales del sindicato USCA ”, explica en la sentencia.

En el acto procesal «119 reconoció haber participado en los hechos contenidos en el auto de procesamiento presentado por el Ministerio Público». La carta del fiscal decía que la junta directiva y los delegados locales del sindicato USCA habían propuesto cómo actuar para presionar a Aena y al gobierno español, acordando que, a partir del turno de tarde del 3 de diciembre, todos o la mayoría de los controladores que están dispuestos a seguir la protesta, firmarán la declaración jurada a que se refiere el artículo 34.4 de la Ley de Seguridad Aérea.

«Entre las 17:00 y las 17:15 (hora local), todos los controladores, en una acción colectiva y concertada con el fin de paralizar la actividad aeronáutica al margen de cualquier negociación colectiva u otro medio legal, presentados ante el jefe de sala dicho documento, redactado con caligrafía propia, en el que cada uno a su manera denunció una disminución significativa de sus capacidades psicofísicas para el desempeño de su función de controlador aéreo. La presentación del formulario requerido, de conformidad con la citada Ley y del protocolo vigente, la gestión de Aena a la sustitución inmediata de dicho titular ”.

119 imputados reconocieron en los tribunales la acción concertada y colectiva de abandono de las obras con el fin de paralizar la actividad aeronáutica. Y aunque el resto no reconoció los hechos, la sentencia distingue entre quién presentó el formulario y quién no. Las declaraciones de los imputados en el pleno fueron negadas claramente con las declaraciones de los distintos testigos que declararon en el pleno, quienes relataron la secuencia de los hechos ocurridos en el puente en diciembre de 2010, tanto en Torrejón como en el aeropuerto Torre de Barajas. , así como con prueba documental, pericial y audiencia de las grabaciones en la corte ”, dice el fallo.