La legislatura realmente comienza ahora



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

La legislatura realmente comienza ahora

El primer gobierno de coalición desde la década de 1930 no tiene ni un año, pero ya comienza a mostrar heridas importantes tras una batalla muy dura e inesperada contra el coronavirus y la crisis económica y social que trajo consigo. . El Ejecutivo del PSOE y Unidos Podemos cierra el año con más frentes internos abiertos y con la sensación, muy extendida entre los ministros, de que comienza ahora una fase completamente diferente, casi una especie de legislatura real después de un año de Emergencia absoluta aquella para la que no hubo tiempo para mucho más que afrontar la crisis y defenderse de los intentos de la oposición de derrocar al gobierno.

Ahora, con los presupuestos aprobados, el presidente parece haber decidido enviar mensajes muy claros de que es el sector socialista el que dirige la política económica. Mientras tanto, Unidos Podemos intentar marcar líneas rojas en reformas clave como las pensiones, un tema muy delicado en Bruselas. 2021 será, por tanto, el primer año real de la coalición, donde sufrirá la prueba de resistencia aún más dura que la de la pandemia: la de sobrevivir a la crisis económica y las complejas decisiones siempre marcadas por la presión de Bruselas.

Mientras se instala en el ámbito político la idea de que el PSOE ya no necesita Unidos Podemos tanto y por tanto también podría forzar la máquina y llegar al límite de una ruptura para gobernar en solitario, dentro del Ejecutivo esta opción nadie lo contempla seriamente, aunque las dificultades que atraviesa la coalición no se ocultan justo después de alcanzar la supuesta estabilidad que le dan los presupuestos.

La tensión es segura y muy fuerte al menos hasta las elecciones catalanas del 14 de febrero, que reconfigurarán el consejo. Tanto es así que en el Ejecutivo se ha instalado la idea de que, políticamente, el 2021 comienza realmente el 15 de febrero. Será entonces cuando las elecciones catalanas abrirán el horizonte a todos los grandes actores, tanto de la mayoría como de la oposición, ya que cada uno de ellos tiene su propia batalla interna en una reunión que abrirá un largo periodo sin elecciones programadas. Estos son algunos de los temas clave con los que comenzará el 2021.

La agenda económica, fuente de tensiones internas. El final del año llega con decisiones fundamentales que han abierto una brecha en la coalición que corre el riesgo evidente de seguir expandiéndose a principios de 2021. La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, que ha obtenido todo el apoyo público y privado del mandatario en el En los últimos días ha acordado con Bruselas una serie de elementos de reforma vitales que quiere implementar a pesar de que no se enmarcan en el pacto PSOE-Gobierno Unificado. En concreto, el de las pensiones, con la propuesta de pasar de 25 a 35 años de trabajo sobre los que se calcula la pensión. Esto reduciría el gasto en aproximadamente un 6%, según los cálculos del Ejecutivo.

Unidos Podemos y los sindicatos rechazan rotundamente esta reforma, pero Calviño y José Luis Escrivá, el ministro de Seguridad Social, están decididos a seguir adelante. Argumentan que se debe ofrecer un horizonte de sostenibilidad en Europa que compense el incremento del gasto en pensiones que produjo el incremento del 0,9% este año y, sobre todo, porque el factor de sostenibilidad establecido por el presidente ya ha sido eliminado definitivamente Mariano. Rajoy y que luego se hackeó él mismo.

Además de las pensiones, está la reforma laboral. Calviño no quiere permitir que se cambien ahora los aspectos más perjudiciales, como se acordó con United We Can. En estas semanas vendrá esa batalla porque los planes sobre el mercado laboral también deben enviarse a la UE. La lucha más inmediata, la del salario mínimo, parece ya resuelta a favor de Calviño, que defiende el congelamiento. Este martes la decisión podría cerrarse en un Consejo de Ministros presidido por Pedro Sánchez, que ya ha cumplido su cuarentena, y que comparecerá más adelante para hacer balance del año.

Unidos ya podemos trasmitir la idea de que este tipo de temas son líneas rojas y no vamos a poder contar con sus votos para una reforma de pensiones como esa, con la que no pudimos seguir adelante. Pero mucho antes de que llegue al Congreso, el plan de reforma tendrá que ser aprobado por el Consejo de Ministros para enviarlo a Bruselas, y la batalla más dura llegará allí, probablemente en febrero.

También hay una división de opiniones en el análisis de datos. En ambos sectores del gobierno existe preocupación por la erosión que ha marcado el último barómetro político de la CEI y otras encuestas. Pero mientras en Unidos Podemos creen que se debe a que el PSOE está empezando a transformar su política económica con reformas impopulares como las pensiones, los socialistas interpretan que el problema, además del desgaste natural de un año pandémico muy duro, viene de esas divisiones que empiezan a aclararse. “Este es un gobierno de coalición muy desequilibrado, porque el pequeño socio manda muy poco y tiene que reaccionar exageradamente para que parezca lo contrario. Deben reclamar los resultados. Estamos subiendo las pensiones, hemos subido el salario mínimo un 30% en dos años, y parecerá que estamos retrocediendo ”, subraya la parte socialista.

Unidos Podemos presionar al PSOE para que no se convierta en el centro de la política económica y advierte de esas encuestas que empiezan a reflejar usura Incluso dentro del PSOE hay muchas dudas sobre reformas polémicas que pueden alienarlo de su electorado , como las pensiones, pero Calviño y Escrivá cuentan con el apoyo de Sánchez de momento porque la gran prioridad ahora es gestionar la economía con el apoyo y la orientación de Europa.

Cómo gastar 27.000 millones de euros para cambiar la economía. Es el gran desafío del gobierno para todo el año. La máquina ya se ha puesto en funcionamiento con un decreto que modifica todos los trámites administrativos para agilizar los trámites. El equipo económico de Sánchez, con Calviño, María Jesús Montero, ministra de Hacienda, y Manuel de la Rocha, titular de la oficina económica de La Moncloa, será fundamental, pero el mayor peso recaerá sobre los distintos ministerios.

Los líderes autónomos y corporativos transmiten muchas dudas sobre la operación. Sánchez juega con su credibilidad en el reto de conseguir que este gran fondo europeo se gaste bien, con verdaderos proyectos de modernización. No se habla mucho en el debate político, pero es el tema que más tiempo lleva a los ministerios. Unidos Podemos tener una participación estratégica a través de sus ministerios y de Nacho Álvarez, el hombre clave de Pablo Iglesias en temas económicos, pero el lado socialista tiene el mayor peso. Es, con la vacunación, el principal proyecto del ejecutivo para salir de la destrucción económica provocada por el virus.

Leer después de los presupuestos. En teoría, el Parlamento es en enero. La realidad es que no sucederá. Una vez aprobados los presupuestos, el gobierno tiene un horizonte legislativo ocupado, aunque la coalición ha tenido prisa por aprobar dos hitos clave en su agenda: las leyes de eutanasia y la educación. La primera ley que empieza a funcionar ahora es la del cambio climático. En el mismo mes se abordarán otros temas como la cadena alimentaria o la protección de la infancia. Y también está la comisión de investigación sobre Operación Cocina, que marcará un fuerte enfrentamiento con el PP.

Otras reformas importantes son la del Poder Judicial -de momento en su versión suave, que impedirá que el Consejo continúe nombrando jueces hasta la renovación de su mandato, que ha expirado hace dos años- que es con la que el PSOE y el PÁGINAS. Tras la negativa de Bruselas a intentar reducir la mayoría necesaria para renovarlo, Sánchez decidió poner a prueba de lleno el pacto con el PP. Pero este problema no se ha solucionado y volverá con fuerza tras los culés.

Las elecciones catalanas cambian el consejo. El 14 de febrero se examinan todos los partidos. No sólo el independentismo, que dilucida su gran batalla final por la hegemonía, sino también la coalición: es un gran caso de prueba tanto para el PSC como sobre todo para United We Can, que lo está jugando con los municipios tras la final. fiascos en Galicia y País Vasco, pero también la derecha. La batalla entre PP, Vox y Ciudadanos marcará la oposición en los próximos meses y el éxito o fracaso de la estrategia de Pablo Casado para lanzar el ataque contra Vox tras la moción de censura de Santiago Abascal.

La crisis del rey emérito. Más allá de que este asunto seguirá dividiendo al gobierno, como se ve en las reacciones al mensaje del Rey en Navidad, lo que más preocupa al Ejecutivo, o al menos al lado socialista, que defiende la Monarquía, es que el escándalo que este año tendrán avances judiciales que siguen deteriorando la imagen de la institución. También será el año clave para descubrir hasta dónde ha llegado la peor crisis de la monarquía desde la reanudación de la democracia.

Tras un 2020 terrible, llega un 2021 decisivo, en el que se reequilibran las fuerzas y comienza el plazo real. Nadie sabe cuánto durará, pero no será fácil.