La lucha contra la corrupción apunta a los «niveles más altos» de BBVA por las irregularidades del ‘caso Villarejo’



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

Sede de BBVA en Madrid.
Sede de BBVA en Madrid.

La Fiscalía Anticorrupción, en carta presentada al juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón solicitando una prórroga de la investigación por las irregularidades en la contratación por parte de BBVA del comisario retirado José Manuel Villarejo por al menos otros seis meses, acusa contra la actual gestión financiera, a la que acusa de falta de cooperación en las investigaciones.

En la misiva, los fiscales Miguel Serrano y Alejandro Cabaleiro solicitan al magistrado que lleve a cabo nuevos trámites, entre ellos, que se tome una nueva declaración del expresidente de BBVA Francisco González en ese caso por un nuevo delito, el de administración injusta, por el presunto uso de recursos bancarios para mejorar una finca que estaba a punto de comprar en forma privada; y que se cita como imputado al director de comunicaciones, Pablo García Tobin. El juez acordó extender la investigación hasta el próximo 29 de enero de 2022 «dada la complejidad de los hechos investigados» y la necesidad de realizar numerosos procesos.

El escrito subraya que «las grabaciones obtenidas a raíz de los rumores y registros, en particular las de la casa de José Manuel Villarejo, muestran que Julio Corrochano [antiguo comisario de policía amigo de Villarejo y que era el responsable de seguridad del BBVA] Fueron estos problemas [la contratación de las empresas del policía] con ‘el jefe’, la única persona que puede contestar esto es el expresidente de la entidad Francisco González ”. Y luego agrega que «lo anterior coloca las irregularidades en las más altas exigencias de los ejecutivos del banco, ejecutivos que, por su parte, permanecen en su estado actual y son quienes orientan la posición procesal de ‘colaboración’ de la institución».

Más información

La Anticorrupción señala que la supuesta colaboración que BBVA afirma brindar en la investigación no es real. Los fiscales admiten que la condición de la entidad como persona jurídica investigada «impide que se le exija la presentación de datos, pues está protegida por su derecho de defensa», pero también destaca que en todos los escritos presentados por sus abogados «afirma su disponibilidad para colaborar que (…) es, si no del todo incierta, pero sesgada e interesada ”.

La «inconcebible» pérdida de documentos por parte de BBVA

En este sentido, el Ministerio Público subraya que en la documentación que ha entregado el banco a petición del juez, faltan archivos y, en otros, los metadatos informáticos necesarios para «llevar a cabo la trazabilidad desde la creación del expediente hasta la actualidad «, lo que impide saber qué personas estaban autorizadas para acceder a él o si ha habido una cancelación de alguien. La Fiscalía considera» simplemente inconcebible que una entidad como BBVA recurra a la pérdida de documentos que, sin duda alguna, deberían ser en su poder, tanto física como electrónicamente «.

La Fiscal también solicita que Francisco González, ya imputado en el proceso, sea llamado a declarar nuevamente, en este caso como presunto autor de un nuevo delito, el de administración injusta. Anticorrupción cree que la investigación reveló el uso de un “recurso de la entidad para uso personal únicamente. En concreto, el uso de un recurso para evaluar la adquisición de un inmueble a título privado ”, afirma sin mayores aclaraciones.

Esta sospecha surge tras el informe legal elaborado por PwC para BBVA reveló la existencia de una serie de órdenes bancarias Investigar a los propietarios de varias fincas en las que González estaría personalmente interesado. En concreto, fincas en El Escorial (Madrid) y Mallorca.

Carga al administrador de comunicaciones

Anticorrupción también pidió al juez que «cite a Pablo García Tobin, como director de comunicación de BBVA, para que declare como sospechoso». La Fiscal cree que este director de la entidad participó en la creación de un documento de Google Drive (almacenamiento en la nube) en el que se incorporó la información principal de este caso judicial, según Inés Díaz Ochagavía, número dos Julio Corrochano, jefe de seguridad y enlace con Villarejo.

La carta también indica que García Tobin tuvo una “participación activa en la llamada ‘recolección de pruebas’ y, dada su posición, se evidencia un trato cercano al expresidente de la institución”, Francisco González. Los fiscales creen que el jefe de comunicación está ligado a los hechos y puede aclarar cuál fue el «procedimiento de búsqueda de información» y «determinar quién lo conoció».

También indican que García Tobin puede averiguar a quién se le ha reportado la información contenida en Google Drive «y si ha habido un intento de encubrir la participación de un ejecutivo o gerente de la entidad». Finalmente, señalan que tras la declaración de Inés Díaz “y cuánto aportó la defensa de BBVA, hay una clara contradicción que hay que resolver y, si no podemos tener los metadatos, si al menos debemos poder dar Pablo la oportunidad de García Tobin de ofrecer su versión con todas las garantías procesales ”.

El juez García-Castellón investiga en pieza separada número 9 de la Caso tándem, la macrosíntesis abierta para investigar las presuntas actividades ilícitas de Villarejo, labor realizada por el comisionado de BBVA entre 2004 y 2017. Las investigaciones han revelado, hasta el momento, un total de 18 órdenes, algunas sin contrato escrito, por las cuales el El comisario se embolsó un total de 10,3 millones de euros. En esta pieza se imputan 19 personas, entre ellas el propio Villarejo, el expresidente Francisco González y otros directivos de la entidad, además de BBVA como persona jurídica. Entre las víctimas de este espionaje ilegal se encuentran periodistas, empresarios y políticos.