La negativa de las empresas a asumir mayores costes retrasa el despliegue del teletrabajo



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

La nueva ley de teletrabajo Este mes de mayo cumple siete meses de vigencia y hasta el momento han sido pocos los acuerdos o arreglos corporativos que hayan trascendido para estabilizar este tipo de jornada laboral más allá de la emergencia pandémica. Algunas empresas manifiestan su preocupación, cuando no se niegan, a entablar negociaciones al respecto, ante la perspectiva de que la compensación de los gastos derivados de la operación remota aumentará su costes laborales Permanentemente.

Parálisis del La negociación colectiva entre empresarios y sindicatos tras la crisis del COVID ni siquiera ayuda a desbloquear este frente. Y hay malestar en una parte de la población que puede y quiere teletrabajar, pero no puede comunicarse con sus jefes para acordar un equipo adecuado, un mínimo de días a la semana o bonificaciones compensatorias; entre otros. Actualmente, según los últimos datos de la EPA, el 11,1% de los trabajadores hacen ejercicio de forma remota durante más de la mitad de la semana. Lo que llega a ser alrededor de 2,1 millones de personas en todo el país.

La ley de trabajo a distancia aprobada en septiembre de 2020 y que entró en vigor el 13 de octubre dejó gran parte de su empleo al convenio colectivo. Ya sea a través de acuerdos de la industria o mediante acuerdos individuales entre el empleado y la gerencia. Bueno, el estándar deja los detalles en un archivo. equipo mínimo que la empresa debe proporcionar (como la computadora, monitor, teclado, teléfono móvil, etc.) o cualquier bonificaciones compensatorias para gastos relacionados (wifi, agua, luz, etc.) a discreción del acuerdo entre las partes.

Hasta el momento, los principales acuerdos que han acordado empresarios y sindicatos han sido las cajas de ahorros, el sector bancario y los grandes almacenes. Otros, como el acuerdo de química, está a punto de cerrarse y ya se ha acordado la sección de trabajo remoto. Y, como parte del contrato corporativo, empresas como Iberdrola, Allianz Y AXA También lograron ponerse de acuerdo sobre sus términos al respecto. El último acuerdo que ha surgido al respecto es el de La corte inglesa, cuyos empleados de la división financiera ganarán hasta 23 € al mes si teletrabajan a tiempo completo.

Las empresas no quieren gastar más

Los empresarios y sindicatos negocian pocos convenios y si no negocian convenios no pueden incorporar la cláusula de teletrabajo. Entre enero y marzo de este año se registraron 62 convenios, mientras que en el mismo período de 2019 la cifra ascendió a 112. El principal sospechoso, según las plantas, proviene de empresas y no es tanto por el teletrabajo, sino por pactar. nuevos aumentos salariales en virtud del acuerdo. Temeroso de poder reducir los costes laborales de forma permanente. «Es difícil, con la situación económica actual, que en algunos ámbitos sectoriales queramos tratar de un nuevo convenio», reconoce el secretario de acción sindical de la CCOO de Catalunya. Marcador de posición de Cristina Torre.

Y si las empresas se resisten a pagar, los sindicatos prefieren esperar antes de entrar en batallas donde se esperan pocos frutos. Este temor a incrementar el costo de la mano de obra se extiende, en términos de teletrabajo, a los montos para compensar gastos. Los acuerdos alcanzados hasta la fecha sobre esto varían según el sector, desde 25 euros bruto por mes de los grandes almacenes a 55 euros del sector bancario.

En algunas empresas esta necesidad es fruto de conflictos laborales, como es el caso de Mediapro. Uno de los diversos motivos de la huelga convocada por la CNT para los dos últimos días de LaLiga (22 y 23 de mayo) es por las cantidades entre 10 y 50 euros mensuales, dependiendo de los días de teletrabajo, que la empresa ha ofertado. al momento a los trabajadores. Cantidades que la planta cree que deberían ser mayores.

Regreso forzado a la oficina

En otras empresas, los gerentes prefieren acelerar retorno total a la oficina antes de pagar una tarifa por teletrabajo. Este es el caso del call center de Ilunion, que, según informó la CSIF, suspendió la práctica remota para ahorrar electricidad y los gastos de internet que exige la ley y ordenó el regreso a los cubículos. Pues bien, la ley de trabajo a distancia establece que este se implementará solo en el caso de que exista un acuerdo entre la empresa y el trabajador. Es decir, ni la empresa puede imponerlo unilateralmente, ni el empleado puede solicitarlo sin que la empresa no lo quiera.

Noticias relacionadas

Y ese poder de veto lo utilizan algunas empresas. “Nos encontramos con empresas que prefieren gastar más en medidas de seguridad contra covids y reincorporar a los trabajadores en la oficina que aceptar una indemnización por teletrabajo que se mantiene indefinidamente”, explica el secretario de política sindical de UGT de Catalunya. Núria Gilgado.

El viaje del teletrabajo no será el mismo para las pequeñas empresas que para las grandes. Al menos esto se desprende de las conclusiones de un reciente informe elaborado por la consultora Ipsos y Vodafone. De acuerdo con esto, solo el 18% de las microempresas continuarán teletrabajando una vez que la pandemia termine. Por su parte, el porcentaje de pymes que continuará con él llegará al 36%, ya que se eleva sustancialmente al 51% en el caso de las grandes empresas.

.