La OCDE pide «un esfuerzo especial» para evitar la politización del CGPJ



La actualidad en Alicantur Noticias

Actualizado

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ayer en comparecencia en el Senado.
El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ayer en comparecencia en el Senado.

Al coro europeo que advierte de los riesgos que corre España el poder judicial se ha unido a la OCDE. El último informe del Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo, centrada en las proyecciones económicas para España, se reserva un espacio para diagnosticar la situación que atraviesa el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y señalar los peligros que ello conlleva.

El informe destaca que la composición del Consejo y la forma en que se eligen sus miembros ha sido objeto de continuo debate, por su influencia en el grado de independencia de los poderes que lo eligen.

Se hace eco de las dos reformas impulsadas por los partidos que apoyan al gobierno, PSOE y Podemos, para forzar el lanzamiento de la renovación del CGPJ. La primera, rebajar la mayoría parlamentaria de tres quintos para elegir a los miembros del Consejo. El segundo limita drásticamente sus funciones mientras, como ahora, está en el cargo debido a la imposibilidad del legislador de renovarlo dentro del plazo legal.

La OCDE explica que la primera reforma ha sido definitivamente abandonada, pero no tanto por la convicción del gobierno español, sino como consecuencia de las señales de preocupación nacional e internacional sobre los efectos que podría tener sobre la independencia del Consejo.

La segunda reforma, que aún se encontraba en proceso de redacción legislativa en el momento de la preparación del informe, ya ha entrado en vigor. Según la OCDE, se debe hacer un esfuerzo especial para garantizar que, dadas las grandes repercusiones públicas y la fuerte tensión política en torno a las reformas, el Consejo siga siendo percibido como completamente independiente de la politización.

Dada su naturaleza, la OCDE ve el tema desde un punto de vista económico y centra sus preocupaciones en el posible crecimiento de la corrupción que podría afectar la economía. Un requisito previo para prevenir la corrupción es garantizar la imparcialidad e independencia del Consejo encargado de dirigir el poder judicial, dice. Si el órgano de gobierno de los jueces, continúa, sufre una pérdida de credibilidad por parte de ciudadanos y jueces, podría tener un impacto negativo en la prevención de la corrupción en España y comprometer la percepción de independencia de los jueces. .

La OCDE -en la que participan 38 países- cierra el apartado dedicado a la justicia afirmando que se debe garantizar, promover y proteger en todo momento la independencia del poder judicial del poder político para continuar con eficacia la lucha contra la corrupción en España.

En su referencia al plan ya abandonado de rebajar la mayoría para renovar el Consejo, la OCDE recuerda que fue el propio gobierno español quien apoyó antes de la Comisión Europea que la actual mayoría de tres quintos garantiza la convergencia de diversas fuerzas políticas e impide la elección de un CGPJ que responda a mayorías puntuales y temporales, fortaleciendo su independencia del poder político.

La Comisión Europea fue la voz principal del coro de justicieros sobre este tema y su presión fue lo que llevó al abandono de la reforma mayor. El informe de la OCDE coincide con el diagnóstico anual de la Comisión sobre el estado de la justicia en la Unión. Estos hechos confirman la importancia de asegurar que el CGPJ no sea percibido como una institución expuesta a influencias políticas, reza el apartado referente a España.

Desde el Consejo europeo También se hizo una recomendación sobre cómo deberían elegirse los consejos judiciales: no menos de la mitad de los miembros deberían ser jueces seleccionados por sus homólogos.

Refiriéndose a Comisión de Venecia, órgano asesor del Consejo de Europa integrado por expertos constitucionales y en el que participan 61 países, ya ha aclarado la importancia de las especialidades cualificadas. La Comisión de Venecia ha recomendado repetidamente que los miembros de un consejo de la judicatura elegidos por un parlamento sean elegidos por mayoría cualificada.

Finalmente, el griego, organismo del Consejo de Europa centrado en la lucha contra la corrupción, insistió en una recomendación más sencilla: las autoridades políticas no deben participar, en ningún momento, en el proceso de selección del giro judicial.

.