La pandemia amplía la brecha entre los autónomos y las pensiones pagadas



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Varias personas esperan ser atendidas este jueves frente a un café en Málaga.
Varias personas esperan ser atendidas este jueves frente a un café en Málaga.Jorge Zapata / EFE

El impacto que está provocando el coronavirus en el colectivo de autónomos no se limita a las caídas de facturación que están sufriendo la mayoría de ellos durante los 10 meses de la pandemia: un millón dijo haber sufrido pérdidas de hasta 30.000 euros un año antes – pero esta situación provoca un problema de largo plazo que también compromete la situación: la reducción de las pensiones. El Sindicato de Profesionales y Autónomos (UPTA) denuncia que la brecha que se está abriendo entre este colectivo y el de los asalariados se ensancha a causa del virus: mientras que la pensión media de los asalariados era en enero de 2021 de 1.129 euros, que de los autónomos alcanza sólo los 709 euros mensuales, un 37% menos.

“Es fundamental impulsar un sistema adicional al que ya tenemos. El modelo de cotización basado en la renta real no será suficiente, será necesario activar un método de incentivos fiscales para motivar a los autónomos a realizar cotizaciones voluntarias en sus bases de cotización al final del ejercicio fiscal, pudiendo así integrar sus aportes para la RETA y mejorar sustancialmente las futuras pensiones ”, asegura Eduardo Abad, presidente de la UPTA.

En cuanto a la variación en el cálculo de las pensiones y su crecimiento anual, UPTA también advierte de las considerables diferencias que se están generando entre los dos grupos de trabajadores. De los 3.256.740 afiliados medios que totalizó el Régimen de Autónomos (RETA) en diciembre de 2020 (14.668 menos que el mes anterior), 1.312.280 percibirán una pensión de 788 euros, 42 euros más que el año pasado. Si se compara con las cifras de asalariados, los que tengan el mayor beneficio recibirán 1.328 €, lo que representa un incremento de 540 €. Es decir, ambos crecen pero a un ritmo muy diferente.

Contribuciones complementarias

UPTA insta al Ministerio de Inclusión y Seguridad Social a cambiar el campo de estimación de las pensiones para los autónomos, argumentando que más del 25% de los trabajadores consultados por la organización estarían dispuestos a realizar aportes adicionales a sus cotizaciones para ello, aumentar sus bases de contribución basadas en su capacidad para ahorrar. Además, también recuerda que, en general, en el transcurso de 2020 más de 7.000 autónomos dejaron de recibir una prestación contributiva o una pensión de la seguridad social, lo que equivale a 1.970.727 del total de prestaciones pagadas.

El departamento que dirige José Luis Escrivá lleva planificando desde hace tiempo un nuevo modelo de aportación real a la renta de los autónomos, para que este modelo se adapte más a la realidad cambiante de los autónomos. «Haremos un esquema progresivo en el tiempo para evitar que los desequilibrios no generen problemas de gestión administrativa para nadie», dijo el ministro en enero. También aclaró que la utilización de este nuevo modelo -que afectaría también al cálculo de las pensiones, pero en este caso serían los propios trabajadores quienes podrían intervenir directamente- no estará disponible «para la mayoría de los autónomos» en un plazo de tiempo.