La pandemia desencadena el primer repunte mundial del trabajo infantil en dos décadas



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

La crisis económica provocada por la pandemia está provocando millones de niños el mundo entero se ve obligado a abandonar la escuela e ir a trabajar. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Unicef publicó un informe este jueves advirtiendo del primer rebote de la trabajo infantil durante las dos últimas décadas. Según sus números, 8,9 millones de menores los adultos de todo el mundo se verán obligados a renunciar a su infancia durante todo el año e ir a trabajar para contribuir a los ingresos familiares. Y se unirán al 160 millones de niños ya eran una hormiga en la economía mundial.

Una imagen típica de la posguerra española es el día a día de 10% de los niños del mundo, quien, arrastrado por la pobreza, tiene que ceder su escritorio por un trabajo remunerado. La mitad de ellos realiza trabajos peligrosos que comprometen directamente su integridad física y / o estabilidad mental. «El progreso global en la lucha contra el trabajo infantil se ha detenido por primera vez desde que comenzamos a producir estimaciones globales hace dos décadas», advierten la OIT y UNICEF en su informe.

«Si no se toman medidas de mitigación urgentes, la crisis del COVID-19 probablemente llevará a muchos más millones de niños al trabajo infantil», insisten desde estos organismos internacionales. Especialmente preocupante es la situación en los estados del África subsahariana, donde el aumento del trabajo infantil no es provocado por el virus y desde 2012, cuando España todavía estaba en crisis financiera, este flagelo ha ido en aumento. “Actualmente, hay más niños en situaciones de trabajo infantil en Africa Sub-sahariana que en el resto del mundo ”, advierte el informe publicado este jueves.

Pobreza local, responsabilidad global

El trabajo infantil se concentra eminentemente en zonas rurales, hasta el punto que tres de cada cuatro menores los empleados viven en una zona no urbana. Esto se debe al hecho de que la mayoría de los niños que trabajan se dedican a la agricultura, especialmente los de edad avanzada. 5 y 11 años. La pobreza familiar es el principal empleador de estos niños, ya que son los propios padres quienes los sacan de la escuela porque necesitan manos extra para llegar a fin de mes.

Sin embargo, la OIT y UNICEF también enfatizan el gran multinacionales e invocar su responsabilidad de garantizar los derechos humanos mínimos en toda su cadena de producción. “Particularmente relevantes son las micro y pequeñas empresas que operan en los niveles más bajos de las cadenas de suministro, donde los riesgos de trabajo infantil y la violación de otros derechos humanos son a menudo más pronunciados”, dicen las organizaciones.

Noticias relacionadas

El informe también advierte que aún está en sus manos revertir este incipiente repunte del trabajo infantil. Para ello, se insta a extender, al menos mientras dure la emergencia sanitaria, las medidas de protección social dirigidas a las familias para paliar la pobreza. Especialmente en entornos rurales y teniendo en cuenta sus particularidades. Otra recomendación, de carácter más estructural, es hacer obligatoria y efectiva la inscripción de cada nacimiento, a fin de que la administración de turno pueda garantizar el respeto a sus derechos y el acceso a la educación.

Y, en particular a los estados de economías industrializadas y organizaciones económicas internacionales, la OIT y UNICEF instan a promover el «alivio de la deuda», que debe extenderse y reestructurarse la deuda en países que ya están muy endeudados, para que el gasto social no se desvíe por aumento de los pagos del servicio de la deuda & rdquor ;.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *