La pandemia vuelve a sacudir a la NBA



La actualidad en Alicantur Noticias

Tatum y Butler, jugaron en Miami-Boston el 6 de enero.
Tatum y Butler, jugaron en Miami-Boston el 6 de enero.Marta Lavandier / AP

La pandemia, el aumento de casos de coronavirus y los protocolos sanitarios que aplica la NBA para prevenir infecciones están trastocando el normal desarrollo de la competición. Las incidencias son constantes y en las dos últimas jornadas se han suspendido tres partidos. Los últimos fueron los que enfrentaron a Nueva Orleans y Dallas este lunes, y este martes a Boston y Chicago. Se suman al suspendido el domingo entre Miami y Boston. El equipo de Florida solo tuvo siete jugadores para ese juego, uno menos que el mínimo requerido para jugar. Los Celtics también estaban empobrecidos, con solo ocho tropas.

Los efectos del aplazamiento del partido llevaron a una reunión entre la NBA y el sindicato de baloncesto el lunes para estudiar «cambios en los protocolos de salud y seguridad». Fuentes de la Liga explicaron que este tipo de problemas ya estaban previstos y que no hay planes para detener la competición.

El domingo, Dallas tuvo que suspender el entrenamiento cuando se supo que su poderoso delantero alemán Maxi Kleber había dado positivo por COVID-19. El jueves el equipo tejano ya había tenido que marcharse en Denver, tras ganar el partido en la prórroga (117-124), tres jugadores, Josh Richardson, Finney-Smith y Brunson, siguiendo los protocolos de salud.

No hay suficientes jugadores

Los incidentes también afectaron a los Sixers. Su guardia, Seth Curry, se enteró de que dio positivo mientras veía el partido contra Brooklyn desde el banco. Tras el primer cuarto quedó aislado del equipo. Era el 7 de enero. Dos días después, los Sixers solo pudieron fichar a ocho jugadores y solo utilizaron siete porque uno de ellos, Mike Scoth, sufrió molestias en el partido que perdieron ante Denver (115-103). Los Nuggets ni siquiera pudieron poner en cuarentena al delantero Michael Porter Jr.

Ese mismo día, Bradley Beal, la estrella de los Washington Wizards, mientras participaba en los ejercicios de calentamiento antes del partido contra Miami, fue informado que no podía jugar porque tenía que seguir un protocolo médico luego de estar en contacto con Jayson Tatum, de los Celtics. también inmerso en el protocolo. Jonas Valanciunas, el pívot lituano de los Memphis Grizzlies, solo pudo jugar la mitad del partido del viernes contra Brooklyn. Fue entonces cuando se le informó que tenía que ponerse en cuarentena.

El primer juego pospuesto esta temporada por covid-19 fue el que enfrentó a Oklahoma City y Houston el 23 de diciembre. Los Rockets no tenían un mínimo de ocho jugadores ese día. Tres tuvieron que pasar nuevas pruebas, cuatro fueron puestos en cuarentena, James Harden no estuvo disponible porque no cumplió con los protocolos y otro resultó herido.

Hasta el viernes, al menos 12 de los 30 equipos de la liga tenían al menos un jugador sujeto a los protocolos de salud de la NBA.

Varias estrellas han perdido juegos desde el comienzo de la temporada debido a circunstancias relacionadas con COVID-19, incluidos James Harden, John Wall, DeMarcus Cousins, Kevin Durant, Jayson Tatum, Jaylen Brown y Bradley Beal. De acuerdo con las reglas establecidas por la NBA, los jugadores que estén en contacto cercano con un positivo deben permanecer en cuarentena durante siete días y continuar dando negativo antes de reincorporarse al equipo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *