La planta de As Pontes recolecta carbón ante la amenaza de una crisis energética



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

La planta de As Pontes recolecta carbon ante la amenaza

Este jueves ha descargado en el puerto de Ferrol, por primera vez en dos años, un barco con 20.000 toneladas de carbón destinado a la producción de energía en la central térmica de Endesa en As Pontes (A Coruña). El suministro se produce en un momento en el que Endesa se encuentra inmersa en el proceso de solicitud del cierre de la planta. Y aunque todo indica que tendrá la autorización para hacerlo, dado que está dando los pasos que exige la normativa, lo cierto es que de momento aún no la tiene.

La descarga de este jueves no implica la combustión inmediata del carbón en la central de As Pontes, sino únicamente el almacenamiento en caso de que el responsable del sistema solicite la puesta en marcha de la central térmica. Endesa forma parte del sistema regulado y acepta la forma de pago por coacción, lo que significa que debe tener disponible la planta para que, si así se solicita, se pueda poner en funcionamiento de forma inmediata. Por ahora, el operador ha advertido que debido a la subida de los precios de la electricidad y las tensiones en el mercado del gas, es probable que este invierno sea necesario.

Desde la primavera de 2019, a pesar de no estar cerrada, la planta está prácticamente paralizada por el aumento del coste pagado por la emisión de CO2. Sin embargo, fuentes de la empresa señalan que la llegada del carbón no supone la reactivación de la fábrica ya que sigue activa y aún cuenta con 40.000 toneladas. El pasado mes de julio fue la última vez que fue necesario lanzarlo. Pero ya en el invierno anterior había quemado carbón para hacer frente a la alta demanda de energía resultante de la tormenta Filomena.

La concejala de Industria de As Pontes, Ana Peña, miembro de la mesa de transición, en la que también están representados el Ministerio, la Xunta de Galicia, la empresa y los sindicatos, argumenta que si todavía se quema carbón en As Pontes será en de manera oportuna y que esto no impedirá el procedimiento de cierre que es un duro golpe para la región.

La compañía inició la descarbonización hace dos años de forma inesperada tras invertir 270 millones de euros en obras que ya estaba en marcha con el objetivo de continuar su negocio hasta 2050. Obligado por el empuje europeo para reducir las emisiones de carbono y por la subida del precio del CO2 lo que significó que los costos se dispararían, aceleró el proceso y anunció el cierre.

La propuesta planteada en la mesa de transición por el Ayuntamiento de As Pontes de apostar por la producción de electricidad con biocombustibles es inútil. Endesa no consideró viable la propuesta.

El mayor coste laboral para el desmantelamiento de la planta fue para los puestos indirectos, sustancialmente la flota de 150 camiones empleada mediante contrato anunciado cada cuatro años y por lo que la empresa Torres, grupo que cesó con el fin, se adjudicó la actividad. . La empresa no despidió a sus empleados, sino que los trasladó a otras fábricas y ahora está considerando su regreso si es necesario.

“Estamos hipotecados. Tres o cuatro meses antes de anunciar el cierre, nos ordenaron renovar los vehículos para que fueran menos contaminantes, diciéndonos que Endesa operaría al menos hasta 2040-2045 y hay compañeros en una situación desesperada ”, denuncia el presidente de la Asociación de Transportistas de Carbón y Consejero de la Federación Gallega de Transportes, Cholo Bouzas. El portavoz arremete contra la actuación de las Administraciones «y las violaciones y medias verdades de Endesa».

Ni siquiera el carbón que se descargará este jueves supone un trabajo para este colectivo. “Lo que viene ahora y está programado para quemar el próximo mes sería un día laborable para nosotros”, dice Bouzas. Y advierte que todavía están «esperando la ayuda de Europa que nos prometieron» y corrige la calificación de «transición justa» acuñada por el gobierno. «No podría haber sido más injusto», señala.

La empresa precisa que no se responsabiliza de la renovación de la flota de transporte y asegura que una vez autorizado el cierre, se iniciará un proceso de predesmantelamiento para dar un margen a los auxiliares «porque luego quedarán en paro. Entonces vendrá el cierre definitivo ”.