La política institucional resiste la entrada de jóvenes



El periódico digital de Alicantur Noticias

La politica institucional resiste la entrada de jovenes

La participación de los jóvenes sigue siendo una cuenta destacada en la política institucional. Los ciudadanos de entre 18 y 40 años representan algo más de un tercio de la población, pero ocupan solo el 17% de los escaños en el Congreso y el 10% de los del Senado, según el estudio publicado este jueves por el Nuovo Osservatorio. Liderazgo del gabinete BeBartlet. El informe analiza un total de 5.962 perfiles, de los que concluye que 492 corresponden a políticos de ese grupo de edad. Según Nacho Corredor, codirector del proyecto, con el informe pretenden hacer un «ejercicio de reivindicación» de una generación: «Después del 15-M hubo un gran debate sobre el papel de los jóvenes en la sociedad y que tuvo consecuencias». , y nos pareció interesante una década después de tener una radiografía de esos políticos que ya nacieron en una democracia ”. Los datos reflejan que el Congreso actual tiene menos jóvenes que la legislatura justo después del 15-M. Entonces eran 26% y ahora son 17%.

El politólogo Pablo Simón apunta al envejecimiento de los nuevos partidos como el principal motivo, a pesar de que su edad media sigue siendo inferior a la de los demás. «Hay un impulso inicial que significa que los nuevos líderes tienden a ser jóvenes, pero a medida que pasa el tiempo, la edad aumenta naturalmente a medida que se repiten en los puestos», razona. Pablo Iglesias, por ejemplo, habría sido considerado dentro de esta categoría cuando ingresó a la política, pero ya no en su etapa de vicepresidente. La promoción interna se basa en redes fiables que llevan tiempo. Por tanto, el sesgo de edad se da en casi todas las organizaciones, pero Simón cree que la situación en España es mejor que en los países vecinos: «Las democracias más jóvenes suelen tener líderes más jóvenes». Y, más allá de lo descriptivo, concluye, sustancialmente esa generación trajo y mantuvo los problemas de los jóvenes en el debate.

Desde los partidos clásicos, los jóvenes perciben un rejuvenecimiento entre sus pares, sobre todo tras la renovación de sus principales dirigentes. En el caso del PSOE, el aumento de escaños a expensas de otras fuerzas ha facilitado en parte la entrada de muchos de ellos. Omar Anguita, secretario general de las Juventudes Socialistas y uno de los diputados más jóvenes de su formación, cree que ha dado un salto cuantitativo muy alto en esta legislatura, y que el impulso juvenil del 15-M se está manifestando, sobre todo, en sus propuestas, disturbios. Incluso Beatriz Fanjul, presidenta de las Nuevas Generaciones del PP y diputada, cree que el hecho de que Pablo Casado provenga de esta rama juvenil ha hecho que su sensibilidad por el tema sea mayor que antes en el partido: «Nunca antes. Tuvimos muchos jóvenes parlamentarios «.

Sin embargo, la brecha generacional se está ampliando en la Cámara Alta, donde solo 26 de los 264 senadores tienen 40 años o menos. De estos, solo el 36,4% son mujeres. Para Simón no hay duda: «El sistema electoral del Senado es muy mayoritario, y sabemos que la representación de mujeres y jóvenes siempre es mayor en los sistemas proporcionales con listas cerradas porque suelen ocupar puestos más bajos en las listas». . Anguita está de acuerdo. “El método de elección del Senado es el mejor Desventaja, pero no me atrevería a decir cómo se puede mejorar, tengo muchas dudas ”, reconoce.

A excepción de esta Cámara, las radiografías de políticos más jóvenes indican que hay más igualdad en las nuevas generaciones que en las anteriores, y en algunos casos la representación de mujeres supera a la de hombres. A nivel estatal, el estudio muestra que las mujeres ocupan el 48,4% de los puestos dentro de su grupo de edad y, a nivel europeo, el 46,1%. Nacho Corredor señala que, dentro del gobierno, tres de los cuatro ministros que entran en ese grupo de edad son mujeres. A nivel regional y local, los porcentajes son aún más favorables: las mujeres alcanzan el 55,2% en el primero y el 53,3% en el segundo. Sin embargo, a nivel municipal, el informe solo recoge datos de las capitales de provincia y municipios con al menos 150.000 habitantes.

La formación de los nuevos políticos, en cambio, sigue los pasos de sus predecesores. Más del 80% tienen estudios superiores, frente al 47% que representan en el conjunto de la población, y suelen proceder de las mismas carreras. Uno de cada cinco estudió derecho, seguido de ciencias políticas y economía empresarial, respectivamente, entre los partidos de izquierda y derecha. Lo social, por tanto, prevalece sobre cualquier otro, y hasta un 20% se involucra en activismo y proyectos de voluntariado fuera de la política institucional.

En los temas que enfrentan desde sus cargos de responsabilidad, se percibe una distribución más o menos igualitaria de casi todos, con excepción de Defensa, Interior, Justicia y Menores, donde su presencia es significativamente menor. Corredor lo agradece, pues considera que no han quedado relegados a temas exclusivamente relacionados con los jóvenes. Respecto a estos últimos, como el acceso a la vivienda o al mercado laboral, Lucía Muñoz, la integrante más joven de Unidos Podemos, lo tiene claro: «Hasta que entraron los jóvenes, nuestros problemas no eran la prioridad. Los de nadie». Todos tienen el mismo efecto: aún queda mucho por hacer.