La Posada de la Sillería, una casa del siglo XVII reconvertida en hotel de cuatro estrellas



El periódico digital de Alicantur Noticias

TOLEDO

Actualizado:

La luz esta a punto de ser vista Hotel Posada de la Sillería, un hotel de cuatro estrellas con 23 habitaciones, ubicado en el corazón de Toledo, a tan solo cien metros de la Plaza de Zococover. Una casa del siglo XVII rehabilitada para acoger ambientes singulares, con yeso barroco y suelos hidráulicos recuperados para la Cafetería «Manjares», ubicado en la planta baja, junto a un tradicional patio toledoño que organiza todo el edificio y da acceso a habitaciones personalizadas, cada una con diferente distribución y vista.

Un proyecto, con solo Toledo como capital, comenzó en 2018 pero que se ha ido desarrollando paulatinamente en medio de la pandemia, mientras la ciudad estaba entumecida por el virus. Se ha hecho realidad con iniciativa, ingenio y, sobre todo, trabajo, luchando con todo tipo de trabas económicas y administrativas que dificultan las inversiones, y todo en estos extraños días de hospitales abarrotados, toques de queda y cierres perimetrales. Detrás de la idea, la empresa toledana Construcciones Carmen, entrenado por el ingeniero Alejandro Hernandez y el economista Monica Angulo, que se han rodeado de los mejores, apostando por el talento de los profesionales toledanos, para poner en marcha estas obras que no solo darán más vida y obra a esta zona sino que también contribuirán a recuperar el patrimonio histórico de todos, revitalizando la ciudad. y generando una excelente calidad y excelente oferta turística.

El proyecto fue realizado por los arquitectos Jesús Gómez-Escalonilla Sánchez-Infante Y Benjamín Juan Santágueda, del monoambiente San Lorenzo, 8, con Juan Manuel Rojas Rodríguez-Malo y Alejandro Vicente Navarro como arqueólogos y Luis Miguel Fraguas, de la empresa Alcaén, como restaurador.

El edificio rehabilitado tiene 1.319,84 metros cuadrados, con planta baja y sótano. Bajo la tipología tradicional de casa-patio, con dos puertas de entrada, desde la primera, la más cercana a Zocodover, se accede primero al atrio, que se convertirá en el espacio de recepción que conectará con el patio que ha conservado toda su esencia y sabor de Toledo y que da acceso a las habitaciones. La otra entrada, en la calle Sillería, dará acceso a la cafetería, que también está comunicada con el patio.

El hotel, que está programado para abrir en mayo, no tiene escasez de detalles. Cada habitación es diferente, algunas con vistas a la calle Sillería, a la plaza San Agustín o al patio; otros con ventanales desde los que se puede disfrutar de una vista panorámica única o exclusiva, con el Alcázar en primer plano. Se han creado obras de arte especialmente para las 23 salas. Gracias Araceli Toran, pintora toledana afincada en Madrid, que se reunió en su ciudad participando en este proyecto. Licenciada en Bellas Artes y especialista en restauración, pintura y artes decorativas, es autora de varios acrílicos materiales sobre madera, obra inspirada en la ciudad. Toledo, con diferentes tonalidades y tamaños.

La empresa también se encargó de la restauración de los yesos. Alcaén, que dirige restaurador-conservador de Toledo, Luis Miguel Muñoz Fraguas, responsable de esta intervención sobre los restos de un yeso de la tradición andaluza del siglo XII, aunque se cree que para su decoración se puede fechar a principios del siglo XV. El criterio de restauración fue «obtener una buena lectura del elemento restaurándolo volumétricamente a su forma, pero al mismo tiempo respetando y no haciendo una falsa historia de sus partes originales; los nuevos volúmenes se hicieron a un nivel bajo y rayan la traza geométrica, lo que no da lugar a dudas y respeta las piezas originales ”. Además, se utilizó una escayola hidrófuga para las nuevas piezas, que le sirvió al restaurador para dos tareas: «Insistir en que esta parte es nueva, diferenciándose del procedimiento y asegurándose que no habrá adición de humedad capilar ni retracciones». del nuevo mortero de yeso / cal «.

los estudio de arquitectura «San Lorenzo, 8», por su parte, se ha encargado de la recuperación de los suelos hidráulicos en gres y mármol macael gris y blanco, que ya forman parte del nuevo café «Manjares», que estará abierto al público, en el exterior del hotel, y que también abrirá las puertas en las próximas semanas.

Míralos
Comentarios

.