La reacción de Castelln se agota



El periódico digital de Alicantur Noticias

Miércoles 28 de octubre de 2020-9: 43 h

El equipo de Scar Cano cae ante una Almera que se adelantó tras una polémica acción y acabó encerrada ante el empujón de los Albinegros

Castelln no consigue la remontada y pierde el ...

El Castellón no consiguió la remontada y volvió a perder la oportunidad de sumar puntos.

EM

Castelln lo intenta pero no lo alcanza. Cuando no son errores defensivos, son acciones controvertidas que siempre van en su contra. Hubo un poco de todo en la derrota ante él Almera (1-2), el cuarto consecutivo por la cicatriz de Cano en otro de esos partidos en los que arrancó con la sensación de que se merecía más. La reacción del equipo de Albinegro se quedó sin recompensa cuando el partido ya estaba muy cuesta arriba a pesar de que había tiempo después del esperanzador gol de Jorge Fernández con media hora de ventaja.

A Canó le gusta que su equipo haga jugadas de ataque para meter el balón en el área contraria, pero eso no es algo que Castelln hizo al principio del partido. Con una patada más a tus pies de lo habitual, el conjunto albinegro fue confiado a los colegios de Marc Mateu salió para generar peligro. La primera oportunidad nació de sus botas, un centro en el segundo palo que Muguruza cerró primero pero sin encontrar portero. También el segundo, un saque de esquina que Zlatanovic remató primero y Lapea después con el mismo resultado.

Cano había levantado un dibujo con un una especie de tridente en ataque dejando los laterales para Csar Daz y Fidalgo, aunque ambos tendieron a entrar para liberar las incorporaciones de Muguruza y Marc Mateu. Sin embargo, a Castelln le faltaba el descanso que le dio Rubn Dez, que luchaba por meterse en el partido en un partido que fue una vuelta continua. Porque Almera también se prestó al partido y también se contagió del ritmo alto que marcaba Castellón. Cada ataque de los albinegros encontró una rápida respuesta El equipo de Jos Gomes, que tuvo su principal estilete en Carvalho. El portugués se presentó en prácticamente todas las acciones de peligro andaluzas, asociándose bien con un Villalba incisivo y buscando la referencia de Sadiq, que tuvo la primera gran oportunidad para Almera en un cabezazo que se acercó al poste. Cambiaron roles en otra buena acción cercana al descanso, cuando Sadiq mostró su linda jugada desde atrás para ceder el balón a Carvalho, cuyo disparo, demasiado concentrado, se salvó fácilmente por cicatriz.

Con la fiesta al borde del descanso, se llevó a cabo el juego de llaves. Csar fue derribado cuando le había ganado el puesto a su defensor pero Prieto Iglesias no apreció un defecto. En el contraataque, Carvalho lanzó un muro de lujo a Villalba dejándolo solo en el área. Su centro fue rematado por Sadiq y Glvez lo bloqueó pero Corpas recogió el rebote para disparar a Oscar. Ocn Arriz repasó la acción en el VAR pero él tampoco valoró la falta y validó el gol, que encendió una cicatriz de Cano que acabó expulsado.

El entrenador debió estar aún más enojado cuando vio desde la grada, recién comenzada la segunda parte, cómo un nuevo error en su salida del balón provocó un contraataque que culminó Villalba terminar el equipo después del fracaso de Sadiq mientras intentaba terminar.

La reacción del banquillo fue casi inmediata con un triple cambio qué finge sacudir el castelln y la verdad es que lo hizo. Los cambios afectaron a los jugadores más que a las posiciones o al sistema, pero lo cierto es que la entrada, sobre todo de Jorge Fernández por la banda derecha, le dio más fuerza al equipo. El empujón de los Albinegros bloqueó la Almera en su zona, un acoso que culminó con el gol que dio esperanzas a Castellón. El noveno centro de Mateu en el área termina con un disparo de Arturo que Maras rechaza y que Jorge captura para marcar.

El equipo de Cano lo intentó hasta el final, alternando ataques largos con un tiro más directo pero no encontró recompensa a pesar de acabar con todo el arsenal en el césped, con Jordi Sánchez y Cubillas intentando coger un balón colgado en el área. . El catalán hizo un par de remates, el capitán también tuvo un cabezazo, pero se toparon con un seguro Makaridze, que se marchó del Castelln de nuevo con miel en los labios.

.