La sentencia del ‘caso Gürtel’ confirma los motivos por los que el PSOE justificó su moción de censura a Rajoy



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

La sentencia del caso Gurtel confirma los motivos por los

El comunicado difundido ayer por Mariano Rajoy en el que alude a una «reparación moral» por parte del Tribunal de Casación por la sentencia firme de Caso Gürtel insiste en lo que ya había dicho en el Congreso de los Diputados durante el debate sobre la moción de censura que lo desalojó de La Moncloa en junio de 2018: «Toda la justificación» de la moción que elevó a Pedro Sánchez a la Presidencia del Gobierno «se construye sobre la base de una enorme manipulación de una frase «.

El PSOE registró su moción al día siguiente de conocerse la sentencia sobre la primera fase de la trama de Gürtel y su redacción incluía frases literales de la resolución judicial, pero, contrariamente a lo que ahora defienden el PP y Rajoy, la sentencia de La Suprema no anula ninguno de los argumentos judiciales utilizados por los socialistas. Los jueces conservan la mayoría, algunos con la redacción que utilizó el PSOE en su moción, y matizan solo algunas reflexiones de los jueces de los tribunales nacionales, pero esto no cambia el sentido de las sentencias.

Un sistema de corrupción genuino y eficaz. Él texto de la moción de censura Comenzó señalando que la sentencia de la Audiencia Nacional «condena diversas posiciones públicas y orgánicas del Partido Popular, así como de la propia organización política, como responsables del lucro». La Audiencia Nacional ha condenado efectivamente a diez exfuncionarios del PP, sentencias que ahora ha confirmado el Tribunal Supremo, así como la responsabilidad civil del partido por lucrarse con el dinero de la conspiración.

La Audiencia Nacional reitera también en su resolución la otra afirmación que el PSOE incluyó en la presentación de su moción: que la sentencia mostraba que la trama de corrupción entre las empresas Correa y el PP, presuponía «una auténtica y corrupción institucional efectiva a través de la manipulación de la contratación pública central, regional y local «.

Las «contradicciones» de la audiencia. El documento recogido por los socialistas también incluía un apartado de la sentencia que en este caso no se aclaraba la responsabilidad penal del PP, sino la civil, porque la actividad delictiva de algunos dirigentes «producía beneficios económicos al partido». Este párrafo no está literalmente en la sentencia del Tribunal Supremo, pero certifica que el PP de Rajoy aprovechó para financiar eventos electorales con ese dinero, misma conclusión a la que llegaron los jueces de la Audiencia Nacional y por la que condenaron al partido como participante a propósito. con fines de lucro.

Pero ese extracto que se incluyó en la moción socialista también contenía una de las observaciones que ahora censura el Tribunal Superior: que la «aparición» surgió de los hechos de que el PP era capaz de cometer delitos de corrupción y prevaricación y que en el mismo podrían estar involucraron a «personas relevantes del partido», independientemente de los tribunales. Este es el único punto en el que la Corte Suprema afirma que la audiencia ha entrado en una «contradicción». «No se puede afirmar la paternidad del Partido Popular como autor de actos de corrupción y abuso irregular, cuando esta posibilidad de que fuera receptor de sobornos no fue objeto de acusación, ya que su sentencia no había sido solicitada al respecto y fue procesado como participante con fines de lucro, lo que supone que el beneficiario no solo no participó en el delito, sino que desconocía su comisión ”, subrayan los magistrados. Rajoy reproduce esta frase en su declaración de ayer, aunque omite la afirmación de que la posibilidad de que fuera objeto de corrupción no fue objeto de la acusación.

La falta de «credibilidad» de Rajoy. El PSOE también justificó la moción por la que la Audiencia Nacional había cuestionado la «credibilidad» de Rajoy y otros líderes populares que, en sus comparecencias como testigos en el juicio, negaron la existencia de esta contabilidad opaca y colección de bonificaciones. Ningún imputado se ha quejado en sus recursos sobre ese punto concreto, por lo que el Tribunal Supremo no alude a él y, en teoría, este reclamo de la Audiencia Nacional ya es firme, aunque no fue más que una apreciación judicial.

Los socialistas también argumentaron que la «responsabilidad política» de Rajoy se derivaba de los hechos probados en la sentencia. “La permanencia en la Presidencia del Gobierno del jefe de un grupo político declarado judicialmente como parte de un sistema de corrupción institucional, socavaría gravemente la credibilidad de la Presidencia y del Gobierno”, concluyó el PSOE. Más allá de las responsabilidades políticas, que no han sido aclaradas en los tribunales, la sentencia del Tribunal Supremo confirma que el PP era el «eslabón» de todos los hechos delictivos probados y considerados.