Las carreteras vuelven a la normalidad tras el paso de la dana



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

Las carreteras vuelven a la normalidad tras el paso de

Aemet ha reducido las alertas amarillas por riesgo de lluvia o tormentas eléctricas a siete comunidades y solo en tres comarcas de Girona mantienen naranjas, debido a un mayor riesgo de lluvias intensas. Un día después del paso de la dana por la Península, las ciudades y caminos de todo el país se despertaron cubiertos de agua y barro. Al final de la tarde no hay forma de la red principal sufrió efectos considerables por el paso de la tormenta, pero no los trenes. Servicio de alta velocidad entre Madrid y Toledo continúa este jueves interrumpido y Adif ha puesto en marcha un sistema de transporte por carretera alternativo para los viajeros afectados. El tráfico ferroviario también continúa interrumpido en la línea Zaragoza-Teruel en Cariñena. Las líneas Euromed que este miércoles fueron interrumpidas en varios puntos de Cataluña y la Comunidad Valenciana han vuelto a la normalidad.

Sobre Aragón, Los habitantes del barranco de La Valcuerna (Huesca) temían que el arroyo que suavizaba la pendiente entrara en sus casas. “También fue necesario actuar poniendo tierra” para evitarlo, dice el ministro de Protección Civil de la Comarca de Los Monegros, Pedro Loscertales. En el observatorio Daroca (Zaragoza), en la Sierra Ibérica, se recogieron este jueves 95 litros de lluvia por metro cuadrado. La trompeta descargó 43 en una sola hora, el día más húmedo en el área en el último siglo. En Monzón (Huesca), el agua inundó las casas, el local y el campo de fútbol. Al contrario, los agricultores no se arrepienten de los grandes daños sufridos por sus cultivos. Casi todas las regiones están en alerta amarilla por el riesgo de lluvias y tormentas eléctricas, si no naranja, por alto riesgo, en la Zaragoza ibérica.

Sobre Cataluña Cayeron 252 litros por metro cuadrado en Alcanar (Tarragona), la ciudad más afectada. El presidente de la Generalitat de Catalunya, Pere Aragonès, se reunió este jueves con los alcaldes de los municipios afectados por la inundación de Tarragona y aseguró que el gobierno y los ayuntamientos «darán ayudas a los afectados donde las compañías aseguradoras no lleguen». Más de 80 personas evacuadas de sus viviendas por la inundación del Montsià (Tarragona) permanecieron esta mañana en hoteles o instalaciones municipales, mientras la alerta sigue activa tras las lluvias del miércoles. En Alcanar hay un total de 77 desplazados, explicó Protección Civil. A primera hora de la mañana, se registraron más de 700 denuncias en los servicios de emergencia. Los bomberos, que trasladaron a 200 soldados a las zonas más afectadas, también participaron en alrededor de 90 alertas para ayudar a las personas atrapadas por la lluvia. En Ulldecona, nueve personas fueron rescatadas de los caseríos, tres de ellas con hipotermia y trasladadas al hospital de Tortosa.

Sobre Castilla-La Mancha, los incidentes denunciados al servicio de emergencias 112 disminuyeron a lo largo del día. El gobierno comunitario ha movilizado a más de 200 efectivos para hacer frente a las inclemencias del tiempo, especialmente en la capital Toledo, donde se ha derrumbado parte de su cornisa, y sus alrededores. En la madrugada y hasta las 10 de la mañana abundaban los que venían de la provincia de Cuenca, donde se utilizaban quitanieves para quitar el barro, y en menor medida de Toledo. En la capital regional se recogieron 20 litros por metro cuadrado en menos de 20 minutos, y la mitad en la mitad del tiempo en Ocaña. El tráfico por la A-4 y la TO-23, esta última especialmente afectada, vuelve a la normalidad. En Guadamur (Toledo), las calles se inundaron tras perder 50 litros por metro cuadrado en dos horas. Este jueves decenas de jóvenes recogieron guijarros y ramas de las calles de la población y ayudaron a reducir el agua y el barro, informa Iker Vega. La Guardia Civil rescató a 37 personas la tarde de este miércoles, entre ellas dos personas de 67 y 68 años, franceses, en Cobisa, Toledo, donde la avalancha de agua arrasó varios muros de viviendas. Muchas escuelas de la comunidad amanecieron cubiertas de barro y este jueves comenzaron las labores de limpieza.

En Comunidad Valenciana, severamente castigado por el temporal en su comarca más septentrional, el Centro de Coordinación de Emergencias de la Generalitat estableció la situación de preemergencia por lluvias y tormentas en el interior sur y norte de la provincia de Castellón, pero también en el interior sur de la de Valencia y el interior del de Alicante. En Liria (Valencia) este miércoles se superaron los 90 litros por metro cuadrado. El consejero del Interior acudió a Benicàssim para valorar los daños provocados por la bocina de mar que cayó en el municipio de Castellón, donde hubo que rescatar a cuatro personas atrapadas en sus vehículos. Las lluvias torrenciales dejaron a muchas personas atrapadas en sus vehículos y dañaron por completo algunas de las fallas planta. Los servicios de emergencia recibieron 945 notificaciones por la mañana y atendieron 671 incidencias.

La Asociación de Agricultores Valencianos ha solicitado ayudas directas a los agricultores, especialmente a los de la comarca del Baix Maestrat y la mitad norte de Vinaròs (donde se ha perdido por completo la cosecha de cítricos y hortalizas), pero también en las zonas del interior de Valencia. En Benicarlò la situación de los viñedos es preocupante, pocos días después del inicio de la vendimia. El daño de la tormenta se suma al daño causado por otro granizo en algunas áreas, a principios de agosto.

En Región de Murcia, Las calles de Lorca se despertaron cubiertas de agua y el Ayuntamiento pidió a los vecinos que evitaran utilizar el vehículo. Los bulevares de la zona levantaron gran parte del agua caída y se reabrió la autopista RM-11 entre guilas y Lorca. en Tudela (Navarra), a orillas del Ebro, este miércoles ha sido el día más lluvioso desde que se tienen registros. También se registraron cifras sorprendentes en Comunidad de Madrid. Una tormenta dejó 32,5 litros por metro cuadrado en el observatorio El Retiro de la capital, la mayor en agosto desde 1947. En Andalucía, destacó fuertes vientos de hasta 103 kilómetros por hora en La Roda de Andalucía (Sevilla) y 89 en Villarrodrigo (Jaén).