Las corporaciones y las mutuas están recurriendo a detectives para detener el fraude de licencias por enfermedad



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

«Mi hijo ha estado en estrecho contacto con un coronavirus positivo». Esta es la explicación que dio un hombre que trabajaba en una empresa de jardinería para pedir una ausencia del trabajo de 10 días. La notificación llegó inmediatamente después de la tormenta en Filomena, en un momento en que las obras de jardinería eran más demandadas para despejar carreteras y parques, la empresa sospechó la veracidad de su caso y pidió a un investigador privado que confirmara sus dudas.

La vigilancia y seguimiento que realizó la empresa Indicios Detectives demostró que, lejos de quedarse en una casa de cuarentena, el hombre había aprovechado los días libres para realizar trabajos de jardinería por su cuenta, utilizando la camioneta y los materiales de la empresa sin avisarlo. .

“Con la pandemia hemos tenido varios casos de personas que, al no necesitar pruebas para solicitar el alta, afirman haber tenido contacto directo con un coronavirus positivo y por eso no pueden ir a trabajar”, ​​explica Alicia. Lerma, directora de la agencia Indices.

El año de la pandemia disparó la tasa de absentismo al 7,1%, la puntuación más alta en los últimos 20 años, según el X Informe Empresa Saludable y Gestión del Absentismo Publicado esta semana por Adecco. La cifra se traduce en aproximadamente 1.700 millones de horas de trabajo perdidas que cuestan a la economía española 36.900 millones de euros, un 3,3% del PIB..

La figura está hinchada, explica Javier Blasco, director del Instituto del Grupo Adecco: tres cuartas partes del aumento se explica por el aumento de enfermedades comunes, como Covid. El resto corresponde a licencias como el aislamiento preventivo por contacto cercano con una persona infectada, una justificación que en 2020 provocó 10 horas de absentismo por trabajador.

Aunque el Ministerio de Sanidad ha recomendado este tipo de medidas para reducir el aumento de contagios, algunos empleados han aprovechado la oportunidad para evitar trabajar, lo que ha llevado a empresas y mutuas a contratar investigadores para comprobar su situación.

Covid como excusa

“Con los casos de Covid ha sido muy difícil demostrar que los trabajadores realmente necesitan estar de vacaciones”, explica un médico de una mutual de accidentes de trabajo, empleado de la Seguridad Social, que prefirió permanecer en el anonimato y que asegura que las personas infectadas también aprovecharon la enfermedad para extender la baja por enfermedad hasta por seis meses.

Este es el caso de una mujer de 43 años a la que le diagnosticaron el coronavirus en octubre. Cuando el seguro médico hizo sus primeras propuestas de alta en diciembre, la mujer y su médico de cabecera eludieron las solicitudes de nuevas pruebas y documentos para verificar su estado de salud actual.

No fue hasta abril, cuando la mutua estaba a punto de contratar a un investigador privado para verificar el estado real de la mujer, cuando un colega les informó a los médicos que había estado inscrita en clases de yoga y yoga durante meses. Hilado y que la semana anterior se habían conocido para el cumpleaños de un amigo en común.

«Hemos visto personas que compran resultados de PCR, tanto positivo como negativo, por solo 50 euros”Dice el detective Lerma, quien asegura que el coronavirus se ha agregado a la lista de justificaciones de algunos empleados por defraudar a la seguridad social.

También se han incluido otras explicaciones, como el aumento de ansiedad derivado de la pandemia, que es más difícil de verificar según Lerma. En estos casos tratamos de verificar que el trabajador no consuma alcohol si sale de fiesta, ya que sería contraproducente con drogas comunes para tratar la ansiedad, o que no esté empleado en otra empresa mientras recibe baja de su primer trabajo. «.

Antes de Covid, Lerma perseguía otra pandemia de parto: el dolor lumbar. «Una vez nos enteramos de que un comercial que decía que no podía trabajar debido a una lesión lumbar llevaba su vida normal conduciendo su automóvil y motocicleta e incluso levantando bolsas de alimento», dice.

Controle su día mientras trabaja a distancia

Las corporaciones y las mutuas están recurriendo a detectives para detener el fraude de licencias por enfermedad
EFE

Las empresas han ampliado el uso de investigadores privados para verificar que los empleados se mantengan dentro de sus horas de trabajo con la nueva forma de trabajar de forma remota. Según la detective Alicia Lerma, el control del teletrabajo es difícil porque el empleado solo está obligado a iniciar sesión, sin tener que demostrar lo que está haciendo durante su horario laboral, pero las sospechas de las empresas comienzan cuando baja el desempeño del empleado.

En dos casos promovidos por Agencia de índices, Lerma descubrió que una trabajadora usaba sus horas de trabajo para ir de compras con sus amigos. «A veces no entendemos por qué lo hacen, si no son actividades de emergencia», explica. Sin embargo, cita otro caso de una trabajadora que interrumpió su programa de teletrabajo porque estaba cuidando a su madre.

.