Las plantas de energía nuclear amenazan con el cierre anticipado de las plantas si el gobierno las recorta, las llamadas ‘ganancias vertiginosas’



El periódico digital de Alicantur Noticias

Exterior de la central nuclear de Almaraz.
Exterior de la central nuclear de Almaraz.

El Foro Nuclear, entidad que engloba a empresas con actividad en este sector (incluidas las grandes eléctricas: Endesa, Iberdrola, Naturgy y EDP) ha anunciado que si se aprueba el proyecto de ley de retribución del CO₂ del mercado eléctrico, retirará la llamada beneficios caídos del cielo recibido por las empresas por no emitir dióxido de carbono, «sería imposible que las centrales nucleares españolas continuaran». En un comunicado emitido el martes por la tarde, el vestíbulo afirma que el proyecto de ley «no debería aplicarse a la energía nuclear». En su opinión, «combinado con la excesiva carga fiscal actual supondría el cese de todo el parque nuclear». Por otro lado, también apunta que “el real decreto aprobado por el Consejo de Ministros, aunque sea de aplicación temporal, va más allá de penalizar la producción nuclear”.

Según el Foro Nuclear, «el precio de venta real de la generación de energía nuclear, una vez reducido el precio del CO₂, no debe ser inferior a 57-60 euros MWh con el nivel de tributación actual ”, especifica. Al respecto, agrega: «Si este proyecto de ley hubiera estado vigente, no se habría requerido la renovación de las autorizaciones de operación de nuestras plantas», subraya y agrega que si la ley entra en vigencia, «no se debería aplicar». retroactivamente. en cualquier caso «.

Más información

El objetivo del proyecto de ley es reducir el precio del CO₂ de la remuneración de las plantas que entraron en servicio antes del 25 de octubre de 2003, antes de que la Unión Europea estableciera el mercado de derechos de emisión de CO₂. La medida también afecta a las centrales hidroeléctricas y las primeras energías renovables que podrían iniciarse antes de esa fecha.

Inversiones necesarias

El Foro recuerda que las centrales nucleares españolas operan con permisos de funcionamiento que se renuevan periódicamente y que los vigentes han sido solicitados por sus propietarios y emitidos por el ministerio correspondiente con posterioridad a esa fecha. “Por lo tanto, en el momento de la solicitud y para implementar las decisiones de inversión necesarias”, dice, “se tuvo en cuenta el mecanismo de asignación de derechos de emisión de la UE y el precio del CO₂ en el mercado internacional. Con este proyecto de ley vigente no se habría solicitado ninguna renovación de autorizaciones, algunas de las cuales son muy recientes ”.

Para la institución, «la excesiva carga fiscal que soporta el parque nuclear español y el impacto del proyecto de ley sobre el CO2 en su formulación actual (en conjunto pueden superar los 30 euros MWh), junto con los 3.000 millones de euros previstos de inversiones hasta el cese de la explotación del parque nuclear en 2035 (en un contexto de precios futuros por debajo de 50 € MWh a partir de 2024 y cayendo por la entrada masiva de energías renovables al sistema con costes marginales tendiendo a cero) llevaría a su insostenibilidad económico-financiera. e implicaría la terminación anticipada de la actividad «.

El presidente, Ignacio Araluce, destaca que el cese anticipado de la tecnología nuclear provocaría un paro desordenado de la generación nuclear, la consiguiente pérdida de puestos de trabajo y tejido industrial, una mayor dependencia de la energía exterior y un aumento de la volatilidad de los precios en el mercado mayorista. También impediría, a su juicio, la consecución de los objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (PNIEC), especialmente en relación a la reducción de emisiones de CO₂, ya que el cierre supondría un incremento de unos 22 millones de toneladas / año «.

En España operan siete grupos nucleares (Almaraz 1 y 2, Trillo, Cofrentes, Vandellós 2 y Ascó 1 y 2), cuya propiedad se comparte principalmente entre Endesa e Iberdrola, y en menor medida Naturgy y EDP. Su producción ronda el 20% del parque energético nacional y se prevé su cierre entre 2027 y 2035 luego de que el Gobierno haya llegado a un acuerdo con las entidades.

Por su parte, las empresas eléctricas guardan silencio al plantearse si lo hacen directamente oa través de la asociación Aelec, de la que son miembros todos menos Naturgy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *