Laurent Gbagbo vuelve a Costa de Marfil para el júbilo de miles de seguidores



La actualidad en Alicantur Noticias

Laurent Gbagbo vuelve a Costa de Marfil para el jubilo

Laurent Gbagbo, presidente de Costa de Marfil de 2000 a 2011, regresó a su país este jueves tras una ausencia de diez años durante la cual fue juzgado y absuelto por la Corte Penal Internacional de la comisión de crímenes de lesa humanidad. Decenas de miles de seguidores y miembros de su partido, el Frente Popular de Costa de Marfil (FPI), recibieron a Gbagbo en medio de cánticos y expresiones de alegría en Abiyán, la capital económica del país, luego del actual presidente y su rival directo durante la crisis de 2010-2011. Alassane Ouattara, dio luz verde a su regreso de Bruselas, donde residía desde su absolución en enero de 2019, confirmada el 31 de marzo.

El regreso del veterano político de 76 años y profesor de historia marca un punto de inflexión en el proceso de reconciliación entre los marfileños tras el conflicto postelectoral de 2010-2011 entre Ouattara y Gbagbo, que provocó alrededor de 3.000 muertos y dejó un país profundamente dividido. . Tras estas elecciones, Gbagbo fue proclamado presidente por la Corte Constitucional pero Ouattara, que contaba con el apoyo de gran parte de la comunidad internacional, rechazó estos resultados y se declaró vencedor, lo que desató las hostilidades.

Laurent Gbagbo y su segunda esposa, Nady Bamba, aterrizaron en Abidján el jueves por la tarde en un vuelo regular de Brussels Airlines. Aunque en principio se esperaba que fueran recibidos en el pabellón presidencial por los líderes de su partido y otras autoridades, lo cierto es que, luego de poco más de media hora en la pista donde fue recibido por personal del aeropuerto, Gbagbo se metió en el vehículo que esperaba y se dirigió a la antigua sede de su partido en Cocody. Henri Konan Bedié, también ex presidente de Costa de Marfil, lo recibió en Twitter. «Siempre he pensado que su regreso era importante para iniciar un verdadero proceso de reconciliación juntos», dijo.

Su situación criminal en Côte d’Ivoire aún está pendiente de resolución, ya que el Tribunal Supremo de Costa de Marfil lo condenó a 20 años de prisión y al pago de una multa de alrededor de 500 millones de euros por el llamado caso de la caja BCEAO. Gbagbo y tres de sus ministros fueron acusados ​​de retirar dinero de los fondos de la sede de Costa de Marfil del Banco Central de los Estados de África Occidental (BCEAO) durante la crisis postelectoral de 2010-2011. Sin embargo, los otros tres convictos fueron indultados en agosto de 2018 por el presidente Ouattara y en Côte d’Ivoire se supone que el expresidente también recibirá esta medida de gracia.

Tercer término de Ouattarara

Laurent Gbagbo, que conserva una enorme popularidad en su país, fue jefe de Estado en Costa de Marfil entre 2000 y 2011, un período muy convulso debido al estallido de una rebelión en el norte del país en 2002 patrocinada por su rival Alassane Ouattara. Esta rebelión partió al país en dos, división que no se resolvió ni siquiera con los acuerdos de paz de 2007. Es por ello que las elecciones de 2010 estuvieron plagadas de graves incidentes y llevaron a la proclamación de ambos como presidente, Gbagbo por la Constitución. Corte y Ouattara por la comisión electoral. La rebelión se reavivó en el norte y avanzó hacia Abidjan hasta que tomó el poder con el apoyo militar de Francia.

Los intentos de reconciliación realizados por el gobierno de Côte d’Ivoire no han producido muchos avances hasta ahora. De hecho, en 2020, se temieron nuevos estallidos de violencia cuando Alassane Ouattara decidió postularse para un tercer mandato, prohibido por la Constitución. Numerosas manifestaciones estallaron en todo el país y la oposición llamó a boicotear las elecciones de octubre, pero a pesar de la tensión, se llevaron a cabo y Ouattara ganó con el 94% de los votos. Tras meses de negociaciones y en un claro gesto de distensión que anunciaba el inminente regreso de Gbagbo, los partidos de oposición, incluido el FPI, acordaron presentarse a las elecciones legislativas del pasado mes de marzo. Ahora la pregunta es si el expresidente tiene la intención de participar activamente en la vida política, que muchos de sus seguidores desean, e incluso volver a postularse para la presidencia.