Lo positivo de Luis Enrique



El periódico digital de Alicantur Noticias

Luis Enrique habla con Unai Simón en el amistoso contra Portugal.
Luis Enrique habla con Unai Simón en el amistoso contra Portugal.JuanJo Martín / EFE

Ya tenemos el euro allí. Vuelve el fútbol de primer nivel y tendremos la oportunidad de disfrutar de los mejores jugadores europeos. No todos, porque siempre hay alguien que pertenece a una selección de nivel inferior, pero está claro que lo mejor será en esos campos europeos, entre vuelos, burbujas, concentraciones que son más concentraciones que nunca, cruzando los dedos cada vez que pasan. una prueba de PCR y añadiendo a la incertidumbre del calcio la de los problemas de salud.

Más información

El enfoque de la selección española de la competición no podría haber sido más particular. Los covidos positivos de los jugadores de los Rojos han hecho que la gente hable más de vacunas (y de su derecho a disfrutarlas, o no) y de pruebas que de sistemas de juego y once para empezar el torneo. Conociendo un poco sobre Luis Enrique y su proverbial habilidad para desafiar la rutina, estoy seguro de que una mirada positiva lo encontrará en este singular momento. Seguro que a él le hubiera gustado haber sido el que generara estas alteraciones para controlarlas mejor, pero Luis siempre tiene ese espíritu para relativizar y buscar elementos positivos.

Y como defensor de los preceptos más tradicionales, no tiene ningún problema en plantearse una defensa central con dos zurdos, algo inusual y muchas veces visto como sospechoso, como si dos zurdos tuvieran más problemas para orientarse y posicionarse que dos derechas. Sí, sé que los zurdos tienen fama de ser más cerrados, menos capaces de gestionar ambos perfiles, pero los jugadores actuales, sobre todo los defensas, ya están acostumbrados a rivales de todo tipo, a líneas defensivas que les obligan a pensar y decidir. , si son zurdos o diestros, para desenredar las trampas que presenta el oponente.

Quizás eso es lo que más echará de menos el técnico en estos momentos de entrenamiento fragmentado y grupal, ya que no podrá trabajar los elementos dinámicos del juego, las distancias y las referencias de línea, manteniendo unido el muro en cualquier situación de juego. O poder trabajar con todos los defensas y todos sus porteros para ver, observar y confirmar qué opción se ve mejor para ese inicio ante Suecia.

Confía en los tres porteros

Hablando de defensas, cronometraje y mecanismos automatizados, quiero que sepas que los tres porteros españoles confían en mí. Todos los que pasamos ese hito tuvimos un primer partido en una gran competición y todos pasamos los nervios, las dudas y los comentarios de que nuestra experiencia fue suficiente para llevar la camiseta con 1 (cuántos años tiene la de 1). Que les puedo decir, que llegué a México 86 con menos de 10 partidos disputados para la selección nacional, de los cuales solo un par de oficiales, de los que ganas o en casa, contra Islandia, y que estaba esperando en el estadio Jalisco de Guadalajara ni más ni menos que en Brasil. Ese Brasil que tuve en mi primera imaginación futbolística con Pelé, Gerson, Rivelinho, Félix, Carlos Alberto y compañeros sobrevolando Italia en la final de los 70 (eso y la parada de Gordon Banks sobre el disparo de Pelé; no todo hubiera sido terrible).

Un novato de un mito. Un desafío enorme y estimulante. Algo así les espera a nuestros porteros, así como el hecho de que no podrán entrenar ni tocar los suyos hasta casi la hora del partido. Pero yo soy de los que piensan que Unai Simón, David De Gea y Robert Sánchez, si el covid lo permite, son tres porteros preparados para dar la mejor de las respuestas, la de un equipo que quiere soñar con lo mejor. Sabes que «somos realistas, pedimos lo imposible». Bueno, pero en el fútbol.

Registrate aquí a nuestro boletín especial sobre Euro 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *