Los científicos piden cambios «urgentes» a la Ley de la ciencia



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Madrid

Actualizado:

La Confederación de Sociedades Científicas de España (Cosce), que agrupa a 42.000 investigadores de todo el país, ha publicado un informe de «emergencia» pidiendo «medidas contundentes» ante la nueva polémica Ley de la ciencia de Pedro Duque. Los firmantes expresan la necesidad de hacerlo «Refundó» el sistema científico español «Incrementar significativamente la financiación pública, incentivar la financiación privada» y retener el talento. Acusan al Ministerio de Ciencia de haber establecido los objetivos de la reforma, que consideran «muy limitados», de manera unilateral y afirman participar en ellos, para que el contenido de la ley no quede vacío.

De parte de la comunidad científica española, el informe recuerda que la I + D + i es «una (magnífica) inversión, no un gasto» y que «el futuro de España» depende de ello. Para ello piden una Ley Fundamental que, sin quedar obsoleta cada diez años, contemple la creación de una Asesoría en Ciencia y Tecnología de la Presidencia del Gobierno de manera permanente e independiente, en la que científicos, tecnólogos, innovadores y expertos Colaboran «De la más alta competencia» quienes actuarán como consultores. Según el texto, ninguna figura actual ocupa este rol.

Los autores también estiman oportuno establecer una Vicepresidencia del Gobierno de Ciencia, Tecnología, Innovación y Universidad para gestionar y coordinar la acción del Gobierno y sus Ministerios en materia de desarrollo y ejecución de políticas científicas dentro de las políticas públicas. Asimismo, piden la refundación de la Agencia Estatal de Investigación (AEI), que consideran «claramente subfinanciada» y carente de agilidad para gestionar adecuadamente los proyectos de investigación, sus convocatorias periódicas, etc. «También es necesario reducir la gran burocracia actual», dicen, «que constituye un obstáculo a la agilidad que requiere la investigación y que limita la libertad e iniciativa de los investigadores». También se compromete a establecer un sistema de seguimiento y evaluación de los resultados de esta institución.

Más financiación

Por otra parte, el manifiesto afirma aumentar «sustancialmente» la financiación pública para la ciencia y fomentar la financiación privada a través de cifras como el patrocinio o las exenciones fiscales. Recuerde que el gasto de España en I + D + i ronda el 1,24% del PIB, del que solo el 0,52% corresponde a participación pública (datos de 2018). “Estas cifras son sumamente escasas en comparación con los países desarrollados a los que pertenecemos; Hay varios países europeos que, como Alemania, superan el 3% del PIB ”, subraya. Además, denuncia que parte de los fondos destinados a la innovación empresarial quedan sin ejecutar.

Atraer expatriados

Los autores creen que es necesario incrementar el número de investigadores en España por millón de habitantes (ahora muy por debajo de la media europea y en países como la República Checa o Lituania) y atraer a científicos expatriados cualificados y otros científicos de alto nivel. Según explican, los programas actuales con este objetivo, como Ramón y Cajal o ICREA, tienen un alcance limitado debido a la pequeña cantidad de fondos que reciben. «La situación de los jóvenes científicos en España es extraordinariamente difícil a pesar de su alta cualificación», admiten.

“La incorporación de sangre nueva al sistema de investigación y desarrollo no es solo una cuestión de justicia, es fundamental dado el envejecimiento generalizado de la población activa y las inminentes jubilaciones masivas en las instituciones públicas de investigación (OPI) y universidades”, puntualizan. Asimismo, reclaman un cambio en el sistema de gestión y seguimiento de los fondos públicos, eliminando el exceso de burocracia y asegurando su eficiencia.

Precariedad y temporalidad

Las sociedades científicas también piden abordar «la altísima precariedad y la temporalidad del sector». Para ello, ven la necesidad de una «perspectiva de trayectoria científica» para los principiantes y la estabilidad y promoción del mérito para los veteranos. Para atraer y retener el talento, están a favor de mecanismos de «propiedad del rol» que sirvan para integrar de manera efectiva a las personas incorporadas a la fuerza laboral de los centros de destino. Exigen que se permita a las entidades «contar con procedimientos que les permitan atraer y retener talento, que se abran puestos quitando trabas administrativas y que les permitan negociar y ofrecer salarios competitivos».

Para La Cosce, «la ciencia debe ser tratada como una cuestión de Estado, ya que de ella depende el bienestar social y el desarrollo de las sociedades modernas». En este sentido, «no debería ser necesario recordar en estos tiempos difíciles, dada la actual pandemia, el papel fundamental de la ciencia, desde el desarrollo de las vacunas hasta la creación de Internet, para resaltar su papel fundamental en el bienestar». de la sociedad ”, concluye.

Míralos
Comentarios

.