Los ciudadanos tragan con «provocaciones» y se aferran a un acuerdo presupuestario



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Madrid

Actualizado:

La forma de Los ciudadanos (Cs) verso Presupuestos Generales del Estado (PGE) no está libre de obstáculos. Mientras Pablo Iglesias da la bienvenida con alfombra roja a separatistasLos liberales se mantienen firmes en su determinación de involucrarse en el acuerdo para bien o para mal. Las razones para romper todo el diálogo sucedieron, pero en el entorno de Inés Arrimadas argumentan que exactamente qué parte del gobierno es que son ellos los que cierran la puerta. Entonces, Pedro sanchez Aún diría que no les quedó más remedio que hacer un pacto con los separatistas; una «excusa» que no quieren darte.

Mientras tanto, el estado de alarma aprobado en Madrid es el último palo en la rueda de Arrimadas. La convicción liberal de su partido choca con su aprobación de las restricciones aplicadas en la capital. «La salud está por encima de la ideología», afirman en Cs, y envían un mensaje bidireccional: «Incluso en las batallas partidistas».

Esta vez, aunque CS coincidió en la necesidad de «cerrar» Madrid para evitar salidas incontroladas durante el puente del Pilar, cree que era «evitable» estado de alarma. A pesar de esta equidistancia, según su lectura, es el presidente regional, Isabel Díaz Ayuso, en beneficio de Sánchez.

En CS creen que Ayuso se equivocó al no rehacer la orden de aplicar restricciones sanitarias. Ahora, el gobierno tendrá el control durante quince días.

La apuesta de Arrimadas era que la Comunidad se rendiría y volvería a emitir la orden ministerial anulada por la justicia, pero esta vez invocando Ley de medidas especiales relativas a la salud pública, como hicieron Castilla y León, Andalucía o Galicia para sortear el estado de alarma.

Capitalizar los datos

En Cs, de hecho, ven la intervención del gobierno como una victoria del presidente, «como loco» por haber capitalizado el descenso de contagios en Madrid. En el ejecutivo se cree que las primeras medidas de la Comunidad ya comenzaban a dar resultados y que con unos días de restricciones a la movilidad de capitales la incidencia de coronavirus como para volver a la situación anterior. Ahora, por el contrario, el gobierno se hará cargo durante quince días. Si la situación epidemiológica no sufre un retroceso grave en estas dos semanas, Cs no ve la necesidad de una extensión alarma. Aunque Sánchez en Portugal dijo el sábado que no hay intención de ampliarlo, CS no se fía del presidente: un «experto en marketing», describe una fuente.

Pese a esta desconfianza latente, el partido es consciente de que el discurso de La Moncloa tras las elecciones del 28-A fracasó y que gran parte del electorado acusó Alberto Rivera del bloque político. Algo que no quieren repetir con sus presupuestos. “Nunca quisieron estar de acuerdo con nosotros”, aseguran en CS, donde ahora, con Arrimadas al frente, practican una táctica diametralmente opuesta.

Por un lado, el nuevo documento estratégico aprobado en V Asamblea General de Cs –Esto, entre otras cosas, eleva el veto PSOE– pero también la «situación excepcional» que atraviesa España como consecuencia crisis del coronavirus. Sin el pandemia, señala un líder de grupo de la Comisión Permanente, es probable que el Gobierno ni siquiera haya telefoneado a Cs.

Arrimadas dice que España está en «un dilema país»: un «camino» para el PGE con ERC y Bildu, o uno que frena «cesiones» al separatismo

«Estamos ante un dilema nacional», resumió Arrimadas este viernes en el foro Nueva Economía, donde dejó claro una vez más que el presidente tendrá que elegir entre ERC Y EH Bildu o aquellos con Cs. Ponerlos en el mismo barco será «imposible». “Por ese camino -el de Cs- los separatistas ya no pueden conseguir trabajo en España, detengamos en gran medida las locuras de Podemos y demos estabilidad y buena imagen a Europa”, defendió. Un mensaje repetido ayer en el Congreso por Edmundo bal. Pero la verdad es que hay cada vez más rocas que evitar. Otro, no baladí, es el posible cargo del vicepresidente Iglesias por la Caso Dina.

Una circunstancia que preocupa en Cs y que sin duda «entorpecería» las conversaciones. Los liberales evitan marcar con línea roja su posible imputación e hipotética continuidad en el Consejo de Ministros. La situación del partido ha cambiado en los últimos cuatro años, ya que ahora, con solo diez diputados, su posición de fuerza es mucho menor.

La paradoja de Iglesias

Posición contradictoria respecto a la beligerancia con la que, en la legislatura de Mariano Rajoy, ellos preguntaron PÁGINAS sacar a todos los acusados ​​con la amenaza de hacer estallar todos sus acuerdos. Si él Corte Supremo decide investigar al líder de PodemosLo que Cs tiene claro es que pedirá su cese.

“Hay que esperar y ver qué pasa. Cuando nos sentemos, veremos su situación procesal ”, explica un miembro de la ejecutiva del CS, que en cambio reporta una“ paradoja ”. Si Iglesias se hubiera aferrado al cargo y Sánchez, para retener el gobierno, no lo hubiera destituido. , el vicepresidente habría estado más satisfecho si Cs se hubiera retirado de la mesa. «La intención de Frankenstein es sacarnos del trato; lo lastimamos más si los PGE no son lo que él quiere.

En el partido ven continuas «provocaciones» para obligarlos a excluirse de los presupuestos, pero su objetivo es que las cuentas piensen en los españoles; no en las reformas «ad hoc» de Código Penal, gracias o acercamientos de presos de ETA. «Buena intención», dice en privado un miembro de la CS, que corre el riesgo de «blanquear» al gobierno.

Míralos
Comentarios

.