Los costes de construcción aumentan un 13% por el aumento de las materias primas



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Madrid

Actualizado:

La construcción enfrenta costos crecientes justo cuando la recuperación económica comienza a hacerse realidad. Una ralentización que puede afectar a la oferta de viviendas nuevas. Así lo revela la constructora ACR en su último informe, en el que destaca que los costos de construcción residencial aumentaron en septiembre en 13,5% anual, porcentaje que contrasta con la caída del 1,7% registrada hace apenas un año.

El aumento se explica principalmente por la subida de precios en el mercado de materias primas. El acero es uno de los materiales más caros, con un aumento del 35% en nueve meses, aumentando efectivamente el costo de construir una estructura en un 28% hoy, según ACR. A esto hay que sumar otros incrementos, como cimentaciones (23,5%), carpintería (18,3%), pintura (9,5%) o cristalería (8,9%).

Lo cierto es que no solo la construcción está sufriendo el aumento de las materias primas. El pronunciado repunte de la demanda se combinó con una oferta aún limitada por el impacto de la pandemia. En la práctica, esto está ejerciendo presión sobre la cadena de suministro en todo el mundo.

Además de las materias primas, el sector adolece de falta de mano de obra. Un problema que viene de lejos y que, según ACR, limitará la producción de viviendas nuevas en España este año. «Hay demanda para la compra de 140.000 viviendas al año, pero la industria solo puede producir a un ritmo de entre 80.000 y 90.000 unidades al año, lo que seguirá elevando los precios», dijo. El director general de ACR, Michel Elizalde, explicó ayer en la presentación del informe.

Falta de ayuda

La falta de oferta en el nuevo mercado inmobiliario, especialmente en las grandes ciudades como Madrid y Barcelona, ha provocado una pronunciada subida de precios en los últimos meses. Según los últimos datos del INE, el precio de las viviendas nuevas repuntó un 6% durante el segundo trimestre, la mayor subida desde finales de 2019.

Más allá de los costes de construcción, ACR presentó ayer los resultados del año pasado, cuando logró un beneficio antes de impuestos (BAI) de 3,3 millones de euros, un 54% más que en 2019. Las ventas de 2020 aumentaron un 45,7% hasta los 243 millones. euros, y la cartera al cierre del ejercicio se situaba en 254 millones. La empresa defendió ayer que su objetivo es quedarse en esas dimensiones, donde se sienten «muy cómodos», según Elizalde, para centrarse en su «apuesta por la industrialización».

Míralos
Comentarios

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *