Los empresarios piden «una avalancha de ayudas» tras el verano con fondos europeos



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

El presidente del gobierno, Pedro Sánchez, junto a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en una imagen de archivo.
El presidente del gobierno, Pedro Sánchez, junto a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en una imagen de archivo.Luis Sevillano

A mediados de agosto, con la mayoría de españoles repartidos por la playa, la montaña y la línea de vacunas, un cheque de 9.000 millones de euros viajó de Bruselas a Madrid. La ayuda, la primera de muchas otras que seguirán el mismo camino durante los próximos cinco años hasta llegar a los 140.000 millones -de los que la mitad habrá que devolver- es la respuesta europea al impacto de la pandemia. Y sobre el papel, un estímulo que movilizará grandes recursos privados y que debería dejar una España irreconocible para mejor: más verde, más digital y capaz de hacer crecer su economía con menos. Hasta que se hagan realidad estas grandes expectativas, aún queda un largo camino por recorrer: convocatorias para lanzar, proyectos para elaborar. En definitiva, un esfuerzo colosal por parte de administraciones y empresas para hacer bien las reformas e inversiones y completarlas rápidamente para que no quede un solo euro sin gastar.

Aunque la primera inyección de dinero europeo acaba de llegar a Hacienda, el Gobierno ya ha previsto unos 24.000 millones del mecanismo de relanzamiento europeo en los presupuestos de 2021 para empezar a gastarlos desde el primer día. Sin embargo, no está claro si habrá tiempo para usarlos antes del 31 de diciembre. Funcas predice que este año se ejecutarán 10 mil millones, ya que la primera mitad del año se utilizó para otras tareas. “El trabajo hasta julio estuvo muy concentrado en definir el plan nacional, la hoja de ruta. Lo arriesgamos todo en la ejecución ”, resume Luis Socías, responsable de la Oficina de Proyectos Europeos de la asociación empresarial CEOE.

Más información

Tras meses de retrasos y dudas por problemas en la ratificación definitiva del plan -en el que, entre otros, se han superado los obstáculos de la Constitución alemana- ha llegado la hora de la verdad. Y de la media docena de empresarios consultados esperan poner en funcionamiento maquinaria pública al final de las vacaciones. “Debe haber una avalancha de ayudas en septiembre y octubre, porque de lo contrario no cumpliremos los plazos marcados. Hemos tardado mucho en publicar las convocatorias hasta el verano y hay que acelerarlo brutalmente «, añade Socías. El gobierno recoge el guante, y fuentes del Ministerio de Economía informan que ahora estamos entrando en una fase diferente, la de la velocidad. Poner en marcha la » implementación del plan, basado en gran parte en las ideas recogidas en las manifestaciones de interés lanzadas por el Ejecutivo para identificar los proyectos.

Como se puede ver en el sitio del plan de rehabilitación, tímidamente comienzan a abrirse nuevas convocatorias. Este viernes fueron 18. Entre otras, 1.000 millones de euros en subvenciones para que los municipios implementen zonas de bajas emisiones, promuevan la bicicleta, hagan calles peatonales y compren autobuses eléctricos o utilicen hidrógeno; el programa Moves III, dotado con 400 millones de euros para construir puntos de recarga y cubrir parte de los gastos de particulares y autónomos que compren un coche eléctrico —7.000 euros para ayudar a la compra de coches de este tipo—; 13 millones en préstamos para la transformación digital de pymes o un millón para cubrir las estancias en el extranjero de escritores, traductores e ilustradores.

También hay nueve convocatorias ya cerradas, incluida una por 50 millones para proyectos de inteligencia artificial. Pedro Mier, presidente de Ametic, la asociación de empleadores de la industria digital, ve precipitaciones. “Durante el verano se lanzan licitaciones con poco margen para que las empresas propongan proyectos. Está bien ser rápido, pero malo para la calidad de las propuestas que puede enviar. Esperamos que esto se corrija en las próximas convocatorias ”. Sernauto, la asociación de proveedores de componentes de automoción, está de acuerdo. “Los anuncios publicados coincidieron con el período de vacaciones de verano y con plazos muy ajustados, lo que dificulta a las empresas la elaboración de informes de solicitud y el llenado de la documentación necesaria”, dice un vocero.

El gobierno espera que los fondos europeos sumen dos puntos de media al PIB cada año entre 2021 y 2023, pero el Banco de España es menos optimista, reduciéndolo a una media anual de 1,8 puntos: un punto en 2021, 2, 4 en 2022 y 1.8 en 2023—. Pero los pronósticos están sujetos a múltiples factores, algunos de los cuales son incontrolables.

La principal preocupación de Pedro Fernández Alén, presidente de la Confederación Nacional de la Construcción, es que administraciones más pequeñas como ayuntamientos o ayuntamientos tengan la capacidad de realizar licitaciones en ocasiones complejas. «El plan E era sólo de 7.900 millones de euros y mira lo que se ha puesto en marcha», compara. También teme otros problemas a corto plazo. «Está previsto que comience de forma inminente en septiembre, y hay escasez de mano de obra, retrasos en los suministros y aumentos en los precios de las materias primas», enumera. Fernández Alén estima que la construcción pasará de 1,3 millones a dos millones de trabajadores porque los proyectos sostenibles y digitales deben construir infraestructura como plantas de reciclaje, plantas de tratamiento, plantas fotovoltaicas, 5G o fibra óptica. “Muchos de ellos serán trabajadores de turismo reciclados o recién salidos de ERTE. La construcción paga bien y tiene horarios razonables ”, se defiende.

En el sector turístico no están contentos con la dotación de 3.400 millones de fondos europeos que les corresponde. “Antes de la pandemia éramos el 12% del PIB y el 14% del empleo. Si hay casi 70.000 millones de subsidios para distribuir, lo que tenemos que hacer es menos del 5% ”, se queja Álvaro Carrillo, director general del Instituto Tecnológico Hotelero. Su entidad impulsa dos proyectos que aspiran a ser financiados con fondos europeos: hotel inteligente, para digitalizar los establecimientos españoles y una plataforma a través de la cual hoteles, restaurantes, organizaciones de excursiones e incluso empresas de alquiler de hamacas puedan ofrecer sus servicios. “Rice nos está pasando. Hay gasto y un presupuesto comprometido para 2021. Necesitamos poner las pilas ”, pregunta.

Transformación sí … incluso pymes

Carlos Abellá, secretario general del Patronato de Turismo, nos invita a no olvidarnos de las pequeñas empresas. “Los grandes tienen más recursos y están más avanzados. Las pequeñas empresas tienen un acceso menos independiente a estos desarrollos tecnológicos ”. Con las pymes que representan más del 90% del tejido manufacturero español, se trata de un equilibrio complicado que el plan deberá superar. Eso es lo que cree Socías, de la CEOE. «Debe haber proyectos lo suficientemente grandes como para ser transformadores, lo que implica que están liderados por grandes empresas, pero en paralelo debe haber convocatorias para pymes y autónomos. El éxito o el fracaso del plan dependerán de subirse a la ola ”, advierte.

Fuentes de la asociación de concesionarios Faconauto se muestran satisfechas con las 24.000 millones de inversiones previstas para el sector en el Proyecto Estratégico de Relanzamiento y Transformación Económica (PERTE) del coche eléctrico, que por cada euro público invertido permitirá la movilización de cuatro particulares . Sin embargo, admiten cierta incertidumbre por el tiempo transcurrido entre los anuncios de las líneas de ayudas y su concretización en el BOE o en los boletines autonómicos.

Grandes riesgos

España recibirá a finales de año un nuevo cheque de Bruselas, este último por valor de 10.000 millones de euros y ya vinculado a la consecución de los objetivos solicitados por la Comisión Europea. El proceso se repetirá cada seis meses: Bruselas desbloqueará nuevos pagos si España cumple. Víctor Calvo-Sotelo, director general de la asociación DigitalES, cree que este será un gran desafío junto con cómo maximizar el efecto impulsor de las inversiones «para que su impacto sea lo más grande y prolongado posible».

Emilio Ontiveros, presidente de Analistas Financieros Internacionales (AFI), sostiene que la implementación del plan avanza rápidamente en España en comparación con la media europea. Pero ve tres grandes riesgos: una tensión política demasiado alta que asusta a la inversión extranjera – el líder del PP, Pablo Casado, acusó esta semana a Pedro Sánchez de utilizar los fondos «para su agenda electoral», «mentir a Europa y a España» «y» Atraviesa el bote salvavidas europeo para dar de beber a sus socios «-; coordinación con las comunidades autónomas con las que el Gobierno tiene peores relaciones; e interrupciones en las cadenas de producción globales, que ya han causado serios problemas a las fábricas de automóviles y electrónicos debido a la falta de chips y pueden obstaculizar futuras inversiones.