Los gobiernos de Sánchez son 20 veces menos transparentes que los de Rajoy



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

La palabra aparece más de 30 veces «transparencia» en el programa electoral con el que Pedro sanchez corrió – y ganó – las dos últimas elecciones. Y otra docena de veces en el acuerdo que firmó con United We Can para formar el actual gobierno de coalición. Pero la realidad es que el Ejecutivo que más transparencia tiene es el que menos se lo aplica ya que esto se puede medir con estadísticas oficiales.

Los datos de referencia para realizar esta comparativa son los ofrecidos por el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno (CTBG), organismo independiente que resuelve las quejas de los ciudadanos que solicitan información pública a través del Portal de Transparencia. Cuando las administraciones niegan

dicha información por diversas razones, los solicitantes pueden dirigirse a la CTBG para solicitarla. En muchos casos, este organismo está de acuerdo con ellos e insta a las administraciones a que cumplan con su obligación informar.

Hasta que Sánchez asumió el cargo a mediados de 2018, el ejecutivo central y sus ministerios prácticamente ignoraron todas las resoluciones de la CTBG. Con Sánchez en La Moncloa, estas violaciones se han convertido en una práctica común.

El Consejo de Transparencia se lanzó en 2015 y desde entonces ha recopilado cada año, entre otros datos, cuántas de sus resoluciones no cumple el gobierno actual. Según estas estadísticas oficiales, durante los tres primeros años de esta organización (2015-2017), el Ejecutivo de Rajoy recibió 662 resoluciones del CTBG, de las que solo dos no participaron. El resto los respetó o recurrió a los tribunales.

Ya en 2018 aumento de las no conformidades coincidiendo con la llegada de Sánchez al gobierno. Ese año la administración central recibió 351 resoluciones del CTBG y no cumplió hasta 24 en un solo ejercicio, frente a las escasas dos que había incumplido en los tres años anteriores con el PP.

Pero fue aún más opaco en 2019, el primer año completo que Sánchez gobernó solo, cuando su ejecutivo ignoró hasta 64 resoluciones del Consejo de Transparencia, que es el récord de incumplimiento hasta la fecha. Y no tienes excusa para tanto desprecio por este cuerpo, ya que no hubo pandemia y el volumen total de reclamos que tuvo que enfrentar el gobierno ese año fue muy similar al anterior (414 versus 351).

En la misma línea de desconocer el organismo que garantiza la transparencia de las administraciones públicas, insistió el año pasado el nuevo gobierno de Sánchez, ya compartido con Unidos Podemos. A lo largo de 2020, último año completo con datos de no conformidades y el primero del actual ejecutivo de coalición, este recibió 296 resoluciones del CTBG, de los cuales no menos de 41 violaron, sin contar los que llevaron a los tribunales. Es decir, en sus únicos dos años completos como jefe de gobierno, Sánchez ignoró al Consejo de Transparencia hasta 105 veces, mientras que Rajoy solo lo ha hecho dos veces en sus últimos tres años como presidente.

Cada vez más opaco

Más ilustrativa es la comparación en términos porcentuales, que retrata a Sánchez como el campeón indiscutible de la opacidad y la falta de transparencia. Durante los dos primeros ejercicios del CTBG, Los valores predeterminados de Rajoy eran 0% y solo en el último año completo (2017) se han recuperado al 0,7%. En el primer semestre de Sánchez como presidente, la morosidad se ha multiplicado por diez y ahora llega al 7%. Pero en los próximos dos años (2019 y 2020) volvió a duplicarse con creces hasta el 15,5% y el 13,9%, respectivamente.

De cara al futuro, el año en que Rajoy ya no cumplió con las resoluciones de la CTBG, lo hizo en solo el 0,7% de los casos, mientras que Sánchez estuvo en torno al 14% durante dos años consecutivos, lo que demuestra que este gobierno ignora al Consejo. el último del PP. Es decir, que el programa electoral de Sánchez asumió que «toda la información pública debe ser conocida por la ciudadanía» y que «la transparencia da mayor legitimidad a un gobierno abierto y representa una herramienta clave para la prevención de la corrupción y para el ajuste de cuentas». No parece que esté dando mucho ejemplo.

Pese a la opacidad que muestran estos datos, Pedro Sánchez y sus socios de United We Can aprobaron hace un año nuevas promesas en este sentido con la denominada IV Plan de Gobierno Abierto España 2020-2024. Una vez más, el Ejecutivo del PSOE y Podemos se compromete en este documento a «mejorar y fortalecer la transparencia y la rendición de cuentas», exactamente lo que no hacen con el principal organismo público que tiene a su cargo en nuestro país.

.