Los hoteleros ofrecen al gobierno un bono de España para estimular el turismo nacional



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Una pareja toma el sol en la playa de Llevant de Benidorm el 4 de junio.
Una pareja toma el sol en la playa de Llevant de Benidorm el 4 de junio.Monica Torres

Los hoteleros españoles han pedido al gobierno que implemente un Bono España, similar al que opera en la Comunidad Valenciana desde el año pasado para estimular la demanda interna. Nuria Montes, secretaria general de Hosbec, la principal patronal hotelera valenciana, anunció este viernes que la confederación española del sector ya ha presentado al gobierno esta iniciativa que consiste en incentivar el turismo nacional fuera de temporada alta con un descuento en las compras. Montes se refirió a las 40.000 personas en lista de espera del Voucher Viatgem de la Generalitat Valenciana, que soporta hasta el 70% del coste de las estancias con un máximo de 600 euros. El programa se ha ampliado y tiene un presupuesto de 12 millones de euros.

Más información

“La experiencia fue positiva, con un retorno para la Administración y un estímulo para todos. Puede ser exportable. Por el momento, el gobierno no ha respondido a la iniciativa ”, dijo el representante del hotel, que cuantificó la propuesta de inversión del Bono España en 500 millones, lo que reduciría las estadías hasta en un 50%. Hosbec también propone un Bono Self -Empleado senior para jubilados ante la incertidumbre del programa Imserso y critica la falta de ayudas gubernamentales.

La patronal valenciana se ha preocupado por no saber cuándo llegará el turismo británico, que representa el 30% de los viajeros extranjeros que visitan la Comunidad Valenciana (60% en Alicante). En el mejor de los casos, esperan su llegada a finales de julio. Si la mejora es más lenta, los viajeros se retrasarán a finales de agosto, por lo que el inicio de la campaña de verano está en el aire.

El número de reservas es «el 50% de lo que fue en 2019», aunque comentó que se espera «un buen mes de agosto». Ahora el turismo nacional funciona muy bien los fines de semana, aunque durante la semana la ocupación es muy preocupante, entre un 15% y un 20%. El 30% de los 284 hoteles representados por la asociación siguen cerrados, principalmente en Alicante.

Bonos regionales

Buena parte de las comunidades autónomas han puesto en marcha iniciativas similares con el objetivo de convencer al turismo interior para que recorra la geografía española este verano. Las administraciones confían en que los visitantes nacionales ayudarán a reactivar la economía y salvar la temporada. Los montos varían según la región y permitirán importantes descuentos en el pago de alojamiento, restaurantes u otras actividades turísticas. Las primeras iniciativas, lanzadas ya en 2020, han obtenido «muy buenos» resultados, según Mercedes Tajero, gerente de la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV).

En la mayoría de los casos, la ayuda solo está disponible para los ciudadanos que residen dentro de los límites de cada territorio. Es decir, para los andaluces en Andalucía, los valencianos en Valencia o para los gallegos en Galicia. En esta comunidad, por ejemplo, los solicitantes tendrán una tarjeta monedero donde la Administración aporta el 60% del bono y el turista el 40% restante. Las Islas Baleares, por su parte, ofrecen descuentos de 100 euros a sus habitantes que pasen dos noches en una isla distinta a su residencia. También existen ayudas para Castilla-La Mancha y Castilla León y País Vasco.

Canarias fue una de las últimas regiones en unirse. Allí, la Consejería de Turismo dispondrá de hasta 15 millones de euros para promover los bonos turísticos, de los que la mayoría -unos 10 millones- están destinados a subvencionar, a partir del 1 de julio, parte de las vacaciones de los canarios que decidan quedarse en las islas. .aunque también habrá incentivos para los viajeros nacionales que prolonguen su estadía en el archipiélago. En Aragón, las becas también están abiertas a cualquier persona residente en España y mayor de edad, con un máximo de 300 euros. Y en la Comunidad de Madrid estas ayudas llegan hasta los 600 euros por persona.

Para la confederación, el modelo que parece más adecuado es el de Andalucía, ya que centra todo el marketing en la agencia de viajes, dando así mayores garantías a los consumidores ”, insiste Mercedes Tejero. La comunidad andaluza fue una de las primeras en anunciar un bono turístico en el otoño del año pasado. El sector se quejó de que era tarde una vez finalizado el verano, pero la Junta de Andalucía lo reactivó ampliando el público objetivo. La disposición prevé bonificaciones de hasta 500 euros, aunque solo sea para personas empadronadas en los municipios de la comunidad o que dispongan del carnet andaluz en el extranjero. En este caso, el alojamiento queda apartado porque es el cliente quien, después de haber reservado todo con normalidad y disfrutar de las vacaciones, debe solicitar la devolución una vez que haya regresado a casa. “Esto es una subvención más que una bonificación en sí misma”, dice Juan Zapata, presidente de la Federación Andaluza de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Fahat).

Los destinos donde el turismo nacional es fundamental para su economía, como las provincias de Huelva o Cádiz, acogieron con los brazos abiertos la iniciativa. «Lo que se quiere decir es que los españoles ven que hay una gran oportunidad y viajar, incluso varias veces al año», subraya Ramón Estalella, secretario general de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat). «Cada euro invertido por las comunidades generará actividad económica, impuestos y empleo», subraya Estalella, que cree que cuando se recupere la normalidad y termine la pandemia, estos incentivos «no se repetirán», salvo para colectivos como los mayores.