Los impagos y las quiebras amenazan a la industria hotelera, que ya sufre un 36% más de quiebras



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Madrid

Actualizado:

La evolución de los procesos concursales describe claramente el impulso que están dando las pequeñas empresas a la pandemia y cómo Covid ha acabado golpeando a muchos emprendedores, que han acabado tirando la toalla y finalmente cerrando la persiana. El sector de la hostelería vuelve a ser señalado por las estadísticas como la actividad económica más dañada por la gestión de la pandemia. Las restricciones y fronteras han puesto contra las cuerdas al tejido productivo, que sigue pidiendo ayudas directas como el resto de países europeos. Esta semana Ana Botín dio una charla a empresas españolas y en la presentación de los resultados de Banco Santander pidió apoyo para pymes y autónomos debe ir «más allá del crédito». Este llamamiento cobra mayor relevancia después de que el BCE advirtiera esta semana que España es el país de la eurozona que menos ha gastado en PIB para afrontar la crisis.

En el año de la pandemia, los procedimientos de quiebra se dispararon 35,6% en el sector de la hostelería, según datos del INE. Un duro golpe para una industria que ha sufrido la pérdida del 20% del empleo en el último año, según Alicantur Noticias. En doce meses esta actividad, que aporta más del 6% al PIB, ha perdido 237.000 puestos de trabajo, casi el 20% del empleo. El sector está en caída libre, solo amortizado por ERTE, una red de seguridad que evita un colapso mucho mayor en el empleo. Hoy en día, uno de cada tres trabajadores que reciben estos archivos es de la industria hotelera. Si sumamos la ocupación y los trabajadores destruidos en ERTE, la cifra asciende a 600.000.

438 empresas se declararon en quiebra el año pasado, frente a las 323 del año anterior. Este sector acumuló el 10,6% de las quiebras en el último año y, junto al comercio (20,5%), acaparó casi un tercio de la suspensión de pagos en España. Por otro lado estaba la industria, donde las quiebras cayeron un 23%. La caída fue mayor en el sector energético, 45%.

Las estadísticas reflejan que fueron las pequeñas empresas hoteleras las que más sufrieron por el coronavirus. Del total de los procesos presentados, El 40% provino de empresas con hasta cuatro empleados y que la mayoría de los despidos se han concentrado en Cataluña, una de las regiones donde las restricciones en el sector hotelero han sido mayores. También es la comunidad autónoma con mayor número de competiciones registradas el año pasado.

La moratoria de quiebras aprobada por el ejecutivo, extendida hasta el 14 de marzo, ha evitado una ola de quiebras durante el año pasado. El número medio de procesos registrados disminuyó un 14,4% respecto al año anterior y se redujo a 4.097 empresas. Un descenso que contrasta con los incrementos de los dos años anteriores, del 10,5% en 2019 y del 1,7% en 2018, y que siguió al descenso del 0,8% en 2017.

Según informa Alicantur Noticias, algunos rumores ya describen este mecanismo como una «trampa», porque si bien en 2020 evitó un drama empresarial, su persistencia en el tiempo impediría entrar en competencia a empresas vitales por las que, quizás, no sabrán luchar. su propia supervivencia en unos pocos meses. La moratoria se articuló con un decreto aprobado por el Ejecutivo hace casi un año. En ese momento, todas las previsiones indicaban que la crisis sería efímera, por lo que el gobierno diseñó un mecanismo para que las empresas no se vieran obligadas a recurrir a la competencia por una «mala carrera». Además, así se evitó un colapso en los tribunales mercantil, en un momento marcado por el exceso de trabajo. La ley suspende la obligación de las empresas de solicitar el concurso de acreedores en los dos meses siguientes al conocimiento de la insolvencia. Además, los tribunales están obligados a no examinar las reclamaciones presentadas por los acreedores por incumplimiento de acuerdos o acuerdos de refinanciamiento por parte de los deudores.

Míralos
Comentarios

.