Los latinoamericanos adinerados luchan por los apartamentos más exclusivos de la Milla de Oro de Madrid



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Edificio en Claudio Coello, 11, Madrid, que será rehabilitado por el grupo mexicano Abilia.
Edificio en Claudio Coello, 11, Madrid, que será rehabilitado por el grupo mexicano Abilia.Víctor Sainz

Una nueva ola de fortunas latinoamericanas aterrizará durante todo el año en el exclusivo barrio de Salamanca de Madrid para comprar viviendas que no bajen del millón de euros y que pueden llegar hasta los 7,5 millones que cuesta un ático en Via Recoletos, el número 8 o el 9,1 millones del ático vendido al General Oráa, 9.

Seguirán la misma hoja de ruta que las grandes fortunas de Venezuela hace siete u ocho años, cuando colonizaron y transformaron la distintiva y muy cara Milla de Oro de Madrid, lo que provocó un claro efecto de llamada en la zona. “Los grupos de restauración más conocidos siguen abriendo nuevos restaurantes y las mejores firmas de moda luchan por alquilar los mejores locales de la zona”, comenta Ignacio Calzada, director de la oficina de Promora en Madrid Centro. También han sido la razón por la que se venden aquí algunas de las viviendas más caras de España.

Las consultoras inmobiliarias esperan que el fenómeno latino se repita con intensidad, pero esta vez liderado por el comprador mexicano con alto poder adquisitivo. Aunque colombianos, peruanos y venezolanos seguirán siendo excelentes clientes. Su principal motivación es la situación de inestabilidad política en su país y el miedo financiero de muchas familias, que prefieren tener su capital fuera de México. También «por el escenario actual de tipos de interés bajos y las previsiones de recuperación en España», añade Carlos Zamora, socio y director de residencial de Knight Frank. Además, Madrid es muy competitiva frente a otras capitales europeas en la zona residencial de lujo.

No quitan la vista, ni remotamente, de las posibles oportunidades que se les presenten. “Están esperando poder viajar a España cuando la situación sanitaria lo permita. Aun así, hemos cerrado varias operaciones de videoconferencia en los últimos meses. Estar cerca del parque del Retiro, rodeado de las tiendas de moda más lujosas y exclusivas de la capital, joyerías, peluquerías y los bancos más importantes hacen de este barrio tan atractivo y demandado por este inversor ”, dice Calzada. Hasta que puedan moverse, «compran a través de abogados a los que les habían dejado poderes y personas de confianza en España», dice Mercedes Pulido, directora comercial de Lucas Fox Madrid. En efecto, “el inversor latinoamericano representa más del 70% de las ventas de obra nueva en el barrio de Salamanca”, completa Luis Valdés, director de Asesoría Comercial de Residenciales de Colliers.

Es la fiesta que tenemos por delante. A medida que la incertidumbre se disipa y la vacunación gana terreno contra el coronavirus, “la actividad inversora jugará un papel importante. La liquidez es mayor que en 2008, por lo que se espera que las inversiones en esta nueva etapa sean mayores, aunque muchos inversores esperan ver cómo evolucionarán los precios durante el segundo semestre de 2021 ”, opina Zamora. Por el momento, la Milla de Oro, que tiene el valor medio más alto de la capital (alrededor de 9.000 € el metro cuadrado), apenas registró un descenso del 1% en 2020, según Knight Frank. El ajuste está más acusado de segunda mano.

Pisos rehabilitados en edificios señoriales, de generosas dimensiones -desde 150 metros cuadrados- y la máxima calidad son sus preferencias, aunque la escasez de producto ha desplazado parte de la demanda hacia Chamberí, con mucha más oferta y precios más económicos. “Hay más de 30 proyectos de rehabilitación en Chamberí a precios entre 7.000 y 9.000 euros el metro cuadrado”, comenta Samuel Población, director nacional de Residencial y Suelo de CBRE España.

Inversión millonaria

Detrás de los cientos de apartamentos que los latinoamericanos han adquirido en los últimos años hay muchos fondos de inversión o Oficina familiar con capital latinoamericano, especialmente venezolano. Es el caso de Lemon Prime, Grupo Impar o Gran Roque, la empresa familiar Capriles con nueve proyectos de superlujo en Madrid. Las grandes operaciones latinoamericanas en el barrio de Salamanca se iniciaron en 2013. Aprovecharon para adquirir numerosos edificios de viviendas a precios muy atractivos para su posterior rehabilitación. “Tu inversión óptima es intentar comprar por 5.000 € el metro cuadrado y vender por 10.000 €”, dice Pulido. Y, a veces, 12.000 euros.

Más de 500 millones de euros invertidos en la compra y rehabilitación de edificios de viviendas durante los últimos siete años en los distritos de Salamanca y Chamberí, calcula Samuel Población. “Han decidido cambiar sus compras en Miami y venir a Madrid. Hay colectivos que han invertido 120 millones de euros en diversas edificaciones ”, dice Mercedes Pulido. Fueron los motores de las nuevas promociones inmobiliarias de lujo. Esta lluvia de millones contribuyó a la subida de precios en la zona:“ De 2015 a 2018 la El impacto por metro cuadrado aumentó entre un 20% y un 30%, de 6.000 € a 10.000 €. El latinoamericano lo compraba todo a cualquier precio ”, recuerda Miguel Ángel Fernández, Director Comercial de Engel & Völkers en Salamanca.

La capital mexicana es hoy protagonista de las compras de inmuebles más conocidas. El fondo en el que participó la capital mexicana Terralpa fue construido con Marqués de Salamanca, 11. Tiene otros tres proyectos en Chamberí. Lasuto, la familia Díaz Estrada y Abilia, una de las desarrolladoras más grandes de México, también están posicionadas, y no solo en el sector residencial. Al frente de Abilia está María Asunción Aramburuzabala, la mujer más rica de México según la lista de Forbes en 2019, que el año pasado, en medio de una pandemia, compró una propiedad en Claudio Coello, 11, en el distrito de Salamanca, a un grupo de inversionistas entre ellos la empresa Lemon Prime, controlada por los hermanos venezolanos Manuel y Federico González Weil. Las 11 viviendas de lujo ya están a la venta. Los apartamentos de dos dormitorios comienzan en 1,95 millones de euros. La joya, el ático, cuesta 2,79 millones. Hay cuatro viviendas vendidas, según su sitio web.

Algunos de los fondos con capital latinoamericano, notablemente venezolano, que empezaron a invertir al final de la crisis financiera han decidido poner a la venta algunos de sus activos en 2019 y no desarrollarlos, dice Luis Valdés. “Intentaron liquidar los proyectos menos rentables antes de la pandemia ante un previsible cambio en el ciclo del mercado que ya se había apreciado mucho en años anteriores, más del 10% en 2018”, explica Carlos Zamora. Lo hicieron vendiendo el edificio con el permiso de planificación y el proyecto aprobado.

Algunos continúan desinvirtiendo, aunque al mismo tiempo «están buscando otras opciones de inversión», dice Población. “Algunos están reservados para la venta y otros se están convirtiendo en un producto de alquiler residencial”, agrega Pulido.