Los mexicanos más ricos se vacunan en Estados Unidos



La actualidad en Alicantur Noticias

Los mexicanos mas ricos se vacunan en Estados Unidos

Es más que un secreto de Pulcinella, es tema de todos charla. Algunos de los mexicanos más ricos del país pasan el día preguntando y compartiendo información con sus amigos y conocidos sobre dónde pueden vacunarse contra el coronavirus en Estados Unidos. La mayoría son personas de una población vulnerable de 60 años o más, aunque no exclusivamente. En San Pedro Garza García, el municipio más rico de Latinoamérica, todo el mundo parece conocer a alguien que logró vacunarse en una ciudad de Texas o Florida.

Lo que pasa aquí es una mezcla de desesperación, urgencia y dinero. En esta ciudad mexicana, a 250 kilómetros de la frontera norte, es sede y cuna de muchas de las mayores empresas del país, como la tercera cementera más grande del mundo, Cemex y el conglomerado multinacional Alfa. Aquí están miles de quienes cuentan con los medios económicos para realizar la prueba covid-19 necesaria para volar al país vecino, pagar el boleto, llegar a un hotel y rentar un auto donde pueden hacer cola en cualquier centro de vacunación que esté abierto. Y así lo están haciendo.

Uno de ellos es Mauricio Fernández, de 70 años, exalcalde de San Pedro, exsenador del país y accionista de algunas de estas grandes empresas. Fernández compartió en sus redes sociales que logró vacunarse en Los Fresnos cuando viajaba con un grupo de amigos en una playa de Texas. A través de los sitios web de los condados y ciudades vecinos, se les informó dónde se habían emitido las vacunas. En algunos lugares pidieron primero registrarse en línea, en otros acudir personalmente a un váucher con la próxima fecha de vacunación, y en otros, simplemente probar suerte haciendo cola fuera de los centros de vacunación.

«Te acaban de decir que los mayores de 65 años en línea se vacunarán», dice por teléfono desde San Pedro. Fernández presentó su pasaporte mexicano como documento de identidad y fue vacunado. “Muy generoso que los estadounidenses pudieran incluir a todos los que estaban en la fila, indocumentados, mexicanos, lo que sea, no decían ‘esto sí, esto no’.

La afluencia de extranjeros que se vacunan en Texas está causando frustración entre los residentes que esperan su turno. El gerente general del sistema hospitalario local en Houston dijo a la televisión KPRC 2 que «si algunos han pasado desapercibidos, ese no es el mayor problema con el que estamos lidiando». Los medios también interrogaron al gobernador Greg Abbott sobre el asunto, quien respondió en un mensaje de video a KRGV Chanel 5 diciendo solamente, «Las vacunas de Texas son para residentes de Texas».

San Pedro es un municipio muy cercano y muy conectado con Estados Unidos y Texas en particular, explica el actual alcalde de San Pedro Miguel Treviño. “No solo geográficamente conectado, sino también culturalmente y en conexión con familiares y amigos. Es un municipio donde también hay un número importante de personas con nacionalidad estadounidense o con residencia estadounidense, por lo que todos estos vínculos son parte de la comunidad y se considera la posibilidad de vacunarse en Texas, como de hecho lo tiene ahora ”. dice Treviño.

Este es un lujo que pocos en el país pueden permitirse. En San Pedro, el producto interno bruto (PIB) per cápita es de $ 50,935, y según la firma de riesgo financiero Fitch Ratings en un informe publicado el año pasado, tiene los ingresos más altos en comparación con otras entidades en América Latina. Fue aquí donde se informaron algunas de las primeras infecciones en México. Los sampetrianos que fueron a esquiar a Colorado han regresado infectados, razón por la cual el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell dijo en junio que la enfermedad «fue importada de grupos sociales con alta capacidad económica y financiera, de grupos sociales acomodados del país». .

La necesidad llevó a los sampetrianos a buscar la vacuna en Estados Unidos, dice Fernández. El plan de vacunación del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador avanza lentamente debido a los recortes de suministro de la farmacéutica Pfizer y, además, ha sido criticado por la falta de transparencia sobre quién se vacunó primero. López Obrador dijo que los «servidores de la nación», un grupo de 30.000 personas que impulsan los programas sociales del gobierno, deben estar entre los primeros en ser vacunados, ya que participarán en la campaña de vacunación en los lugares más remotos del país, una decisión. que ha causado controversia.

Esta semana, el gobierno lanzó un sitio web para que los mayores de 65 años se registren para recibir la vacuna, a pesar de no tener vacunas en el país todavía, pero la página tiene muchos problemas de acceso. “Lo que veo es que aquí valen un carajo, no hay nadie con las pilas puestas para solucionar el problema, ni local ni nacional”, dice Fernández, que este año buscará la reelección como alcalde.

Treviño, por su parte, dice que entre los sampetrianos “hay un poco de desesperación por la falta de organización y celeridad que ven desde el gobierno federal. Esto es algo que por un lado entendemos, pero que nos corresponde a nosotros como Municipio coordinar, sobre todo reconociendo que las autoridades de salud son la Federación y el Estado ”.