Los nuevos indicadores de salud colocan a cinco comunidades en riesgo «extremo» por el coronavirus



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS) el 30 de septiembre.
Reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS) el 30 de septiembre.Borja Puig de la Bellacasa / EFE

El Ministerio de Sanidad ya trabaja con las comunidades autónomas en un panel de indicadores que aclara qué medidas restrictivas adoptar en función del riesgo que supone el brote de covid-19 en cada territorio, aunque deja el encierro obligatorio a criterio de las autoridades según el contexto. de cada lugar.

El anteproyecto, adelantado esta mañana por la cadena de suministro SER y al que tuvo acceso Alicantur, establece un sistema que evalúa diversas métricas para asignar cuatro niveles de riesgo a los municipios de más de 5.000 habitantes: bajo, medio, alto y extremo. Si estas escalas se toman y se aplican a las últimas estadísticas de las comunidades autónomas publicadas este miércoles, al menos cinco de ellos estarían en el escalón más alto: Navarra Aragón, Castilla y León, Madrid y La Rioja, además de Ceuta.

Según los cálculos de este diario (ver gráfico), en el siguiente nivel (alto riesgo) están Castilla-La Mancha, Cataluña, Melilla, Murcia, Navarra y País Vasco. En el centro se encuentran Andalucía, Asturias, Baleares, Canarias, Comunidad Valenciana, Cantabria y Extremadura, mientras que solo Galicia tendría un riesgo bajo. No hay ninguno fuera de peligro o en la «nueva normalidad», como dice el proyecto.

Para calcular el riesgo, el documento establece dos bloques de parámetros. El primero intenta medir el nivel de transmisión del virus a través de seis estadísticas: la incidencia acumulada por 100.000 habitantes en 14 días y en siete; ambas medidas, pero referidas a la población mayor de 65 años; el porcentaje de pruebas diagnósticas positivas y el porcentaje de casos con trazabilidad. En el segundo bloque, la capacidad de salud se mide ocupando las camas en la sala y en cuidados intensivos.

A cada una de estas métricas se le asigna un valor. Por ejemplo, el umbral de riesgo extremo es superior a 250 casos a los 14 días; 125 a una semana (cifras que bajan a 150 y 75 para los mayores de 65 años); más del 15% de positivos en las pruebas y menos del 10% de trazabilidad, es decir, solo se conocen por contacto 10 de cada 100 positivos o menos. En el bloque asistencial, el riesgo máximo se alcanza cuando supera el 20% de las camas ocupadas por pacientes covid en planta y el 25% se encuentran en cuidados intensivos. Cuando un territorio tiene dos o más indicadores del primer bloque por encima de estos niveles y al menos uno del segundo, se considera de riesgo extremo.

Es decir, un territorio como Aragón, con una incidencia acumulada de 410 casos por 100.000 habitantes, se encuentra en riesgo extremo (ya que también tiene su capacidad sanitaria a ese nivel) y Melilla está un notch por debajo (con 526), Ya que todavía tiene espacio para ocupar las camas.

El proyecto de Salud, que aún no se ha perfilado y discutido con las comunidades autónomas, establece medidas concretas en municipios de más de 5.000 habitantes que superan cada nivel (en menores se deben realizar estudios específicos en función del contexto de cada lugar).

El documento no establece medidas de confinamiento obligatorias en ninguno de los niveles. Pero como máximo asegura que supondrá la adopción de «medidas excepcionales», tras una «valoración específica de la situación que puede incluir la limitación de la movilidad de personas, cierres perimetrales u otras restricciones de circulación». Además, incluye todas las limitaciones de nivel tres, que son similares a las ya adoptadas por comunidades con múltiples casos: limitación de la movilidad de estudio, reuniones sociales con hasta seis personas; limitación de capacidad al 50% en bares, restaurantes y terrazas, con una separación entre las mesas de al menos dos metros; limitación del transporte público al 30% de su capacidad; recomendación de teletrabajo cuando sea posible; restricciones a las vigilias y ceremonias; horario preferencial de actividad física para mayores de 70 años; cierre de salas de bingo, casinos, salas de juegos y salas de juego y establecimientos específicos de apuestas, entre otras medidas.

Las reglas se vuelven más laxas a medida que se reduce el nivel de riesgo. En el segundo nivel, se mantiene la limitación de seis personas para reuniones sociales y capacidad en el alojamiento, pero se flexibilizan otras, por ejemplo que las salas de bingo y casinos pueden estar abiertos al 50% de su capacidad y no hay restricciones. en transporte público. Cuando el riesgo es «bajo», las reuniones se amplían a 10 personas, la capacidad de catering al 75%, y se establecen medidas similares a las de la fase 3 de desescalada.

En cualquier caso, las escalas estudiadas no están diseñadas para aplicar las medidas de forma automática. “La decisión sobre qué medidas y cuándo aplicarlas la tomarán las comunidades autónomas y se dará a conocer al Ministerio de Sanidad a través del canal establecido”, se lee en el documento. «La decisión final de qué nivel de alerta se asignará al territorio evaluado no solo se basará en el nivel de riesgo derivado de los indicadores, sino que deberá modularse con la tendencia alcista del indicador y su tasa de cambio, así como con un evaluación cualitativa que incluye la capacidad de respuesta, características socioeconómicas, demográficas y de movilidad del territorio evaluado ”, agrega el borrador.

Según Ildefonso Hernández, portavoz de la Sociedad Española de Salud Pública (Sespas), es «una buena noticia» que existan indicadores públicos homogéneos para toda España. «No se pueden usar como arma arrojadiza porque estoy seguro que habrá consenso en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud [que es el órgano que lo estudia el borrador y que tendrá que aprobarlo]Hernández cree que es razonable considerar el riesgo extremo superior a 250 casos por 100.000 habitantes, la mitad del límite máximo fijado por el sistema sanitario para el establecimiento de fronteras perimetrales (junto con otros indicadores). El mapa que la Unión Europea se propuso recientemente recomendar o El consejo de viaje es aún más severo: pone el listón en 150, que, junto a criterios muy estrictos en la positividad de las pruebas, sitúan a toda España en rojo, el nivel más alto desde el jueves.

Entre los indicadores en estudio, a Hernández le faltan dos: uno que mide la capacidad de atención primaria y la tasa de personas en aislamiento, lo que considera muy útil para saber cómo combatir la epidemia.

Este diario preguntó a las cuatro comunidades en riesgo extremo si están de acuerdo con las medidas previstas para su situación, pero hasta el momento no ha recibido respuesta de ninguna de ellas.

Información sobre el coronavirus

– Aquí puedes seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

– Así evoluciona la curva de coronavirus en España y en todas las autonomías

– Descarga la aplicación de seguimiento para España

– Buscador: la nueva normalidad de los municipios

– Guía de actuación contra la enfermedad