Los pacientes que la pandemia ha ocultado vuelven a las consultas



La actualidad en Alicantur Noticias

Los pacientes que la pandemia ha ocultado vuelven a las

El ajetreo de las batas blancas eclipsa una sala de espera casi vacía en el centro de atención primaria Casernas de Barcelona (CAP). Solo Longina Villaverde, de 84 años, empuja su andador por el pasillo con la cabeza gacha hacia el consultorio de María Nualart, su médico de cabecera. Demasiadas semanas sin vernos. A la anciana le duele la cabeza, está cansada y teme que su azúcar esté desequilibrada. Durante la pandemia, cuando las visitas personales eran muy limitadas, el Dr. Nualart la llamó, como a cualquier otro paciente crónico, para controlar su estado. Pero Longina está muy nerviosa y no entiende bien por teléfono. Por eso la llamé para verla y hacerle un análisis ”, agrega el médico. La prueba salió bien, pero era mejor estar seguro. “Hay gente que nos ha perdido. Especialmente los diabéticos, porque no se mueven y comen más. Tuve que admitir a un paciente, por ejemplo, con una situación familiar compleja y que estaba deshidratado ”, advierte Nualart.

La atención primaria no se ha detenido desde el inicio de la pandemia. La mayoría de los casos de covid-19 se trataron en centros de salud, que combinaron la atención pandémica con el monitoreo telefónico de pacientes crónicos y de emergencia. Pacientes como Jorge Capmopulos, quien se somete a una operación de riñón y acude todos los días al centro de Casernas para cambiar su bolsa de nefrostomía. «Ahora ves a algunas personas más que antes», dice.

A medida que la escalada disminuye, la atención primaria intenta recuperar algo de normalidad poniéndose al día con las consultas cara a cara retrasadas. Pacientes que, por miedo, han retrasado la consulta o personas que, ante el torbellino de la crisis sanitaria, han dejado correr ese molesto dolor. Son los pacientes que la pandemia ha ocultado. “Muchas patologías se han quedado en casa, en ocasiones, dolencias importantes. Vimos a un chico que estaba en casa con dolor abdominal que pensó que era gastroenteritis y apendicitis. Lo enviamos al hospital y en dos horas estaban operando ”, dice Mari Luz Talavera, enfermera y portavoz del Foro Catalán de Atención Primaria (Focap). El Ministerio de Salud también advirtió que, si bien se mantienen abiertos los programas de vacunación para que los menores de 15 meses continúen con su horario habitual, se han detectado retrasos en la administración de vacunas a los más pequeños.

El movimiento de pacientes ya comienza a notarse discretamente en los centros de salud, aunque sigue prevaleciendo la asistencia telemática: hay que evitar las aglomeraciones en las salas de espera. Pero la caída de voltaje en el circuito covid lo alienta a reanudar sus actividades normales. “Algunas patologías que no hemos visto, como la lumbalgia o el cólico renal, vienen ahora. Son problemas triviales que provocan molestias al paciente ”, evalúa Jordi Acezat, director del equipo de Casernas.

Patologías agudas

Sin embargo, el presidente de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc), Salvador Tranche, va más allá y apunta que hasta las patologías más agudas les están llegando. “En los últimos meses hemos dado mucho apoyo a los pacientes crónicos, aunque seguro que tendremos algunos flecos al descubierto. Pero lo que me sorprende es que las personas con patología aguda, por su propia decisión de no venir antes, ahora vienen con una situación clínica complicada: alguien con dolor en el pecho que no ha llegado hasta ahora y se encuentra con un infarto «. , Señala. La Sociedad Española de Cardiología registró una reducción del 40% de los infartos durante el estado de alarma.

Comienzan a surgir problemas de salud mental causados ​​por el impacto del encarcelamiento. “Vemos una recuperación que ya sospechábamos de enfermedad mental, más ansiedad, porque la gente lo ha pasado muy mal: hay problemas laborales, pérdida de la familia”, dice Acezat. Carlos Eirea, vicepresidente de la Asociación Gallega de Medicina Familiar y Comunitaria, coincide: “Las rutinas son importantes para el equilibrio mental y la pandemia lo ha desequilibrado todo. Hay más ansiedad, depresión y más rupturas psicóticas de las que hemos visto. Los casos también terminarán con el consumo abusivo de alcohol ”.

La interrupción de la actividad hospitalaria habitual debido a la crisis también promete listas de espera más largas y la atención primaria ya se está dando cuenta. «Hay preguntas constantes sobre qué pasa con algunas pruebas y muchos pacientes se ponen nerviosos», advierte Eduardo Díaz, portavoz del sindicato médico madrileño Amyts. El Ministerio de Salud estimó que 705.000 personas esperaban cirugía (121 días en promedio) en diciembre de 2019, antes de la pandemia. Ahora los retrasos se harán más largos. “Tengo un paciente esperando una punción tiroidea para saber si es un tumor o un bulto. Otro con cálculos renales que soporta con analgésicos para ser operado. Hay gente en casa ansiosa, esperando una prueba ”, advierte Talavera.

Las consultas telemáticas impuestas por la pandemia han optimizado horarios y aspiran a quedarse. En muchos centros, como Casernas, el paciente llama y son los profesionales quienes deciden si la consulta se resuelve por teléfono o requiere una visita presencial. «Elimina a muchos» de «. Gente que viene por un problema, pero desde aquí te piden tres cosas más», ejemplifica Eiroa. El teléfono ha sido fundamental en asuntos más burocráticos y triviales, como un cambio en el plan de tratamiento. Pero tiene desventajas. «Hay individuos que necesitan exploración y es difícil manejar la incertidumbre de los síntomas sin ver la cara. Llegó una paciente con una crisis hipertensiva que estaba atravesando. Se empieza a investigar y descubrimos el maltrato de su esposo desde el principio. No se le puede llamar por teléfono «, explica Talavera.

La pandemia ha cambiado toda la dinámica y la atención primaria se enfrenta al desafío de identificar y monitorear los casos de covid-19, recuperar el seguimiento habitual de sus pacientes crónicos, conocer los asilos de ancianos y asumir los efectos de listas de espera. «Tendremos que revisar lo que hemos dejado de hacer y darle salida prioritaria», concluye Acezat.

Información sobre el coronavirus

– Aquí puedes seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

– Así evoluciona la curva de coronavirus en España y en todas las autonomías

– Buscador: reducción de escalada por municipios

– Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

– Guía de actuación contra la enfermedad

– Haga clic aquí para suscribirse al boletín diario sobre pandemias