Los partidos separatistas traicionan a «sus» Mossos mientras negocian un nuevo ‘gobierno’



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

Cinco dias despues elecciones, La política catalana se ha asentado en un polvorín. Los graves disturbios en las protestas por el encarcelamiento del criminal Pablo Hasél están tensando las cuerdas del inestable equilibrio en el Gobernar y entre las partes. El medio ambiente en el cuerpo de Mossos d’Esquadra es casi una insubordinación contra los líderes políticos.

El Ministro del Interior, Miquel Sàmper, en una muestra de irresponsabilidad, velado censura el desempeño de sus subordinados y promete examen minucioso del modelo policial. Ante el asombro general, Sàmper, di Juntas para Catalunya (JxCat), asegura que «en el siglo XXI una manifestación no puede matar a una persona gravemente herida». Alude a la joven que perdió un ojo por el impacto de un espuma (La munición que sustituyó a las bolas de goma y que teóricamente es menos dañina).

Los sindicatos de los Mossos, así como los agentes y sus comandantes, no dejan su asombro ante la actitud del concejal, que ni siquiera se preocupó por los policías heridos. La cabeza del cuerpo, Josep Lluís TraperoEste viernes, en teoría, llamó a un comando de cuarentena para proteger a los Mossos de las injerencias políticas. La reunión fue vista con gran recelo por los partidos separatistas, a pesar del prestigio de Trapero entre los nacionalistas.

ERC, JxCat, el TAZA Y En Comú Podem Culparon a las acciones de la policía de contener la violencia de las pasadas noches. Los Mosso, por su parte, pierden el apoyo de sus líderes políticos ante hechos tan graves como la asalto a la comisaría de Vich, un episodio que podría terminar en tragedia dada la violencia de los manifestantes. Sin embargo, en lugar de condenar la violencia, los partidos separatistas y el Gobernar especulan sobre la disolución de las unidades antidisturbios de los Mossos y sobre la posibilidad de que si la CUP entra en el gobierno regional se haga con el control de la policía autonómica, perspectiva que para sindicatos, comandantes y agentes es puro delirio.

Ciudadanos tomó la iniciativa de la oposición y la anunció que Sàmper denunciará antes Acusación por prevaricación. «Es el mundo al revés», dice el diputado de Orange Ignacio Martín Blanco, quien señala que el concejal apoya a los violentos en lugar de a los Mossos.

Sàmper, un «fracaso oportunista»

El concejal ha naufragado por completo. En la primera trampa se derrumbó y mostró ser un «fracaso» y un «oportunista», según los sindicatos. Sàmper fue capturado por Convergència cuando presidía el Consejo de Abogados Catalanes. A cambio de integrar dicho Consejo en el Pacto Nacional por el Derecho a Decidir, se le prometió que no tendría que volver a trabajar como abogado. Y así fue a pesar de que el Consejo tuvo que abandonar el Pacto debido a las quejas de un gran número de miembros que sentían que la pertenencia violaba sus derechos fundamentales. A Sàmper se le concedió por primera vez el cargo de concejal en la Diputación de Barcelona y posteriormente fue concejal en su ciudad natal, Tarrasa, hasta Quim Torra pensó en él para el Ministerio del Interior unas semanas antes de ser inhabilitado.

Tan pronto como los disturbios en defensa de la rapero HasélJxCat, superado por ERC en F-14, atacó a los Mossos para mantener sus expectativas de llegar a un acuerdo con ERC y CUP para formar un gobierno separatista y no ser acorralado por la oposición. POR Laura Borràs y finalmente un Carles puigdemont No les importaba en absoluto que el consejo estuviera encabezado por uno de ellos. Ahora mismo lo último que quieren es antagonizar la base del separatismo que está impulsando los incidentes.

En medio de este contexto tóxico, los Mossos ya no son el organismo que se presentó como la primera estructura estatal de la república catalana tras los atentados islamistas del 17 de agosto. Desde el orgullo de «su propia policía» que hizo la vista gorda durante los preparativos del golpe y en el referéndum ilegal del 1 de octubre, un ambiente hostil entre los separatistas. Creó dudas sobre si los Mossos participaron en la contención de los disturbios tras la sentencia del Tribunal Supremo. El independentismo los acusó de excesivo entusiasmo en las acusaciones y de colaboración con la Policía Nacional. El primer crítico fue Torra. ERC no se ha quedado atrás y en la remodelación del Gobernar que le costó el puesto a Miquel BuchEl ministro de Interior, sustituido por el citado Sàmper, que con un poco de suerte podrá volver a su oscuro pero bien remunerado puesto de director del abrevadero de la Diputación.

Primera reunión ERC-JxCat

Con Mosso abandonado a su suerte, ERC y JxCat celebraron este viernes la primera reunión después de las elecciones. El ERC sospecha de sus socios, quiere decir que se adelantó a sus rivales separatistas el pasado domingo, y pretende enviar a Puigdemont a la oposición con un pacto con la CUP y los comunes apoyados externamente por el PSC. Junqueras quiere venganza. Sus relaciones con Puigdemont son desastrosas, al igual que las de los dirigentes de ambos bandos. La reunión fue pura prueba y error sin consecuencias y frente a la galería. El PSC también está presionando para revertir la política catalana y sacar del consejo de administración al fugitivo Puigdemont, cuyo partido aún no ha reaccionado al efecto Artur Mas.

En JxCat aún no han digerido que los 77.000 votos que obtuvo Pdecat, el partido del Mas, les habrían servido para ganar las elecciones cómodamente de cara al PSC de Illa y Esquerra de Junqueras y el Aragonès débil. Mas, conocido como «El Astuto», fue el verdugo de Puigdemont.

La ANC, al rescate de Puigdemont

Sumas imposibles a un lado y consciente de que ERC tiene la intención de «cepillar» al residente de Waterloo, el Asamblea Nacional Catalana (ANC) ven al rescate de Puigdemont y JxCat, partido sobre el que existen serias dudas sobre su vitalidad en la oposición. El ANC ya moviliza sus bases y anuncia una manifestación para el 28 de febrero en la que se pedirá a un gobierno de concentración separatista que reclame la mayoría para retomar el asalto al estado.

Tensión frente a la jefatura de policía

Mientras tanto, la tensión continúa en las calles. A las ocho de la tarde de este viernes, cientos de estudiantes se dieron cita frente a la Jefatura de Policía Nacional en la Vía Layetana de Barcelona. Los Movos están en alerta máxima. Los manifestantes corean consignas como «prensa española manipuladora» y «tortura y asesinato policial»

.