Luis Suárez salva el liderato del Atlético ante el Alavés



El periódico digital de Alicantur Noticias

Luis Suarez salva el liderato del Atletico ante el Alaves

Las piernas de Llorente y el dominio de Luis Suárez en el área permitieron al Atlético mantener el liderato en Vitoria. Había perdido cuando, a falta de cinco minutos y con el Alavés en desventaja por la destitución de Laguardia, Felipe marcó en propia meta. El gobierno le salvó que cualquier nueve digno de ese nombre tenía que tener la segunda semilla. Y allí estaba Suárez para conquistar un centro de João Félix, una vez más entró al campo. Como líder, la victoria del equipo de Simeone fue una elogiada. Se dice que juegos como este ganan campeonatos, pero muchos de los siguientes tienden a destilar una época de recesión. Desde la derrota en el derbi, el líder ha perdido brillo, aunque no eficiencia para sumar tres a la vez.

El Atlético salió con esa línea menos brillante de los últimos partidos. Al aire un problema que había desaparecido de la derrota en Mónaco y que había sido una de las constantes en los peores momentos de las últimas temporadas. Salvo que se discuta que el equipo tiene tiro con Luis Suárez y que sus números defensivos son los mejores de la Liga, el mediocampista y los mediocampistas son el problema. Y más cuando se convierten en máquinas repetitivas para perder pelotas. El equipo de Simeone ha perdido su delicadeza en las últimas semanas. Es difícil que el balón fluya y el Alavés vivió sin mayores complicaciones durante la mayor parte del primer acto. Machín bajó su once cediendo a Lucas Pérez y Joselu en la delantera, Luis Rioja por la izquierda del ataque y Ximo Navarro y Duarte por las bandas. De un solo golpe, la mayoría de las principales amenazas individuales que el Atlético podía encontrar se calentaron con las coberturas en las gradas.

Daba la impresión de que el técnico del Alavés quería un partido largo que le permitiera sumar esas tropas a medida que pasaban los minutos. El plan estaba funcionando. Los jugadores de Simeone acababan de amenazar al inicio del partido con un remate de Carrasco, en uno de los pocos partidos en los que jugar adentro le funcionó y luego salir. Lemar no ha establecido ni marcado diferencias, como Correa. Koke no encontró el punto ni para el pasaje ni para el juego. Y João Félix estaba en el banquillo. Cada sustitución genera ansiedad y dudas sobre si responden a una rotación o que el técnico aún no lo ve como el jugador definitivo del proyecto. En Anoeta (0-2), Simeone destacó que el equipo ganó sin el partido portugués.

Diego Simeone, durante el partido. En vídeo, declaraciones de los entrenadores tras el partido.

El Alavés vivía sin miedo frente a la llanura del Cabo. Hasta que una mala entrega al borde del paréntesis minó todo el trabajo de control que se había impuesto. El gol reflejó el poder de Marcos Llorente como solucionador de partidos. Su equipo no empató dos pases cuando ejecutó uno contra el que le lanzó Luis Suárez. Durante la carrera ha tenido que aguantar un agarre cuando estaba a punto de despegar un disparo de izquierda de frente que hizo carambola con el talón de Laguardia. A nivel de goles, el físico de Llorente está por encima del juego de su equipo. Es un caballo fugitivo cuando conduce para alinear el área.

La recuperación al menos ha dejado ese tic que se ha vuelto más habitual en este Atlético. No jugó mucho, pero no volvió. Se animó a jugar más en el campo contrario y la destitución de Laguardia pareció darle el partido de forma definitiva. Como ni Carrasco ni Luis Suárez aprovecharon otras dos concesiones del Alavés, el Atlético se encontró empatado. Un desajuste en un saque de banda condujo a la carrera de Joselu. El centro bajo de este lo remató como un nueve Felipe ante Oblak.

A cinco minutos del final, el Atlético quedó impresionado por el orgullo de su gestión. Saúl, que había entrado poco antes que João Félix, filtró un pase al portugués, que puso el pase tenso y plano y allí apareció el rey desde el segundo palo para mantener el primer puesto.