Madrid se vacunará a diario con ayuda privada tras haberse visto en la cola en el «ranking» de comunidades



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Madrid se vacunara a diario con ayuda privada tras haberse

La Comunidad de Madrid vacunará los siete días de la semana tras estar en la cola de la lista de comunidades autónomas que están proporcionando vacunas contra la covid-19. Asturias encabeza la lista este lunes con un 83%, frente al 6,3% de Madrid. “Madrid vacunará los lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábados, domingos y festivos. Mañana y tarde. Con todos los medios disponibles, públicos y privados. Incluso de noche «, escribió la presidenta Isabel Díaz Ayuso en Twitter el martes.

Madrid solo tiene previsto desplegar su funcionamiento de 92 enfermeras, del sector público y privado, de lunes a viernes. Pero esta semana las comunidades comenzaron a publicar sus datos de vacunación, lo que permitió a los medios hacer una clasificación. Algunas comunidades, en lo más alto de la clasificación, trabajan de lunes a domingo.

La semana pasada, Madrid inyectó la primera dosis de la vacuna a 3.090 personas, a pesar de recibir 48.750 del gobierno central. Según las autoridades sanitarias de la región, «no fue la mejor semana» debido, entre otras cosas, al Año Nuevo. No hubo vacunación desde el jueves 31 de diciembre hasta el domingo 3 de enero.

Además de acelerar el ritmo, el gobierno de Ayuso planea aumentar el número de vacunadores. Hasta este martes, el operativo comunitario ha estado integrado por 92 enfermeras que trabajan por parejas. Pero una portavoz del Ministerio de Salud informó a este diario que intentarán reforzar el personal para llegar a 54 parejas vacunadas. El vocero no precisó si este incremento de plantilla se realizará con empleados públicos o privados.

El plan inicial incluía 32 trabajadores del sistema público de salud de Madrid y 60 del sector privado. Como las grandes empresas del sector geriátrico tienen más recursos sanitarios, la Comunidad ha pedido ayuda a los empleadores de Aeste para que los trabajadores sanitarios de estos grupos inyecten la vacuna a los residentes de sus centros. Las empresas se han sentido felices de aceptar y realizar este trabajo sin remuneración. Su negocio dañado depende de convertirse en una burbuja segura y protegida lo antes posible. A Aeste pertenecen grupos como Orpea, DomusVi, Amavir, Ballesol o Sanitas. Decenas de muertes ocurrieron en muchas de estas residencias durante la ola de primavera.

En la residencia DomusVi Leganés murieron 60 ancianos en los meses más duros de la pandemia, casi un tercio de su población total. Este martes, dos enfermeras de esa empresa, Olga Sánchez y Mariela Bellido, ambas de 40 años, empezaron a dar la primera dosis a los internos. Por la mañana recibieron 100 dosis que llegaron en cajas refrigeradas que solo ellos pueden manejar. La caja sin abrir se mantiene entre 2 y 8 grados. En su interior hay un termómetro que avisa si el producto ha alcanzado una temperatura más alta.

Las enfermeras desempacan las vacunas que entregarán en la próxima media hora. Se obtienen cinco dosis de cada vial. Algunas sobras, pero se tiran. Los frascos se arrojan a un contenedor de material peligroso que luego será recogido por una empresa especializada. Los recién vacunados se dirigen a una sala de observación, donde permanecen media hora por si alguno de ellos presenta una reacción adversa.

Sánchez y Bellido recibieron formación en linea a dos horas de la Comunidad de Madrid en la que explicaron todo el procedimiento. «La verdad es simple», dicen. Las dos enfermeras dicen que a las personas mayores que ven más dudas se les dice que no tengan miedo, que es idéntico a la vacuna contra la gripe.

En dos horas vacunaron a 100 residentes, muchos de ellos en sus 90. De los 138 ancianos presentes, 124 dieron su consentimiento por escrito. Tres se negaron, ya sea ellos o sus tutores en su nombre. Los 11 restantes siguen pensando en ello. El día 14, la residencia recibirá un nuevo lote de dosis para completar la vacunación de ancianos y trabajadores, el primer grupo de riesgo al que el gobierno ha dado prioridad.

“La llegada de la vacuna significa que nuestros mayores finalmente estarán libres de este maldito virus”, dice Jesús Cubero, secretario general de Aeste. “Después de todos estos meses de sufrimiento y espera, finalmente tendremos un regalo temprano de los reyes. Un regalo que traerá normalidad, tranquilidad y seguridad a las personas mayores que vivan en nuestros hogares ”.

También colaboran otras grandes empresas como Casablanca, que cuenta con ocho residencias en la Comunidad de Madrid. Su presidente, Ignacio Fernández Cid, cree que la vacunación en las residencias finalizará antes del plazo de 12 semanas fijado en el calendario del gobierno central. «Terminaremos en nuestras residencias en unas dos semanas», dice. La llegada de las vacunas se celebra con júbilo: aplausos, villancicos y mucha esperanza. «Se forma un partido», dice el presidente de Casablanca.

La otra subcontratación de vacunas fue más controvertida. La Comunidad ha contratado urgentemente a Cruz Roja para que 24 empleados sean vacunados en las residencias de las pequeñas y medianas empresas. A ellos se suma un coordinador que actuará como enlace con el Ministerio de Salud. El contrato asciende a 804.000 euros y se extenderá hasta junio. La oposición a Ayuso vio el acuerdo como una prueba más de la tendencia de la Comunidad de Madrid a convertir la sanidad en un negocio.

Varios sindicatos denunciaron la contratación de Cruz Roja en lugar de recurrir a refuerzos. El sindicato Satse Madrid asegura que la sanidad pública podría haber prestado el servicio a un coste mucho menor. “Con el dinero otorgado a la Cruz Roja se podrían contratar más de cincuenta enfermeras para fortalecer los centros de salud”, dice este sindicato.

El contrato con Cruz Roja paga a esta ONG uniformes, teléfonos, equipos informáticos y otros materiales que ya están disponibles en salud pública o que, directamente, se les niega a los profesionales en los centros de salud (como los vehículos de viaje), informa Satse Madrid .

“La participación de Cruz Roja en esta operación es un servicio de apoyo sin fines de lucro a la Administración, en el que solo se contempla la cobertura de costos”, comentó la institución, al ser consultada sobre este contrato.