Magistrados de la Corte Suprema «advierten en secreto» al gobierno en el decreto del estado de alarma



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Magistrados de la Sección Contencioso-Administrativo (Sección Tercera) del Tribunal Supremo «ellos secretamente aconsejaron«al gobierno de Pedro sanchez en el nuevo decreto ley. Esta norma fue aprobada la semana pasada el día de las elecciones autonómicas de Madrid del 4-M por el Consejo de Ministros para su entrada en vigor tras el estado de alarma.

Este decreto-ley admite las limitaciones de las Comunidades Autónomas apeló a la Corte Suprema para supuestamente unificar la doctrina. Previamente, estas restricciones deberán ser estudiadas por los respectivos Tribunales Superiores de Justicia de cada región. Sin embargo, la legislación para hacer frente a la pandemia sigue siendo prácticamente inexistente, según denunció el presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo. Cesar Toulouse, y el Gabinete técnico del Tribunal Superior.

Fuentes legales consultadas por Libertad digital aseguran que existe un «enfado monumental» entre los propios magistrados de la Sala Tercera. «De aquí vino el decreto del gobiernoReclaman entre bastidores la traición a sus compañeros ”.Uno o más magistrados han sido colaboradores del Gobierno y se mantuvieron en fluido contacto con el Ejecutivo en secreto para redactar el decreto ley sobre la pandemia del covid-19 ”, añaden.

Los magistrados litigantes están realizando sus propias investigaciones internas para tratar de dar con el ‘topo’ del gobierno, ante lo que consideran un acto de tremenda deslealtad, ya que los primeros perjudicados por esta norma son los magistrados de la Sala Tercera. ellos mismos. . En los interiores se han incluido varios nombres de magistrados del llamado sector progresivo sobre la mesa como sospechoso. Sin embargo, hasta el momento «aún no ha sido posible identificar a los responsables haber asistido al Ejecutivo, concebir o incluso redactar el decreto-ley«, señalan.

Cabe señalar que el enorme inconveniente se debe a que esta colaboración se realizó con total opacidad, sin el conocimiento de la institución y de todos los ciudadanos. “Es normal y hasta bueno que el gobierno de la nación pueda acudir públicamente a buscar ayuda y consejo de los jueces de la Corte Suprema creando una comisión para tal fin. Lo que no es normal es que se haga a modo de portada.«, denuncian.

En este contexto, el artículo 389.7 de la LOPJ Ley Orgánica del Poder Judicial establece que «el cargo de juez o magistrado es incompatible con todo tipo de asesoría jurídica, sea remunerada o no». La propia LOPJ considera que este delito es «muy grave». Eso significa, el asesoramiento al Gobierno conlleva para el juez que comete esta irregularidad «multa, suspensión o separación del servicio «.

A pesar de que el vicepresidente del gobierno, Carmen CalvoDijo en rueda de prensa este martes que la Corte Suprema ha sido informada del decreto-ley, fuentes del propio CGPJ aseguran que esto significa que el presidente interino de la Corte Suprema y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos lesmes, así como el presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo, César Tolosa, «se enteraron en la prensa». Recordemos que el Ejecutivo ha desarrollado estas medidas como un decreto ley para evitar el informe del CGPJ.

Cabe señalar que el enfado en los magistrados de la sala de litigio es doble. Por un lado, por la mencionada «traición» de sus compañeros y, por otro, porque se lo creen «.el gobierno ha eludido sus funciones legislativas y dio lugar a todo el problema en los jueces del Supremo ”.

Audiencia angustiada de la Sala de lo Contencioso

El presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Supremo, Cesar Toulouse, alertó la semana pasada en entrevista con Efe del «importante déficit» que existe en la legislación sanitaria de emergencia para combatir la pandemia de COVID-19 y opinó que los jueces deciden antes de su implementación qué medidas son adecuadas «y no el mejor sistema». «Los jueces no estamos aquí para gobernar ni para tomar decisiones administrativas, sino que es el poder público quien debe tomarlas, a pesar de que, más adelante, el control se produce como un posible desafío«, declaró en clara alusión al gobierno de Pedro sanchez.

Por su parte, el Gabinete Técnico Supremo emitió un primer informe sobre el decreto de denuncia «el problema de la posible insuficiencia o inadecuación del alcance de la norma utilizada (decreto de ley) para regular un tema como este, que concierne a los derechos fundamentales. Además, expresó dudas sobre la posibilidad real de poder cumplir con los términos establecidos por el decreto-ley, que son más breves de lo habitual, y la Corte Suprema debe resolverlo en unos ocho días, sumando los tres para el traslado de las partes a defender y los cinco siguientes para la sentencia del Tribunal Supremo.

.